Entre Reflectores

Capitulo 4: ¿La peor noche?

—En verdad lo siento, ¿Estas bien? —dice el chico con una voz gruesa y sexy de esas de galán de película pero que denota su nerviosismo lo que hace que vuelva a la realidad.

—Emmm, si, yo lo estoy ¿Oye a caso nos conocemos? ¿No nos habíamos visto antes? —digo mientras levanto los zapatos de mi hermana los cuales tire al piso por el golpe.

—¡Noo!, no creo, te recordaría pero no te he visto antes y no estas bien, estas sangrando —dice viendo mi frente.

—¿Así? Seguro es un simple raspón, ni me duele  —Digo llevándome una mano a la frente y sintiendo el enorme chichón que esto va a causar.

—Yo, lo siento, de verdad, iba distraído y no te vi, al menos déjame llevarte al doctor y me asegurarme de que estas bien —dice preocupado y mierda esa voz que tiene me pone nerviosa que me marea ¿O eso es del golpe?

—Ah, no, no, no es necesario yo...

—Vamos insisto, después de todo es mi culpa y no me quedaría tranquilo hasta que te vea un profesional, puedes tener algún daño interno.

—No, el golpe no fue tan fuerte

—Como no, puede que sea más grave de lo que crees, así que vamos al doctor.

—Ah, esta bien, si eso te deja más tranquilo iré

—Por cierto, soy Oliver

—Ally —digo mientras me abre la puerta y subo a su lujoso auto, me cierra la puerta y luego el sube

—Así que Ally, ¿Que hacías por aquí?, digo hoy esta muy solo

—Trataba de irme a casa, solo una mala noche

—A si que tu noche también es una mierda

—Dímelo tu, salí de trabajar para acompañar a mi hermana a ese ridículo concierto de chicos lindos de voz de foca con infección en la garganta diría mi hermano, que me hicieron esperar más de una hora y media con unos zapatos nada cómodos que casi me destrozan los pies

—Ahh y supongo que después llega un loco en su carro y te da un golpe ¿cierto?

—Si, sabes supongo que si no me hubiera pasado nada más y hubiera llegado a mi casa ilesa estaría sorprendida

—Sabes, creo que solo es una mala noche

—¿Mala?, la peor

—Si, yo lo siento, no quise arruinarla

—No, no me refería a que tu, ya sabes no es tu culpa, no por qué me hayas golpeado con tu auto significa que la arruinaste, solo me refería a que simplemente no han pasado las cosas bien, digo no tienes nada que ver con lo del concierto y mis pies y al menos tu no hiciste el ridículo en televisión.

—Yo no lo aseguraría nada de eso

—Bueno, si dices que esta también es tu peor noche, no lo descartó, y dime a ti ¿Que te paso?

—Una palabra: decepciones, parece que confíe demasiado en personas equivocadas y ahora debería estar pasando la mejor noche de todas pero fue lo contrario hasta ahora, pero ya que estoy hablando contigo ahora, me tenía que desahogar, y lo estoy haciendo mejor eso a cometer una locura, la cual estaba evitando con un gran esfuerzo para no hacerla.

—Bueno, espero que todo mejore mañana, digo lo mío es el estrés del día y ya mañana estaré bien y tu, espero que todo esto se solucione pronto. —le doy una sonrisa sincera

Lo demás del camino nos la pasamos sin decir nada, pero no tardamos en llegar al hospital el cual se ve que es caro además de que esta en una de las zonas más exclusivas de Los Angeles, pero a decir verdad era de esperarse con el tipo de auto deportivo y lujoso que tiene se ve que es un chico con dinero

—Es aquí —dice mientras estaciona el auto.

—Es muy bonito y todo pero no es necesario además solo es un raspón y un chichón nada que el hielo no pueda arreglar

—Tranquila, si es por el precio yo me encargo además aquí trabaja mi amigo y doctor de confianza no dudará en atenderte, solo quiero estar seguro de que no es nada grave y descartar algún daño interno

—Mmm, esta bien —digo indecisa

Saca su teléfono y llama a lo que creo es su amigo y doctor le dice.

—Hola, Jim ¿ocupado?, si lo se, se supone pero es una larga historia, lo que paso es que atropelle a una chica y quiero que la revises, tranquilo ella está bien, bueno eso creo, por lo que puedo ver es un chichón, ¿La puedes revisar? En serio que suerte, gracias te debo otra. —cuelga

—Bueno mi amigo te revisará para descartar algún daño

—Gracias, pero no tenías porque...

—Yo quiero hacerlo —dice mientras baja del auto y va hacia mi lado para abrir la puerta y pueda salir, es cuando me empiezo a sentir mareada otra vez y ahora creo que no de nervios

—¿Estas bien?

—Si, creo que me levante muy rápido es todo

—Bueno vamos —dice no muy convencido.

En la entrada ya estaba el doctor era alto, delgado y pelón se ve joven aproximadamente 30 años.

—Jim, bueno ella es la chica de la que te hablaba —dice Oliver

El doctor me mira y me sonríe.

—Hola soy el doctor Jim Marlton, vamos a ver ese golpe, que te hizo este idiota, ¿Te parece?

—Si —rio, al parecer conoce bien al chico y puede que no sea la primera vez que le pasa eso de atropellar a alguien ¿O si? 

Nos dirigimos a lo que es una sala donde me revisaría, pero es grande y en medio tiene una camilla, no se, supongo es su consultorio ya que también hay un escritorio y sillas

—Vamos —me invita el doctor a entrar muy amable, entro, pero cuando el chico quería entrar con nosotros

—Ah no, te quedas aquí tu, no puedes entrar mientras la reviso —dice el doctor.

—Vamos Jim, soy tu amigo déjame, además vengo con ella —dice Oliver.

—No

—Anda —suplica

—Ah, esta bien, siempre y cuando a ella no le moleste que estés aquí

—Oye, no te molesta ¿Cierto? —dice el chico y yo niego con la cabeza

—Esta bien pero no hables. —Dice el doctor.

El doctor, primero me llevo a una sala y me hizo unas radiografías para descartar algún daño en la cabeza, después volvimos a la sala del principio, me paso una lámpara por los ojos, me hizo unas preguntas y me puso tela adhesiva en el lugar donde tenía la pequeña herida ocasionada por el golpe, suspire gracias al cielo no necesite puntos, además también aprovecho para curar las heridas de mis pies



Libhet111

#10815 en Novela romántica

En el texto hay: musica, fama, banda

Editado: 25.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar