Entre mi cielo y tu infierno

Capítulo 6

IMBÉCIL SIN CAUSA
 


Antes de que Kyle pudiera contestarme algo, una persona entró por la puerta azotandola.

-¿Qué haces aquí Emma?- Pregunté mientras la observaba venir hacía mí.

-¿Así es como recibes a tu mejor amiga?- Me dijo extendiendo sus brazos.

-¿Cuál mejor amiga? y lárgate, no quiero tener nada que ver contigo.

-¿Desde cuándo te crees tan valiente para ordenarme cualquier cosa? ¿O es que no has entendido que no eres nadie sin mí?- Gritó haciendo con esto que la mayoría de invitados dirigieran sus ojos hacía nosotras- Siempre has sido mi sombra, la segunda en todo, incluso tus padres me aprecian más a mí que a ti, que pesar ¿no crees?
No pude contestar absolutamente nada, no tenía argumentos en contra, todo era cierto, había permitido que ella fuera mi centro de atención durante muchos años; pasé mi mano por mi mejilla para limpiar las lágrimas que empezaron a brotar por mis ojos, y salí corriendo por la puerta. Caminé 15 minutos cuando mucho, pero aceleré el paso al oir ramas crujir, supongo que alguien me ha estado siguiendo, sabía que no era buena idea adentrarme en el bosque a la 1:37AM, sin embargo alejé cualquier pensamiento irracional de mi cabeza, cualquiera que me produjera miedo y me llevara a la paranoia.

-¿Quién está ahí?- Grité posicionandome enfrente de un árbol, necesitaba que algo cubriera mi espalda.

-Disculpa, te vi salir bastante mal y no quería que nada malo te sucediera- Respondió Kyle dejando ver su rostro iluminado por la luna.

-No tenías que hacerlo..

-No, pero sí quiero, si te soy sincero, me pareces una chica muy linda, no podía dejarte sola en un bosque- Dijo caminando hacía mí- Esa tal Emma ¿realmente es tu mejor amiga?

-Lo fue- Contesté cortante.

-No te imagino con alguien así.

-¿Tú que sabes? no me conoces- Dije tomando asiento en una de las raíces del inmenso árbol que tomé como un escudo trasero.

-Es cierto, pero tú derrochas ternura, por lo que no te veo con alguien así- Mencionó sentandose junto a mí. No entendí por qué este chico me estaba diciendo todo esto, así que me apresure a decir.

-No sientas lastima por mí, no tiene gran importancia lo que pasó allá- Le confesé lanzandole una sonrisa triste.

-Sé que no estás bien, pero también sé que no me contarás nada, por eso te daré tu espacio y espero que algún día sientas la confianza suficiente para contarme que es lo sientes o piensas- Anunció poniéndose en pie- ¿Quieres regresar a la fraternidad?

-No, me voy a quedar un rato más- Le respondí abrazando mis piernas con mis brazos.

-Yo me quedo contigo- Soltó esperando una respuesta de mi parte- Claro, si te parece bien- Completó al ver que no obtenía respuesta alguna de mi parte.

Se sentó junto a mi y cerró los ojos, no me creo posible que esto este pasando, quizá es la primera vez que un chico tan atractivo se mostraba preocupado por mí, pasados unos minutos empecé a sentir los párpados pesados.

-No puede ser ¿Qué hora será?- Dije casi en un susurro.

Miré a mi lado esperando ver a Kyle, pero no había nadie.

¿Qué esperabas Alessa?, era demasiado bueno para ser cierto.

Me levanté del suelo rezando porque no fuera demasiado tarde para ir a alistarme y llegar con tiempo a clase, salí corriendo hasta la fraternidad.

-¿Dónde estabas metida? la sor no estará contenta de que en tu primer día aquí ya no llegues a la casa, es muy estricta en ciertas cosas- Dijo Violet subiendo las escaleras junto a mí.

-¿Ella no tiene problemas con que se hagan fiestas aquí, pero si con que no se llegue a la casa? no me parece justo- Respondí parandome en la entrada de la habitación.

-No te tiene que parecer justo, esas son las reglas.

-¿Quién es? y ¿Dónde puedo encontrarla?- Le pregunté a Violet con el ceño fruncido.

-Se llama Casandra, esta en el tercer piso a mano izquierda por el pasillo, la ultima puerta al lado del baño.

-Mejor dame un mapa con un camino señalado para llegar dime si tendré que dejar un camino con migas de pan para poder regresar- Dije sin poder contener la risa.

Violet sonrió y con eso dejamos la tensión que se había generado hace 6 minutos aproximadamente; Subí al tercer piso y seguí todas las indicaciones que Violet me había dado, abrí sin tocar la puerta.

Ay Alessa ¿Dónde quedaron tus modales?...Ah, por un momento había olvidado que nunca recibí tales.

-¿Casandra Jones? ¿Qué hace usted aquí?- Le pregunté en voz alta a la madre de Emma.

-Hola Alessa.

-¿Desde cuándo usted es la sor de esta casa?- Dije dando un paso más dentro de la habitación.

-Desde hace 3 días, mi madre murió hace poco y tomé su lugar- Contestó Casandra sin ningún rastro de tristeza en su voz- Pero aquí la que tiene preguntas soy yo. No puedes ingresar a ninguna fraternidad sin antes hablar con la Sor y ¿Dónde pasaste la noche? puede que no me hayas visto, sin embargo sé todo lo que ocurre en este lugar.

-Me quedé dormida en el bosque- Respondí indiferente- No me iba a quedar aquí junto a Emma humillandome enfrente de todos.

-No es para tanto, ella solo expresó sus pensamientos, no puedes culparla por ello.

-No era la manera, no me lo dijo a solas, fue en frente de si no estoy mal, más de 80 personas- Dije entre cruzando los brazos.

-No te vengas a hacer la santa Alessa, tú la abandonaste en Roma ¿pretendías que te recibiera con los brazos abiertos?

-¿Perdón? disculpeme por lo que voy a decir, pero no puede hablar de lo que no sabe, usted no estuvo allá- Anuncié frunciendo el ceño.

-No seas irrespetuosa Alessa.

-No pienso seguir con esto y muchas gracias por su tiempo, pero yo me cambio de fraternidad, que tenga un buen día Casandra- Dije saliendo de la habitación seguido de un portazo.

Bajé al segundo piso y tomé toda la ropa que había dejado en la cama a medio doblar, la introduje dentro de mis maletas y sin darle ningún tipo de explicación a nadie salí de la fraternidad; Caminé aproximadamente 10 minutos rumbo a la universidad. El camino era más largo de lo que pude llegar a imaginar, un automóvil se detuvo junto a mí.



Catalina Barajas

#23059 en Novela romántica
#10884 en Fantasía

En el texto hay: angelesydemonios, amor, amor peligroso

Editado: 25.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar