En una escuela de princesas “accidentalmente”

XIII - No tan cerca

Veo la cara de susto que trae Tamira y caigo en cuenta que debo de hacer algo. No puede ser que nos este pasando esto, como si a robar hemos venido. No creo en eso de que no nos pasara nada, tengo un millón de anécdotas la cual incluyen ese mismo trato y con un final no tan bonito.

Ella hace una reverencia que imitó ante la mirada confusa del príncipe, mi curiosidad quiere verle el rostro, pero me da vergüenza, una cosa era verle como tonta en la oscuridad y otra a plena luz del día. Al menos un objetivo hemos logrado, no es una fotografía, pero ¿Quién más de la escuela lo ha visto a el en persona? Que dichosas pero odiadas por el destino somos.

-Lo siento mucho, su alteza real- le digo incapaz de levantar la vista intimidada. En que estábamos pensando, ya siento la segunda expulsión del año.

- ¿Tu eres la chica de la cena? - ¿La que se ahogo con el agua y posiblemente te haya faltado el respeto? Y no me refiero al respecto que quiero...me arriesgare.

-No- Mi amiga me quiere asesinar cuando respondo eso...pero ni en la guerra de comida me miro así.

-Creo que la he confundido- se acerca agrandando su sonrisa a cada paso que da- Príncipe Chris Dareh- toma mi mano y le da un beso, inconscientemente mis hombros se sacuden como si tuviera frio, es un sobresalto que no puedo evitar. El me da la espalda repitiendo el mismo saludo con Tamira, alejándose de mí.

-Es un placer conocerlo, aunque lamento las circunstancias tan inapropiadas, le pido disculpas nuevamente- mi compañera de crimen no ve la luz al final del túnel, pero no tiene ni idea que yo ya estoy ideando en salir corriendo de aquí de todos modos.

- ¿Chris? - Puedo jurar que a tu nombre le faltan letras. Puedo olfatear la mala vibra desde aquí.

-Sabía que recordarías, Raquel ¿no? - descuida Tamira en estos momentos yo igual quiero matarme.

-No, tampoco.

-Raquel Blake, yo soy su tutora, Tamira Vilarnau- me corta ella, dándole demasiada información ¡Para!- Yo la arrastre en esto.

-No, y esta vez si digo la verdad, yo la traje- Chris arquea una ceja mirándome divertidamente dudoso- Y si, estuvo muy deliciosa la cena, gracias. Solo pasábamos a decir eso y ya nos vamos, su majestad- camino rápido donde mi amiga tomándola del brazo tratando de huir de la situación- Olvide que estuvimos aquí, su excelencia.

-No queremos ser una molestia- susurra ella sujetándome más fuerte, queriendo huir también de ahí. Y es que, de que nos vamos, nos vamos.

-Esperen- Yo estoy subiendo los escalones cuando Tamira se detiene haciéndole caso. ¡Por favor, es una trampa! Hagámonos las sordas y corramos, yo no escuche nada – Como les prometí, no diré nada sobre su visita, pero agradecería mucho si me notificaran la próxima vez- el nos alcanza hasta donde estamos aun sin dejar de sonreír- ¿Podría obtener la oportunidad de hablar a solas con Raquel, ya que como ella misma expreso fue la mente maestra de este crimen?

-Por supuesto- Wow, que alegría tienes, amiga.

-Un momento- le digo yo, alcanzando a Tamira que ya iba como veinte escalones arriba de mi- Ni se te ocurra, no me abandones ¡Hey!

-Ah no, regresa, Blake- me da vuelta empujándome hacia abajo- ¿Qué no ves que esta guapo? Que mejor lección de modales te daré que una conversación con él.

- ¿Solo por eso? - Sus ojos expresan más que cualquier palabra que pudiera decir- ¿Y si...? - Se me acabaron las excusas, el decir que posiblemente me secuestre seria muy arriesgado y tonto de mi parte

-Eso mismo pensé, disfruta por mi- me da un impulso haciendo que termine de bajar, puedo jurar que escucho su carcajada malévola hasta que llego con el príncipe. No puedo evitar sonrojarme al pensar que posiblemente nos haya escuchado.

- Bueno- me balanceo con mis pies dejando que mi nerviosismo me controle y cuando eso sucede nada bueno podría salir de mí, lo digo por experiencia- Estuvo buena la cena ¿no?

-También el golpe que me diste en el pasillo

-Eso no fue mi culpa ¿Quién en su sano juicio hace eso? – no se si reclamarle a un príncipe es correcto, pero fue el susto de mi vida ¡Ni mi padre me ha asustado así! – Vi mi vida pasar por mis ojos.

-Déjame disculparme por eso, se supone que ningún estudiante debe de verme- y con eso creo que significa "cometiste un gran error, Raquel, muy mal"- ¿Podría compensártelo? – Interesante.

- ¿Cómo? - su sonrisa vuelve a aparecer. Y ahora que puedo verlo libremente sin sentir pena, puedo aceptar que Tamira tiene unos excelentes gustos, pero desaparece al instante que unas voces familiares se acercan conforme pasa cada segundo. Se quienes son los poseedores y me arrepiento de no haber huido.

El agarra mi mano, atrayéndome hacia unas cortinas alargadas, más inútiles que yo al no cubrir ninguna ventana, el las hace a un lado descubriendo una abertura diminuta. Hace presión y se abre mostrando otro corredor. En cuestión de minutos, la puerta por donde Collette y el conde se habían retirado se abre recibiéndolos de nuevo. ¿Cuántos pasadizos secretos tiene este castillo?

-No me eches de cabeza, por favor- susurro cuando ya hemos ingresado al corredor, el cierra dejando la cortina como si nadie ha pasado detrás de ella. Y como siempre como si la luz no existiese, solo hay bombillas, incluso más inútiles que yo, al menos la cortina de allá cubría una entrada secreta.

-Si quisiera hacerlo no te ocultaría de ella- buen punto. El corredor es angosto, lo suficiente como para que una persona pueda pasar a la vez.

-Cierto, gracias por eso- ahora que no puedo ver su rostro ya no me siento tan tímida como antes.

-Te llevare de vuelta a tus clases, sigue adelante- ¿adelante?

- ¿Has visto que esta oscuro y no conozco nada de aquí?

- ¿Tienes miedo, Raquel? – guardo silencio, en retrospectiva, podría caerme también, una vez tropecé con una piedra con el tamaño de una canica. Con la poca luz, veo como sonríe antes de acercase a mí. No se si lo hace el, o yo lo siento así, pero se mueve lentamente como cuidando mi reacción. Me apoyo de espaldas a la pared tratando de fundirme en ella mientras el hace lo mismo para pasar sobre mí.



Black-Angel

Editado: 22.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar