Enseñame a amar

Capitulo 6 ("Fotografía")

"Fotografía"

Desperté en el sofá de la casa de Ginger, un tanto confundida, pero luego los recuerdos recaen sobre mí y logro acordarme de todo lo que sucedió hace un par de horas. Decido no mencionar nada más del tema. Algo que nunca le llegue a contar a Ginger, es que Kiam estaba enamorado de ella; sé que el hecho de que estuviera enamorado de mi mejor amiga mientras estaba conmigo no es culpa de ella en lo absoluto, pero sé que si se llegara a enterar de que mi ex novio  estaba loco por ella se echaría toda la culpa de por vida, así que decidí no contárselo.

Me dirigí a mi departamento a darme una ducha. No me preocupe por mirarme en el espejo ya que sabía que tendría un aspecto horrible y unas ojeras para morirse, así que no me importo mirarme y ya. Me coloque una blusa de tirantes, una sudadera, mis tenis y nos jeans; Salí de mi departamento, para volver al de Ginger. En el trascurso de mi caminata, me hice una cola de caballo. Entre al departamento de mi mejor amiga y la pude identificar con un cepillo de dientes metido en su boca.

-Buenos días!- me dijo algo divertida.

-¿Qué te da tanta gracia?- le pregunto irritada por el cansancio, pero a la vez con algo de confusión.

-No sé, Mm... ¿quizás el hecho de que tengas un zapato distinto en cada pie?- no comprendí hasta que mire hacia abajo y pude ver que era cierto.

-¿Me prestas tus vans?- le pregunto apresuradamente ya que dentro de unos quince minutos teníamos que llegar a la Universidad. Ella asintió y fui directo a su closet por un par de zapatos.

Al bajar, en la entrada se encontraba mi hermano—como siempre—esperándonos para llevarnos a la Universidad. Lo salude como usualmente lo hago y Ginger lo ignoro como solía hacerlo cada día. Suerte que me había maquillado un poco antes de bajar, sino, mi hermano se daría cuenta de mi aspecto y me estuviera haciendo un interrogatorio en este preciso instante.

Llegamos a la Universidad y nos adentramos al aula que nos correspondía en ese momento. Pasamos el día como cualquier otro, solo que teníamos que ayudar con la limpieza y esas cosas.

Ya estábamos en la ultima hora y nos tocaba la clase del profesor Rickson, decido dejar el rencor que sentía hacia él, ya que odiándolo no llegaría a nada; además, viéndolo de una forma, el no hizo nada grave, así que decidí darle una oportunidad. También era mi profesor y no quería tener una mala racha con él, al igual que con el anterior.

Entre al aula, con Ginger pisándome los talones. Cada una nos dirigimos a nuestros asientos.- muy buenos días clase- nos saluda el profesor Rickson, al cual se le nota muy cansado. Todos les respondemos un muy típico-aburrido, "Buenos días".

-Bueno, el día de hoy vamos a trabajar en parejas.- observo su listado y comenzó a nombrar los apellidos de cada pareja,- Stone con West- me puse triste al no quedar con Ginger- Newman y Gonzales , Peterson y Rudd, Harrison y Méndez... - esperen! ¿Qué? ¿A caso escuche mal?

-¡Yo no quiero estar con esa cría!- grito Ashley. Su comentario se escuchó por todo el salón y obviamente estaba refiriéndose a mi persona.

-Oh, si... ya somos dos ¿Cómo se atreve a ponerme con esa mojigata?- respondí en mi defensa y Ashley me fulmina con la mirada.

-Solo van a resolver ecuaciones en una hoja ¿tanto les cuesta?- hablo Tyler, digo, el profesor Rickson.

-Claro! Si es con ella todo me cuesta en la vida- dijo Ashley, yo iba a contestarle, pero el profesor se me adelanto.

-Basta!- grito y el salón se quedó completamente en silencio- o hacen el trabajo o las veré en la dirección- pronuncio cada palabra con firmeza.

No discutimos más el tema. Decidimos hacerle caso a nuestro maestro; aun no puedo creer que tenga que trabajar con esa arpía, demasiado tengo con verla en los corredores de la Universidad.

Al fin terminamos el trabajo, y por "terminamos" me refiero a que YO termine el trabajo. Tuve que hacerlo todo sola ya que me resultaba mejor que hacerlo con ella. Mientras yo trabajaba, pude notar como Ashley se devoraba al profesor con la mirada, y eso me estaba provocando puras nauseas.

Después de un par de minutos, el profesor dio la clase por terminada y todos los alumnos salieron del salón de clases; claro está, yo me tenía que quedar y mientras Ginger se iba a ayudar a la maestra Dolores, con algunas planificaciones.

Me dirigí al escritorio del profesor y me decidí a hablar- ¿En que lo tengo que ayudar hoy?

Él se levanta del asiento de su escritorio y camina hasta quedar al frente mío- lo cual me pareció algo muy extraño.- saco unas llaves de su bolsillo y entonces respondió.

-Hoy, usted y yo vamos a salir.- me quede algo no sé, ¿choqueada?

-¿Salir? con usted...- pregunto algo confundida.

-Sí; ósea, no en una cita- se corrigió de repente- tan solo quiero mostrarle un lugar- sus palabras me calmaron un poco y asentí algo insegura. << ¿Cómo pudiste creer que te estaba invitando a una cita? Es tu profesor>> me recuerda mi conciencia y sacudo mi cabeza alejando ese pensamiento.

El transcurso del recorrido es un poco largo. No tenía ni la menor idea de a dónde nos dirigíamos. La vista del camino era preciosa y no dude ni un solo segundo en buscar mi mochila y sacar la cámara, para tomarle algunas fotos al paisaje. Tyler—que conste que solo lo llamaba así porque me daba vagancia decir Rickson- me observa sorprendido y con una pequeña sonrisa en el rostro. En ese momento estar con él no se sentía para nada extraño, todavía no logro entender porque; incluso, ni siquiera lo siento como un profesor.



Focus_lgv14

Editado: 02.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar