Enseñame a amar

Capítulo 22 ("Ya no sé quién soy")

"Ya no sé quién soy"

Tyler:

Molesto

Así me la pase todo el día.

¡Y no me culpo!

La escena de Emma con ese chico rondaba por mi cabeza una y otra vez.

Los celos y la rabia se hacían presentes en mí.

Nunca me gusto que mis antiguas novias me celaran, creí que era algo estúpido de su parte; pero ahora... ahora las comprendo mejor.

Ni siquiera sé por qué, si nunca llegué a ser nada de Emma...

¡Ni siquiera sé por qué diablos me importa!

Solo estoy aquí estancado, carcomiéndome la cabeza con mis estúpidos pensamientos.

¿Y si ella no siente lo mismo que tú?

¿Y si esta con ese chico?

¿Acaso le gusta?

¿Acaso tú tendrías alguna oportunidad con ella?

Eran las preguntas formuladas por mi conciencia que se arrastraban por mi mente en este instante.

Froto mis manos por todo mi rostro con fatiga.

-¿Cómo es que logras ponerme de esa manera?- digo en voz alta para mí mismo.- Mi pequeña...

¡Basta Tyler! ¡Se supone que estas con Ashley!- me regaña mi conciencia.

Me siento en mi escritorio y comienzo a revisar los papeles que tengo sobre el mismo.

Los papeles médicos de mi abuelo...

No me había atrevido a abrirlos, llevo así desde que me los entregaron hace unos meses. Aun no estaba preparado para saber la causa de muerte de mi abuelo.

Si, la escuela me había dicho que la causa fue un ataque al corazón, pero sabía que había algo más detrás de todo aquello, solo me asustaba enterarme que era...

Cuando por fin me armé de  valor para ver los resultados, la puerta se abre causando que dejara caer los papeles del susto.

La vi ahí parada y me contuve para no abrazarla. Me paralicé. Lo que necesitaba en este momento era un abrazo de esa persona a la que tanto quería.

Emma...

Hoy se veía tan hermosa, pero noté algo diferente en ella desde esta mañana. No era tanto su apariencia, sino más bien sentí que una parte de ella no era la misma, como si su luz se hubiera apagado o algo así.

Sé que suena estúpido, pero es así, algo está raro en ella. Ni siquiera me miró cuando entró.

-Buenas tardes para ti también- dije sarcástico.

-¿Qué necesita que haga Profesor Rickson?- su expresión denotaba total frialdad. Ignoró lo que había dicho anteriormente.

-Emma, ¿Te pasa algo?- pregunto en serio preocupado.

-¿Por qué todo el mundo me pregunta lo mismo? NO ¡no me pasa nada, POR DIOS!- dice notoriamente frustrada.

-¡Solo te hice una pregunta!- esta vez me molesto yo- no era para que te pusieras de esa forma.

-¡No me pongo de ninguna forma!- dice a la defensiva, en verdad esta alterada.

-¡Ya es suficiente!- ella se calmó un poco.

-Es cierto, ya es suficiente...

Su mirada se apartó de la mía,

-Dime que tengo que hacer, para poder largarme de aquí de una vez- me dolió que se quisiera ir tan rápido.

-¿Para qué? ¿Para poder estar con tu novio?- digo con molestia y ella se vuelve una furia.

-¿Acaso te importa?

-¡No! para nada, solo digo que si se van a estar besuqueando o haciendo sus cosas en MI salón de CLASES, por favor avísenme para apartarles un espacio de mi hora!- no sé por qué razón dije aquello, si evidentemente lo que provocaba era lastimarla.

-Wao...- dice con una risa irónica- ¡En verdad eres imbécil!- Bueno no diré que aquello no logro molestarme porque estaría mintiendo.

-¿Imbécil yo? Ja! Lo dice la chica que se mete con cualquier IDIOTA- grito. No me preocupé por que alguien nos estuviera escuchando.

-¡¿ME ESTÁS DICIENDO ZORRA?!

-NO SÉ, ¡¿Tu qué crees?!- todo permaneció en total silencio y al ver su rostro me arrepentí de aquello que dije.

-Sabes...- habla en un pequeño susurro- yo creí que podría ser fuerte y enfrentarlo todo- la decepción en su voz era clara y me recordó por un momento a mi padre al enterarse de la muerte de mi abuelo.- yo de ingenua creía que podía con todo esto- una lagrima recorrió su rostro y mis ojos se detuvieron en sus labios los cuales temblaban.

Sentí como forzaba cada palabra para que salieran de sus labios...

Sus hermosos labios

Dio una respiración profunda antes de seguir hablando.

-Creí que aún, a pesar de lo que siento, podía seguir siendo tu amiga.

¡Esperen! ¿Acaso Emma siente algo por mí? No podía creerlo.

-Pero ahora comprendo que me es imposible- sentí una pequeña punzada en el área de mi pecho.

En el corazón... 

-Emma...- mi voz sonó quebrada.

-¡Tyler, no! ¡Es la verdad!- alzó la voz- ¿Sabes cuantas veces me he visto en el espejo? ¡No me reconozco, Tyler! ¡Todo esto es por tu culpa! ¡Tiré mis sueños por la borda por tu maldita culpa! ¡Todo esto que me pasa es gracias a ti!- su rostro se volvió un mar de lágrimas y cada palabra que salía de su boca me destruía ya que no sabía el daño que le hacía- Tyler... y-ya no sé quién soy...- dijo histérica, mientras se reía amargamente- gracias por abrirme los ojos y enseñarme lo ingenua que soy.



Focus_lgv14

Editado: 02.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar