Eres mía

Cap.15

"Hay noches en la que los lobos están en silencio y aúlla la luna." -George Carlin.

Capítulo dedicado a Monica_Vilalo


 


Después de aquella confesión terminamos el desayuno en silencio. Los miro fijamente, es una buena persona. Ama a sus hermanas y manada; es apasionado con lo que hace.

Me gusta, no lo amo, pero me gusta demasiado. A pesar de que me siento bien con él, una parte de mi no se siente del toda segura. Quizás no debiera de ser así, se supone que es mi alma gemela, sin embargo, falta algo.

Su beso distrae mis pensamientos, algo que me encanta de él es cuando me besa. Algunas veces es delicado, otras veces es más salvaje o una mezcla de ambos.

—Me gustas —murmuro sobre su boca. Ríe ante mi comentario y vuelve a besarme.

—Lo sé, soy irresistible —Presume con arrogancia. Golpeó su pecho juguetonamente.

—Cuanto ego señor Adams.

—Así te gustó —Se acuesta sobre la manta llevándose con él y dejando de lado el resto del desayuno.

Lo único que hacemos es besarnos, bromear y volver a besarnos. Es un momento especial, me encanta el Alex relajado.

—Te tengo una pregunta —Apoyo mi cabeza en su pecho.

—¿Cuál? —Su mano juega distraídamente con algunos mechones de mi cabello.

—Entiendo tu odio por los vampiros, pero ¿por qué todos los vampiros y hombres lobo se odian?

—Nuestro odio es desde que fuimos creados —Hace una pequeña pausa —. Todo comenzó cuando la diosa luna y el dios de sol estaban enamorados. Era una de las relaciones más bonita que había entre los dioses. Querían darle un regalo especial al otro para demostrarse lo mucho que se querían. El dios del sol le creo una criatura que era mitad lobo, mitad humano. Este representaba la belleza, fuerza y cambio de la luna. La diosa le creo una criatura que dependía de la energía del sol, rápida y calmada; ese era el vampiro.

«Por otro lado estaba el dios del engaño que sentía envía por el amor de ambos dioses, ya que estaba enamorado de luna. Como no podía hacer nada para tener a luna, le hizo creer al sol que ella lo engañaba con Endimión que era un simple mortal. El dios del sol cegado por la furia hizo que el lobo de convirtiera en una bestia que no tenía control sobre si misma en cada luna llena, sin embargo, no fue suficiente. Hizo que perdiera a esa persona que calma a la bestia. En una noche de luna llena, al estar la bestia descontrolada mató a la pareja de un vampiro, después de esa noche todo se descontrolo.

«La diosa luna estaba confundida, no sabía porqué había pasado todo aquello. Cuando descubrió lo que pasaba no pudo evitar sentirse furiosa y decepcionada del sol por no confiar en ella.  Como no podía hacer nada en contra Loki —dios del engaño— produjo que los vampiros se volvieran alérgicos al sol y para sustituir la vitalidad que le daba, debían de consumir sangre. Comenzó una pequeña guerra entre ambos dioses y nosotros.

—Entonces ¿Por un malentendido entre los dioses, terminaron involucrados en una guerra entre ambas razas? —Levanto la cabeza para mirarlo, no puedo creer que eso pasó por un error. Él asiente —¿Loki no volvió hacer nada después de eso?

—Según lo que se sabe, Loki creo una criatura llamadas boutlyn. No sabemos mucho de esa criatura, pero si que son muy peligrosas.

—Dijiste que los vampiros no toleran el sol, aunque cuando atacaron la manada anteriormente era de día y no les paso nada.

—Con el pasar de los siglos los cosas entre ambos dioses mejoró un poco, así que hemos “evolucionado.” Los vampiros pueden salir al sol, aunque son más fuertes cuando consumen sangre. Nosotros los licántropos ya no nos descontrolamos cuando hay luna llena, todos nuestros sentidos mejoran.

—Eso parece sacado de un cuento de fantasía —Me mira sonriente y una nuestras bocas suavemente.

—Te aseguro que están real así como tú y yo —Tira de mi labio inferior antes de volver a besarme —. Deseo presentarte como mi luna ante la manada —dice de pronto.

—Alex…

—No será la ceremonia oficial, sólo te presentaré como mi luna. Cuando estés preparada, haremos la ceremonia oficial. Quiero hacer todo bien contigo —Habla en tono serio.

—Bien.

Unos minutos después estamos de regreso a la manada. Pasar la mañana con él fue increíble, pudimos tener un momento sin ninguna pelea.

—Ven —Me lleva cerca de una fuente donde están algunos miembros de la manada —. ¡Escuchen todos! —Las personas se van acercando rápidamente —. Sé que algunos de ustedes saben que he encontrado a mi mate, pero no la había presentado antes —Alex me mira un momento y sonríe, yo trato de hacer lo mismo, pero estoy muy nerviosa —Les presento a Kaela Williams, luna de la manada.

Se muestran felices por la noticia y comienzan a aplaudir. Trato de sonreír lo mas que puedo, esto de ser el centro de atención delante de muchas gente, no es lo mío.

—Hola, espero poder ser la luna que ustedes se merecen —Aprieto la mano de Alex —. Me alegra poder pertenecer a la manada. No duden de que si necesitan ayuda o algún consejo acudir a mí; siempre estaré a la disposición de ustedes —Al terminar mi pequeño discurso, ellos vuelven a aplaudir eufóricos. Alex se muestra mas feliz que nunca y sin importar nada me besa delante de todos.

No tengo idea de lo que gritan, pero les aseguro que cuando nos separamos yo estaba muerta de la vergüenza.

Luego de nuestra demostración nos despedimos. Llegamos a la mansión y dejamos todo lo que utilizamos en la cocina.

—Iré al despacho, cuando sea la hora de irte a tu trabajo Samuel te llevará.

—Te veo luego —Me despido con un pequeño beso y me dirijo al jardín trasero.

Allí encuentro a Emma sentada en la orilla de la piscina.

—Hey, ¿Te encuentras bien? —pregunto al verla un poco preocupada.

—Sí, si. Sólo estoy un poco confundida.

—¿Te puedo ayudar en algo? —inquiero sentándose a su lado.

—A James le gustaría que tengamos un cachorro, yo también lo quiere, pero no me siento lista.



March

Editado: 17.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar