En el Foso

CAPITULO 23. Sin Escape

Isabel Welkyn

Estaba agotada tanto física como mentalmente pero estábamos cerca y mientras que permanecíamos más cerca mejor me daba cuenta de cómo podría ser mi reunión con mi mejor amiga. Las esperanzas habían retornado y eso me asustaba porque si no cumplían con mis expectativas yo podría derrumbarme.

¿Qué le diría?

Ella me estaba escondiendo secretos y ahora me daba cuenta de que había sido una estúpida por no preguntar por ello, pero el ver a Sam murmurar cosas, casi volverse loco y llorar por las noches, lagrimas muy parecidas a las que mi mejor amiga había soltado unas cuantas veces que había ido a pasar la noche a mi casa, me aterraba.

Siempre lo había ignorado esperando el momento en el que ella me revelara sus preocupaciones, pero pasado un tiempo me había rendido, había decidido que no tenía la suficiente importancia como para pensar en ello.

Bueno, ¿cómo es que esas dudas regresaron a mí?

No fue porque viera llorar a Sam dormido, de hecho fue un motivo egoísta.

Yo espié al padre de Manson por razones personales y fue ahí cuando lo escuche.

Mi mejor amiga tenía antecedentes.

Casi caigo de rodillas en ese mismo instante cuando el secretado del gran hombre leía un informe detallado sobre mi mejor amiga. Yo no lo entendía, ¿cómo es que la prensa no se había enterado de esto?

Aquella noche regrese a mi cuarto y llore toda la confusión, tristeza, miedo y cólera que sentí.

16 de julio del 2008, Jasmine había sido encontrada al lado del cuerpo inconsciente de su hermano y junto a ellos, un cadáver.

Entonces al día siguiente con ojeras en los ojos espere a que Sam despertara, lo observe dormir como si no tuviese descanso y entonces cuando abrió los ojos tan derrotado como yo, las palabras fluyen.

No me importaba si lo lastimaba, de hecho quería lastimarlo si se lo merecía pero… más que todo ello quería saber la verdad, aquella que ambos me habían escondido. Solo pregunte y entonces me di cuenta de lo grande que era todo ello, más de lo que podía soportar.

– ¿Quién es Morrisan Lexel? – pregunte y Sam se volvió pálido.

Él me observo pasando saliva por su garganta y después evadió mi mirada, buscando sus manos. Entonces Sam negó con la cabeza y enfurecí por ello.

– ¡Dime maldita sea quien es Morrisan Lexel! – exigí – muerto el 16 de julio del 2008, en las afueras del foso, por una bala en el corazón y contusión cerebral – comencé a llorar – asesinado por Jasmine Fiore. Dime que no es cierto – le suplique a Sam pero él no se movió y siguió viendo sus sabanas – Sam.

– Prometimos no decir nada – se excusó él.

– Al demonio con ese promesa. ¿Dime quién diablos es él?  Iba a volverme loca, no podía dudar, no podía ver a Jasmine como una asesina y después, todo este tiempo, sus razones, sus secretos. Si era cierto había lógica en todo ello.

– No puedo decirlo Isabel – los ojos de Sam suplicaban pero yo no iba a rendirme.

– Lo averiguare por mi misma y creeré los motivos que me den. Ahora… me lo dirás o tendré que buscar yo las respuestas Sam Fiore.

– No te puedo contar sobre ello, si es que deseas saberlo debes de preguntárselo a ella, pero, puedes saber mi parte de la historia. Mi hermana siempre ha sido muy sobreprotectora – Sam comenzó a llorar – debo de arreglar este malentendido.

Y Sam me conto su parte de la historia, una historia que era absurda pero al mismo tiempo creíble.

Jasmine, Lexel, Sam, Angus, y Dayana. Todo era un laberinto, no sabía que pensar, habían muchos huecos, y entonces estuve molesta.

Me había metido muy en el fondo, ensuciándome de lodo.

El día en que encontraron la ubicación de mi mejor amiga tome una decisión y esa era simple. Primero me desharía de la escoria que se había atrevido a secuestrarla y después la abofetearía a ella, por esto, por todo.

Entonces pediría una explicación.



Alejazul

#9758 en Thriller
#33316 en Novela romántica

En el texto hay: amor y aceptacion, secuestro, muertes

Editado: 28.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar