En tus brazos

4. conociendo al Playboy

Me desperté, hize mi rutina de siempre, ducharme rápidamente, vestirme. 

Me puse:

Una sudadera verde agua y unos vaqueros claros junto con mis Vans. Algo sencillo. También dejé mi pelo suelto.

Y bajé a desayunar con Jorge. Me llevó al instituto. En la puerta se encontraba Sofía esperándome. El día anterior nos dimos los teléfonos y estuvimos toda la tarde hablando y conociéndonos. Nos volvimos muy amigas.

Entramos y teníamos clases distintas, me encanta dibujar, pero ella no se lleva muy bien con ello. Así que había elegido una asignatura de refuerzo.

Era temprano así que llegue a la clase y no había nadie. Me senté delante y prepare mis materiales. De pronto alguien abrió la puerta, yo no le presté atención, me puse a dibujar en un cuaderno cualquier cosa que se me ocurriera.

Ese alguien se sentó detrás mía, note que era el mismo chico del asiento de al lado, el tal Nuñez, no dejaba de mirarme. 

Empezó a jugar con mi pelo, no se por que no me importaba, siempre odiaba cuando alguien peinaba o tocaba mi cabello, pero cuando el lo hizo no me molestó. 

Se detuvo al ver entrar una chica.
 


 

-Oscar. Te estaba buscando. Donde te habías metido? -pregunto una chica rubia, que también está en nuestra clase.
-He estado aquí todo el tiempo- respondió él, molesto?
-Si todavía faltan 10 minutos para que empiece.
-Ya, pero quería quedarme aquí - dijo apartando la mirada y coincidiendo con la mía que veía la escena, sonrió - bueno es mejor que te vallas - dijo volviendo a la rubia.
-Oscar- gritó ella. Él la miró de mala manera.
Esta se fue molesta por como la había tratado.
 


 

Yo seguí a lo mio dibujando y el seguía mirando.
-Una foto te duraría más - dije ya harta, no soportaba que él me mirara de esa forma, me intimidaba.
-Me pareces interesante -confeso 
- Ah sí - dije sin darle importancia 
- Me llamo Oscar. Tu Carolina verdad?
-Si, pero prefiero Carol. 
-Vale, Carolina 
-ok 
A esto que tocó la campana y entró el maestro. 
Se acercó a mi oído y me dijo

-No te distraigas-dijo susurrando en él. Yo lo mire sin entender lo que me había dicho.
 


 

Terminaron las clases, Sofía me mostró la escuela entera y me llevaron ella y Gabi a casa, llegue y mi hermano ya había llegado horas antes, ya que tenía las horas libre y le dije que Gabi si podía traerme en su coche.

Nos abrió -Hola , queréis ir a una fiesta? Me han invitado a una de un chico de vuestro curso.

Sofía y yo nos miramos y asentimos-Vale -dijimos a la vez con entusiasmo.
 


 



La conciencia C

#18526 en Novela romántica
#7256 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, amor, hermano sobreprotector

Editado: 31.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar