En La Linea Del Infierno

Capítulo 2

El resto de la tarde Jade estuvo en el sillón tratando de calmarse, pensaba en todo lo que había pasado, entre pensamientos se quedó dormida hasta que en lo que ella pensaría fue un instante ya había anochecido y despertó gracias a alguien.

—Jade, hija, ¿estás bien? - era la voz de mi tía quien me llamaba para despertarme.

—¿Tía, hace cuanto que llegaste? - dije incorporándome en el sillón.

—Recién llegue pero ¿qué tienes? Estas muy pálida - dijo viéndome, su aspecto aun mostraba preocupación.

—Bueno pues la verdad lo que pasó fue... - dije y empece con la historia, por mi inquietud le conté lo del humo que vi y lo que pasó con William y Antonella en su accidente, al mencionar lo del humo mi tía mostró cambios en sus gestos.

— ¿Estás segura de haber visto ese humo? - Dijo de forma dura. Era raro que ella tuviera esa expresión.

— Sí, estoy muy segura, pero William pensó que fue un golpe - dije sintiendo algo raro por ver a mi tía reaccionar así.

— Debe de haber sido el enojo lo que te hizo ver cosas, no te preocupes y lo del accidente, bueno, fue una coincidencia, muchas veces pasa, son cosas que nadie se explica - dijo de forma calmada, pero la conocía tan bien  que aun notaba la preocupación en su rostro.

— Pero sinceramente no me siento mal por ellos - solté finalmente,  aun analizando mis propios sentimientos.

—Eso no significa que seas mala persona, lo que pasa es que el enojo hace que se oculten otros sentimientos y es normal que por el momento te sientas así pero el tiempo hace que eso pase - dijo mi tía.  

En parte lo dicho por Lorena era para calmar a su sobrina y otra para poder calmar el latido de su corazón y sus propios pensamientos. Ella sabía que las cosas se complicaron más rápido de lo que pensaba.

—¿Y no está mal no sentir algo por lo que les pasó? - dije. Sabía que mi tía comprendía mi situación.

— Yo diría que es normal, es cuestión de que aclares tu mente, el no sentir nada muchas veces son cuestiones de los sentimientos de las personas. Los humanos tenemos una forma compleja de pensar, la verdad, a veces muy compleja, que ni nosotros nos entendemos. Además toma en cuenta lo que ya te habían hecho, no es como que estés feliz pero todo se junta, tu no serias de desear algo malo, eres un ángel hija, serias incapaz de ser mala, las cosas se dieron en esa situación, una fea y horrible situación pero no significa que tengas maldad, todos pasamos por algo que deja en duda  nuestra identidad y como estamos por dentro pero somos nosotros quienes decidimos cómo queremos ser - dijo ella - solo ten presente que aunque las personas sean malas y te lastimen... - se detuvo esperando a que continuara con lo que seguia.

— Merecen ser perdonadas, y tener una oportunidad y en especial nunca buscar venganza por nosotros mismo - dije terminando lo que ella siempre me enseño. Esa frase era como una regla, como una enseñanza que siempre me enseño.

—Exacto. No podemos juzgar a otros, no nos corresponde, ellos lo pagaran después y nosotros que recibimos el daño crecemos como personas. El perdonar no todos son capaces de hacerlo, muchas veces el dolor nubla el buen y correcto juicio y nos hace realizar cosas que a pesar de recibir el daño no nos corresponde devolverlo. El perdonar es una virtud. El perdonar nos hace fuertes, más sabios, es muy difícil hacerlo pero al final vale la pena, quizá en ese instante el enojo nos haga ver que somos débiles por no desquitarnos pero cuando el tiempo pasa la cosas toman sentido y miramos que al final el no hacerlo fue una buena decisión - concluyó.

—Gracias Tía - dije, sus palabras siempre me dejaban más tranquila.

—Haré la cena y después subes a tu cuarto a empacar - dijo pasado el momento anterior.

—Está bien, aunque, siendo sincera tengo el equipaje listo desde ayer - dije riéndome.

—Bueno señorita todo lo tengo listo, entonces ayúdame con la cena - dijo ella divertida mientras entraba a la cocina, me reí y la seguí a la cocina.

Ayude a mi tía a hacer la cena, luego nos servimos y comimos entre bromas y comentarios de su trabajo. Me ofrecí a lavar los platos pero se negó,  dijo que subiera a mi habitación a descansar. Me despedí de ella y y subí a mi cuarto. 

Lorena por su parte lloro a orillas del lavaplatos, ella sabía que mentía pero temía por la niña a la cual había criado por mucho tiempo. Jade por su parte se desvistió y coloco el pijama y se acostó, ella esperaba que el campamento tuviera muchas sorpresas y fuera especial. Lo que nadie sabía era que tan especial podía ser un campamento.

Al otro día nos levantamos temprano y subimos las cosas a la camioneta de mi tía. Luego de revisar nuestra lista nos subimos al vehículo y nos dirigimos a nuestro destino. Ahí nos encontraríamos al resto de campistas que un día antes ya habían llegado. En el camino ambas cantamos la lista de canciones seleccionadas para la ocasión. Luego de unas horas de un viaje divertido llegamos al campamento en donde ya nos esperaban.

El lugar era hermoso, el paisaje dejaba impresionado a cualquiera, al aire era tan limpio que inundo nuestros pulmones, sentía tranquilidad tranquilidad. Me despegue de mi tía, sentí una corriente recorrer mi cuerpo, la paz que sentía era, lo que paso ayer pasó a ultimo plano.

Una mujer de aspecto algo mayor se acercó a nosotras, por lo que se veía tenía un listado en la mano.

— Señoritas, es un gusto verlas - dijo la señora - mi nombre es Amanda y soy la directora de actividades del lugar, es un gusto tenerlas aquí - dijo mientras nos daba la mano.

— Es un gusto estar aquí, mi nombre es Lorena y el de mi sobrina es Jade - dijo mi tía presentándonos.

— Es un gusto - dije.

— Su cabaña es la número 6 y esta es la lista de actividades que tenemos estos días - dijo la directora - Tenemos a la 9:00 am situaciones de supervivencia, a las 11: 00 am empezamos con remo en canoas y a las 12:30 pm empieza el almuerzo y durante la tarde tenemos clases para escalar y actividades que se den durante los días, ya irán variando. Les dejare una lista de todo para que sepan cuáles son sus grupos y horarios - concluyó.



FerAjcabul

Editado: 10.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar