En el Foso

CAPITULO 8. Regreso

Angus Washington.

La gente por lo general cuando se refieren a mi explican cosas básicas como el hermoso joven andrógeno modelo de la revista X o alguna otra, es verdad; o explican cosas como, el chico que salió con la reina de belleza de..., la miss mundo del año... y después, a aparte de saber sobre mi algunas de las empresas con las que trabajaba, solo “esas fans acosadoras” conocen algo más cercano a mí de las que ni yo me había dado cuenta.

En fin, por eso pedí una licencia de trabajo, ellos me dijeron que podían darme un mes pero debía de organizar algunas sesiones de fotos para que no se olvidasen de mí. Mis sesiones aun no estaban programadas y mi licencia estaba en vigencia por lo que pensé en regresar de inmediato, esa fue mi primera opción.

Antes lo había hecho, unas cuantas veces había vuelto pero en su mayoría nunca me había atrevido a volver a hablar con Jasmine. Nosotros teníamos una historia que no podía ser contada ya que yo tenía la culpa de por lo que Sam y ella habían pasado. Si solo no hubiese abierto mi boca en esa ocasión entonces nada habría sucedido y aunque todos sabíamos que no debería de salir a la luz nunca nuestras acciones, de que las cosas debían de quedar como estaban, me sentí resentido con ella por no buscarme.

En una de las visita que había tratado de hacerle hace tiempo, había fallado arruinando el momento y después me había encontrado con Isabel, la única que sabía de mis visitas  desde entonces porque me había descubierto hace tres años y de ahí me vio seguido y entonces me dijo que ella le había hablado de mí, eso me hizo sentir esperanzado solo que Jasmine siempre se refería a mi como un “amigo de la infancia”, nunca, absolutamente nunca como su primer amor. Fue una lástima porque en ese entonces yo era un niño estúpido que no sabía cómo responder a esas declaraciones y la rechace sin darme cuenta, las mujeres eran complicadas. Ahora me arrepentía por completo de lo que había hecho.

Baje del avión y me topé con un montón de reporteros y entonces cuando estaba en el auto de la empresa revise mi celular viendo las noticias más recientes.

Angus Washington, icono de la moda… en general analizaron mi ropa y trataron de ver si llevaba maquillaje en mis ojos, unos verdes pálidos, diciendo que combinaría a la perfección con mi oscuro atuendo enmarcando la belleza de mi cuerpo y rostro.

La compañía me había obligado a llevar el cabello largo pero como me negué, lo máximo que lograron fue un corte a la altura de los hombros, entonces en general mi cabello negro lo llevaba amarrado en una cola que caía por un costado suavemente dejando al descubierto una perforación en el oído con un pendiente que ella me había regalado hace cinco años.

Las noticias cambiaron al buscar su nombre y sonreí cuando descubrí su última entrevista. Estaba hermosa con esos ojos alegres y dorados y después estaba otra noticia, una que me aturdió un momento y me hizo pensar. Yo trabajaba rápido con mi cerebro.

“Tres chicos fueron encontrados inconscientes en las afueras del Foso”, “los atacantes, un hombre y una mujer, ambos sabían MMA según las declaraciones de…” y cuando regrese a la noticia de Jasmine las evidentes heridas en sus nudillos me contaron parte de la historia. Solo había una explicación si mis sospechas eran ciertas.

Ella había regresado ahí… las ruedas del reloj volvían a correr y eso era peligroso, para todos nosotros, por tanto, eso me hizo cambiar de opinión. Yo tenía que verla aún si ella no lo quería.



Alejazul

#441 en Thriller
#3584 en Novela romántica

En el texto hay: amor y aceptacion, secuestro, muertes

Editado: 28.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar