Espejos: Omisión

EL COMIENZO

 [INTERVALO]

  Otro día, otra semana y cada mes se repiten en nuevos años. Vivo en la oscuridad en el vacío de dolor, frialdad y tristeza, este mundo es donde algún día pude vivir porque antes también había estos pensamientos de obscuridad y venganza.

Hace millones de años, éramos un mundo alegre y muy festivo tanto así que no podíamos ver la avaricia que estaba pudriendo al mundo, así como descubrieron técnicas prohibidas, mundos remotos y universos… como pudimos ser tan tontos, intente de proteger lo que ame y termine acabando todo hasta conmigo mismo.

No quiero que se compadezcan de mí… Solo pido que sepan una parte de mi vida, una vida tan pobre, tan injusta, fui yo, yo mate a todo mi mundo… Lo siento.
........

 

“Un recuerdo, una verdad, pero sin nombre original… Todavía”

DIARIO: ''Recordatorio"

Todo empezó un 28 de septiembre, terminaron las vacaciones y el protagonista estaba arreglando sus cosas para ir a la academia del Norte, ya que su clase empezaba el 30 de septiembre, así mismo emprendió un viaje que sea lo más rápido posible ya que tendrá que viajar en una máquina voladora llamada “El dragón jet”, es bueno ya que es súper rápido e interesante, aunque el protagonista piensa diferente ya que no recuerda subirse a uno.

El trayecto fue un poco largo pero sin importar las curvas llego al puerto y aunque no había “Dragón Jet” disponible para poder llegar a su destino sabiendo esto, camino hacia el muelle lentamente, hasta proximarse, escucho a un señor muy mayor comentando al aire con un tono muy bajo- "No importa que sucedan cosas que no esperabas, al final tienes que tomar la iniciativa y disfrutar el viaje ¿Sabias que el viaje en barco te sienta de maravilla?- Al escuchar sus palabras analizo su situación y estaba consciente que tardaría mucho más, pero sin lamentarse tomo la decisión hablando para si mismo- Bueno ¿porque no hacerle caso al viejo? Pensándolo mejor no sería tan mala idea ir por los mares aunque todavía falta poco para zarpar, tengo que darme prisa...

Un chico promedio de edad aparentemente de 17 años vestido con una camisa blanca de botones por debajo de un gabardina negra que al parecer tiene su historia, está navegando desde hace 3 horas y apenas no va ni por la cuarta parte, mientras que el protagonista está observando los corales, sintiendo el viento del mar acariciando su rostro mientras que lentamente oscurecía haciendo de la noche notable con las estrellas y constelaciones, el nota una sombra muy extraña y aunque no pueda ver bien por la espesa tiniebla, sintiendo una tremenda sensación entre confusión y calma, que paso como un ola, arrasando los miedos mezclado con curiosidad. Entro al comedor y le comentó lo sucedido a los mismos marineros, lo que le sorprende es que ninguno de ellos había visto a personas así de peculiares y que era el único que estaba fuera de sus camerinos, más nadie. Pregunto si habían polizones lo cual respondió un teniente: “nadie puede entrar ilegal ya que serían encarcelados”-después de eso me dijo- “ ¡Ey! porque mejor no se va a acostar, ya que el mar hace ilusiones a las mentes cansadas”- y sin más que opinar él se retira dejándolo solo.

Decepcionado ya que al parecer nadie pudo ver nada de lo que podía, esas personas rondando en el barco, aunque parecían normales él se preguntaba- ¿Qué ocurre aquí?...

-Ven por favor, ¿Quieres saber nuestra historia? - La persona escondida en la sombra fue el que le preguntó, se quedó inmóvil un buen rato como si un frío congelara sus propios huesos.

- ¿Por qué?-Pregunto-¿Por qué a mí, no entiendo, son ustedes espíritus? – Al escuchar esto baja la mirada y dice- No, no soy en espíritu… soy un muerto maldito, aquel que muere por sus pecados y encarcela a su espíritu sin darse cuenta… eso somos todos, sin poder ver la belleza del cielo nocturno, sus estrellas y la hermosa luna que cuida a todos… menos nosotros”.

Al escuchar esto el protagonista se les pide con cortesía- Por favor ¿Me puedes contar lo que les ocurrió?… Quisiera entenderlos más- Los muerto se ocultaron mientras que le cantan a la luna, con amabilidad y ternura ayuda al sol para alumbrar la sombría noche de soledad.
Escuchando a esas pobres almas que con tristeza y pena me hablan sobre una historia de amor, pérdida y dolor con besos esclavizados.

“Cuando la historia no concuerda con la narración es porque le falta una verdad amarga”

Todo empieza con este príncipe proveniente de un pueblo antiguo pero lleno de riquezas materiales, mientras que ella era una vagabunda que todo el mundo rechazaba por no tener bienes económico y mucho menos un hogar.
Ella era Sofía y a él, lo llamaron Sebastián el primero de la cadena real para gobernar.

Un día, Sebastián estaba dando un recorrido habitual en el pueblo para calmar sus pensamientos, en ese momento escuchó ruidos raros como de peleas, observó muy detalladamente a uno pueblerinos rodeando a una persona.



VOLMEZ

#3767 en Thriller
#3767 en Misterio
#11049 en Fantasía

En el texto hay: fantasia, ciencia ficcion, relatos en recopilacion

Editado: 07.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar