Entra en mi corazon

Capitulo 15

Despertó con un fuerte dolor de cabeza, intento moverse pero no pudo, sus manos estaban atadas al a su espalda, estaba sentado en una silla y sus piernas estaban amarradas a cada lado de la silla, intento soltarse varias veces en vano, miro a todos lados y vio a su primo en las mismas condiciones pero aun inconsciente, trató de llamarlo pero su voz no salía, donde estaban?. Era una cuartucho muy sucio solo estaban ellos dos, no había ningún mueble, en el techo se veían innumerables agujeros y el piso era rustico, lleno de polvo; su cabeza dolía terriblemente,  no recordaba  muy bien lo que había sucedido, era como una nube de humo,  todo borroso, su mente era como una película barata de muy mala calidad, con imágenes difusas e indescifrables; forzó a su mente, trato de recordarlo… estaba ahí por…  Mia! Habían ido a buscarla y la casa había estallado, NO! Si ella estaba adentro, por Dios ella y su hijo estaban muertos, no otra vez, nuevamente volvía la angustia de sentir que los había perdido, había llegado tarde, respiraba agitadamente, trataba de soltarse, por Dios, esto era una pesadilla sin fin, nuevamente pasaba por la desazón y la zozobra de no saber de ellos, de no tener la certeza de saber si estaban muertos.

Que estaba pasando? Quien lo odiaba tanto para hacerle pasar por todo esto? Insistió nuevamente en soltarse y mover la silla acercándose poco a poco a su primo que aun seguía inconsciente, estaría herido? Tendría alguna lesión? Todo esto era su culpa, no sabia exactamente que había hecho pero de algo estaba totalmente seguro, era su culpa, lo que sea que estuviera pasando era toda su responsabilidad.

Siguió moviéndose poco a poco, cuando estaba a unos pasos de llegar hasta donde su primo, la vieja puerta del cuartucho se abrió y alguien entro, la luz lo encegueció momentáneamente, el que había entrado era un hombre, no pudo distinguirlo bien

  • Vaya, vaya, Cristóbal Mendoza, cuanto tiempo ha pasado?

Conocía esa voz, pero no lo recordaba, sus ojos se fueron adaptando nuevamente y reconoció al  tipo, no podía ser, era Arturo, el exnovio de Marcela, la esposa de Daniel, Arturo, el hermano de la mujer que el había amado y que había llevado a la muerte.

  • Arturo, que estas haciendo?
  • Tu que crees Mendoza? Vengando la muerte de mi hermana
  • Y si es así? Que necesidad de involucrar a personas que no tuvieron nada que ver?
  • A quien te refieres? A tu primo Daniel? – se acercó a su primo y tiro de el por los cabellos – Tu y tu primo la llevaron a la muerte
  • Entonces véngate de nosotros, no involucres a Mia en todo esto
  • Pagaras con ella, sentirás el sufrimiento de perder a la mujer que amas, sentirás que te arrancan el corazón cuando veas como le quito la vida
  • Esta viva? -  Arturo rio
  • Pensantes nuevamente que estaba muerta? Ay Mendoza, eres tan fácil de impresionar. Pero esta vez te quitare la angustia, si, tu mujercita esta viva, quiero tener el placer de quitarle la vida mientras tu observas – Cristóbal quiso alcanzarlo para arrancarle la cabeza, la silla donde estaba atado se lo impidió, Arturo rio – No te esfuerces demasiado estas muy bien atado, trata de guardar fuerzas para mas tarde, y por favor, intenta despertar con tus gritos al tonto de Daniel, los necesito a los dos consientes. – Dicho esto salió dejándolos nuevamente solos.

No supo cuanto tiempo transcurrió, por su mente pasaron mil formas de salir de  ahí, pero en todas sus conclusiones fracasaba; su primo Daniel fue despertando poco a poco, en el mismo estado en el que él lo hizo, confundido y desorientado, cuando estuvo mas sereno prosiguió a explicarle la situación

  • Pero no puede ser, Arturo, pensé que todo había quedado claro
  • Al parecer no
  • Pero no entiendo, si alguien tiene la culpa de lo que le paso a su hermana es la loca de Camila
  • El nos culpa a nosotros, y quiere desquitarse con Mia
  • Como vamos a salir de aquí, dime que tienes un plan, tu siempre tienes alguna forma de salir de los problemas – Cristóbal suspiro, quería tenerse tanta fe como la que le tenia su primo.



Pau Sisi

#6738 en Joven Adulto
#5055 en Thriller
#2110 en Suspenso

En el texto hay: amor, amor desamor, amor venganza y heridas abiertas

Editado: 26.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar