FÉmina

Elizabeth

Ya no era la chica dulce.

Fue separada de su libertad.

Eliminaron su simpleza convirtiéndola en un ser horrible.

Le quitaron dirección a su vida.

Suprimieron su sutileza, lealtad, ternura y fragilidad.

Él hizo con el pensamiento de la chica lo que quiso.

Alejaron su característica alegría y buen humor.

Sustituyéndolas por desconfianza, mentiras y brutalidad.

Dejó de ser la muchacha que todos solían conocer.

Ya no sabía en que creer.

Despreció a quienes la rodeaban.

Porque lo permitieron.

Siente asco al ver su reflejo.

Porque no hizo nada para impedirlo.

Él la moldeó a su modo.

Ella aún sufre las consecuencias.



GailGodoy

#15089 en Otros
#5273 en Relatos cortos
#1493 en No ficción

En el texto hay: realidad, estilopoetico, perspectivafemenina

Editado: 03.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar