En La Noche

CAPÍTULO IV: El ENCUENTRO

Un mes después las muertes y desapariciones habían parado, pero no la intriga dentro de mí, era 23 de septiembre, Hülya y Noah ya eran novios, Scarlett tenía algo parecido a un amigo con derechos, conocimos dos amigos más, Sarah y Arturo, era buenas personas, además, Matías y yo decidimos ser novios también, era la primera vez que ambos estábamos con otro chico. La familia De La Barrera era muy romántica, porque Matías y Noah parecían que hubiesen encontrado oro en nosotros, y la verdad nos gustaba porque en Turquía eran algo románticos. Los días después de que las relaciones de ambos fuesen oficiales, todo era luz y amor, Noah llevaba a Hülya a una colina en las tardes, van a comer helado y le compra libros los cuales leen en un parque cercano muy tranquilo, en cambio, Matías y yo nos la pasábamos el uno en el cuarto del otro, viendo películas los viernes, preparando cosas en las tardes, hacer tareas juntos y escribir canciones o poemas. Desde el principio le contamos todo a nuestros padres, pero no solo nuestros romances sino los extraños encuentros en casa, se extrañaron de lo que les dijimos y dijeron que cuando tuvieran tiempo empezarían a poner sistema de seguridad.

Aún no habían pistas sobre la desaparición del padre y su hijo en el bosque, solo descubrí que era el hijo y el nieto de uno de los dueños de una de las fincas de la zona, me llenó de temor saber que habían pasado muchos casos cerca de mí. En la tarde mis padres me avisaron que mi tía Zeynep y mi primo Hüseyin habían venido de visita, Hülya y yo estábamos en la casa de Matías y Noah, pero fuimos de inmediato a saludarlos, no los veíamos desde que llegamos a Colombia, yendo por la carretera vimos que algo pasó corriendo por los arbustos detrás de un gran árbol, no le pusimos cuidado por pensar que era algún conejo, pero escuchábamos como si alguien caminara pisando hojas secas justo al lado de nosotros, en eso nos agarramos de las manos y apuramos el paso, pocos segundos después aceleró el paso y se escuchaba como si estuviese dando saltos pequeños, a la vez fuertemente se escuchó un sonido de lamento que luego dijo "ayuda", pero con una voz distorsionada y en cámara lenta, detrás de una árbol salió una mano con dedos y uñas largas, de un color gris claro, lo único que hicimos fue salir corriendo, mientras llegábamos escuchábamos que eso corría al lado de nosotros y dio un lamento más fuerte y lento, Hülya gritó y lo que sea que estaba al lado se detuvo, mientras corríamos acercándonos a casa eso corrió adentrándose en el bosque y dio un último grito terrorífico mientras se alejaba, llegamos a la casa y entramos con fuerza forzando la puerta, nuestros padres preguntaron alarmados la razón de entrar así, pero no fuimos capaces de pronunciar palabra, mi madre prefirió pasar a que saludáramos a los visitantes.

En la noche nuestros padres irían a una mini fiesta que organizó la universidad para los padres de familia, llevaron a mi tía con ellos al igual que mi primo, solo tenía 10 años, esa misma noche íbamos a tener una pijamada en mi casa, a eso de las 7 de la noche llegaron Scarlett, Matías, Noah y el amigo cercano de Scarlett, para que ella no estuviese sola, estuvimos en la habitación y les contamos lo que había pasado cuando veníamos a casa, juntamos todo lo demás, como lo que experimentamos al principio y las muertes que no ocurrían desde hace 4 años, no teníamos respuestas, solo más preguntas, así que decidimos parar y jugar mientras veíamos una película, nos llevamos hasta las 1 de la mañana en eso, mientras jugábamos parqués mi mamá llamó a decir que mi tía ya venía de regreso porque estaba agotada, pero mi primito se quedó jugando con otros niños pequeños, después de eso apagamos la música para que cuando ella llegara pudiese descansar, mientras bajaba por un poco de agua escuché su auto acercarse, pensando en que ya venía recordé que mi padre me dijo que nos trajo un regalo de Estambul, eran unos collares para los gatos, eran hermosos, además tenía rastreador, desde la primera vez que los tuve quise darles uno, subí de nuevo arriba pero en las escaleras escuché un grito que venía de afuera, llamé a Hülya para que me acompañará a ver qué era, porque mi tía ya se había tardado, desde la ventana vimos su auto, estaba parado en la puerta para entrar a la finca, la llamamos y no respondía, los chicos bajaron y juntos fuimos a ver, cada uno llevaba una linterna, Noah y el amigo de Scarlett llamado Mario llevaron un cuchillo, eran los más valientes de los 6, mientras nos acercábamos al auto le gritábamos por si respondía, pero la escena no era agradable, el auto estaba lastimado, tenía marcas de rasguños en la tapa que cubría el motor, el vidrio de la puerta del conductor estaba roto y había sangre en su asiento, nos alarmamos, íbamos a llamar a la policía y mis padres pero habíamos dejado los celulares en la casa, así que decidimos devolvernos pero un ruido llamó nuestra atención, era leve, pero se oía, era algo comiendo, masticando, entonces apuntamos las linternas hacia el lugar donde lo escuchábamos y vimos una cosa que estaba de espalda, no tenía pelo, tenía una piel gris, del color de la mano en el árbol, su espalda era delgada y se veía que era alto, no teníamos explicación para decir qué era, pasaron unos minutos observando hasta que apunté mi linterna al alrededor de él para ver qué comía, y solo vi la cara de mi tía, se estaba comiendo todo lo que estuviera en su estómago, toqué a mi hermana para que viera lo que yo veía y quedó en tal shock que dejó caer la linterna, la criatura paró y de repente volteó, mientras volteaba algo que parecían cuernos se le pegó al rostro, y cuando nos miramos no se le veía cara alguna, pero al apuntarle con la linterna fijamente al rostro pude apreciar una sombra de lo que ocultaba, todos estábamos inmóviles, Matías tomó mi mano y la cosa emitió el sonido que hizo cuando Hülya y yo íbamos para la casa, un lamento escalofriante mientras decía "ayuda" lentamente, retrocedimos y esta se levantó provocando un grito en Scarlett, media unos 2 metros aproximadamente, no pude verlo con exactitud porque aún era muy oscuro, pero no me quedaría a observarlo, solo salimos corriendo, sin ver atrás entramos a la casa y cerramos todo, Noah llamó a la policía y les dijo que algo había asesinado a una señora en la propiedad de los Cevher, les dijo que era algo parecido a una persona de dos metros con piel dañada, ellos creían que hacíamos una broma, hasta que tomé el teléfono y dije gritando pero con tonalidad temblorosa, "soy Kerim Cevher, si creen que esto es una maldita broma les pondré una demanda que los dejará en la puta quiebra, necesitamos ayuda", los policías pidieron disculpas y dijeron que enviarían una patrulla, sentí que me había pasado con lo que dije, pero no era consciente de nada en ese momento, Hülya llamó a mis padres y les dijo que avisaran a la mamá de Matías y Noah que un animal nos había atacado y lastimó a la tía, no sabíamos qué hacer, pero en ese instante la ventana de la cocina se rompió, entramos en pánico, pensábamos que nuestro fin había llegado.



Mister Mystery

#2808 en Thriller
#743 en Terror

En el texto hay: adolescentes, misterio, suspenso

Editado: 08.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar