En el Foso

CAPITULO 6. Desastre

Cada vez que un chico guapo me pregunta "¿Cómo se siente?", usualmente significa que está en mi cama y que estábamos teniendo en general una buena noche juntos, pero en aquella ocasión, observándolos a ambos, a mi mejor amiga dormida en los brazos de aquel maravilloso chico, yo comprendí que ese “¿Cómo se siente?” no iba para mí, sino la pregunta hacía referencia a ella, a Jasmine.

No tengo en realidad porque sentirme celosa por ella, después de todo Jasmine ocultaba algo, algo de lo que ni siquiera he sido consiente hasta hace unos minutos, por eso cuando respondí “Mal” a Landon no lo hice con celos, sino tristeza.

Su cabello se extendió por la cama cuando él la recostó dormida, con las lágrimas aun brillando en el borde de sus ojos, lágrimas que había soltado cuando había cerrado los ojos para dormir. Estaba intoxicada y yo al menos estaba un poco más consiente que ella por lo que no estaba muy segura de sí mis ojos me estaban engañando o no, de todas maneras, cuando Landon me quito el botiquín y con cuidado paso a limpiar la sangre seca de los nudillos de mi mejor amiga estuve tensa. ¿Estaba delirando o no?

– Ella hace unas preguntas curiosas –murmuro suavemente.

Quise recordarle que tenía un moretón en la cara pero me contuve por lo que primero debería de atender eso pero fue la escena era perfecta de ellos dos y no me resistí a sacarles una foto en secreto, esperando que no me temblasen las manos, sonriendo expectante por la cara que pondría Jasmine cuando lo viera. Ella no lo creería y después estaría avergonzada por una semana.

– ¿A qué te refieres? –pregunte.

– No importa –dejo de atender una mano y paso a la otra.

– ¿Qué hacían peleando ustedes dos? –cuestione y él soltó una risa.

– Atendiendo mis problemas con ella involucrándose de por medio creo que sería la respuesta más exacta –cerca de un minuto de silencio pasó y después di una excusa.

– Ya veo. Iré a traerte agua –comencé a girarme para alejarme un poco pero lo escuche murmurando. Le preste atención y después me fui.

– Le gusta hacer preguntas, debería de conocerla, ha probado el alcohol antes, tiene una bonita cintura debajo de toda esa ropa, es linda… tiene novio…

Más tarde cuando regrese con agua para él, sentí la tensión en su cuerpo y un extraño sentimiento que no estaba ahí antes me invadió, las ganas de querer que mis dedos recorrieran cada curvatura de su piel y de probar sus labios pero me refrene porque había algo en su mirada cuando observaba a Jasmine, alguna especie de sensación de déjà vu y después ambos solo estaban ahí, quietos.

– ¿Estás bien? –pregunte sin darme cuenta.

– Hay problemas –Landon paso sus dedos por entre sus cabellos desordenándolos y me observo– sé que es algo que quizá no pueda pedirte Isabel, pero, ¿me permitirías quedarme esta noche en tu casa? –mi mente voló por un segundo antes de recordar la sensación que tenía al verlo.

Deje que la preocupación se colara en mi rostro y lo observe un momento.

– ¿Qué tipo de problemas? –él guardo silencio y sopeso sus respuestas, aun así no llego a tratar de ocultar mucho.

– Los hombres a los que golpee están buscándome.

Entonces le di una habitación y después de eso no hubo ruido alguno en la casa, pero eso cambio cuando la hora del desayuno llegó y todo fue porque Jasmine estaba despierta y se había encontrado con Landon en el baño, un buen motivo para que las cosas se pusieran movidas en casa.

Peculiarmente me encontré a mí misma planeado contarle a Jasmine sobre las pocas cosas que había preguntado Landon, porque todo tenía que ver con ella pero mi mejor amiga actuó de manera diferente, casi como si Landon fuese alguien que no existiera, por eso y porque estaba aún molesta y triste por su secreto mantuve mi boca cerrada y deje las cosas estar.

Todo se estaba volviendo tan desastroso en mi vida...



Alejazul

#9733 en Thriller
#33259 en Novela romántica

En el texto hay: amor y aceptacion, secuestro, muertes

Editado: 28.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar