Fea.

Mi punto de vista

Este es un capítulo especial... Narrado por Alex
Espero y les guste. 

-----------------------------------

Alex

Me quité a June de encima sin muchas ganas de hacerlo en realidad; si tuviera que escoger me encantaría quedarme en esa posición durante horas, no porque no pueda estar separado de ella ni un segundo o esas cosas melosas que la gente suele decir, solo que de ese modo mis dudas y titubeos eran absorbidos completamente y reemplazados por una sola palabra; Ella.

En Wichita, en el colegio, en casa; ella acapara la mayoría de mis pensamientos, la otra parte se va pensando en estupideces como Futbol americano o mis competencias usuales con Logan.

Sin embargo, no estoy en Wichita, ni en el colegio, ni en casa, y aunque mis latidos desenfrenados me griten a cada instante su nombre; el susurro proveniente de los rincones de la casa suena mucho más fuerte.

Y escucho risas, escucho voces, escucho vagas conversaciones de hace años que en ese entonces no parecían importantes y ahora era lo que más extrañaba, escucho respiraciones y suspiros y no puedo evitar pensar que si miro las cosas con suficiente detenimiento voy a ser capaz de deducir de dónde venían.

La oigo decir que me tome mi tiempo mientras avanza al comedor con ese suave contonear de caderas que estoy seguro de que ni ella ha notado pero a mí me traía loco.

Miro mis pies cuando camino a la cocina y de repente observo unos piececitos que siguen siendo míos pero cinco tallas más abajo, veo los grandes zapatos de papá caminar junto a mis pies pequeños y me escucho a mi mismo.

``Papi, tienes pies inmensos, ¿sabias que pie grande es una de las criaturas mitológicas mas conocidas por todo el mundo, Logan me dice que no es verdad y que pie grande es muy soso, pero yo creo que es genial, porque cuando lo veo pienso en papi y eso lo hace genial, además, vive en un bosque y hace lo que quiere, come peces y… oh, lo siento, estoy hablando demasiado´´

Cuando levanto la mirada, mis ojos se cristalizan al ver a papá a mi lado, sonriéndome.

``no, campeón, pie grande se escucha maravilloso, sigue hablando´´

Ahogué una exclamación y un par de lagrimas se deslizaron por mis mejillas, luego noté que en realidad mi rostro estaba seco, y que de hecho ya estaba dentro de la cocina; con la mirada de todos clavada encima.

No fui capaz de emitir palabra hasta que papá y mi yo pequeño se alejaron caminando hasta travesar la pared y desaparecer.

Por un momento me dieron ganas de gritarle que me espere; que quería ir con él.

- Buenos días, cielo – dijo mamá a punto de plantar un beso en mi mejilla.

Me hice para atrás mas por instinto que otra cosa y me sentí mal enseguida así que me apresuré a abrazarla antes de que me viera con esa mirada que tanto odio… compasión.

- Buenos días, ma – saludé dejando un beso en su cabeza.

Revolví el cabello de Logan al pasar junto a él para saludar a la abuela también. Finalmente besé la frente de June y tomé asiento junto a ella en la mesa.

Traté de ignorar la mirada atónita de todos.

Claro que se por qué me miraban así. Cuando vengo aquí no suelo ser consiente de nada, solo vuelvo en mi una vez que estoy de regreso y Logan suele decirme que me vuelvo mudo y las únicas veces que hablo son para mandar a las personas directo a la mierda.

Es la primera vez que soy tan consiente de todo y tal vez es demasiado doloroso de esta manera.

Cuando me di cuenta, ya todos estaban comiendo y yo me había quedado mirando fijamente mi plato de papas con crema. Vi como la crema de queso se deslizaba despacio e hice una mueca, en realidad lucia delicioso, pero sentía que en este momento ni siquiera el agua podría rodar por mi garganta.

- No tengo hambre – dije finalmente.

Mama suspiró.

- No comas si no quieres, cielo.

Mamá siempre me ha dicho así; para ella, Logan era su ``cariño´´ y yo era su ``cielo´´

Por supuesto; June es mi ``nena´´

- tienes que comer – se apresuró a decir ella cuando empujé el plato lejos.

Se estiró sobre la mesa y volvió a poner el plato frente a mí. Rodé los ojos ligeramente enojado. En otra ocasión estaría en las nubes al verla preocupada por mí, pero ahora no podía evitar pensar que era una molestia. Aunque una molestia muy linda.

- No tengo hambre.

- Hoy va a ser un día largo, Alex, por favor, come.

Levanté una ceja algo escéptico; no quería aceptarlo, pero ella tenía razón. Me resigné a darle una mordida a una de las papas.

Vi de reojo como la abuela sonreía.

- ¿Cómo se conocieron ustedes dos? – pregunto

Decidí dejárselo a June y me limité a seguir comiendo.

- Somos compañeros del colegio, tenemos algunas clases juntos.

- Ya veo. ¿y hace cuanto que son novios?

Ante esto, levanté la mirada de golpe listo para negarlo, pero June habló apresuradamente, antes de que yo pudiera decir algo.

- Como dos meses – sonrió.

No, hace como dos meses le dije que me gustaba, justo antes de que ella se pusiera toda linda para otro chico en la carrera de autos, muy a pesar de que ella lo siga negando.



Kity

#1337 en Novela romántica
#401 en Otros
#125 en Humor

En el texto hay: comedia, romances, complejo

Editado: 12.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar