Finalmente Luci

atrapada

A pesar de estar segura y confiar en lo que él me decía mi cabeza se quiso asegurar al cien por ciento de lo que había escuchado; así que le pregunté:

-¿Habas enserio?

-Pues claro, yo jamás te mentiría mi Luci- me dijo con dulzura

Él es tan dulce conmigo que hasta pareciese que somos algo más que amigos, y puede que ya tenga mucho tiempo conociéndome pero yo apenas y me sé su nombre, bueno, ni si quiera sé si tan solo tiene un nombre.

-¿Cómo es que nos conoces, a mí y a mis padres?

-Somos buenos amigos- me dijo

Siendo sincera no sé si se refiere a nosotros dos como amigos o a mis padres y a él como buenos amigos.

-Todos éramos muy felices juntos- comenzó a hablarme de nuevo –y sigo sin entender por qué pasó todo esto. A veces llego a creer que si yo no te hubiese hablado, todo sería muy diferente

Sus palabras me confunden al igual que siempre y, quiero saber de qué es de lo que habla, pero y si recuerdo cosas que tal vez fueron mi culpa, no quiero estar enterada de cosas que son mi culpa.

-Sabes qué, tengo mucho sueño, ¿puedo quedarme aquí esta noche?- le pregunté para evitar el otro tema.

-Claro hermosa no te preocupes- me dijo acariciándome la cara –sabes que puedes quedarte el tiempo que quieras, yo no deseo que Liz te encuentre y te aparte de mí, primero tenemos que encontrar a tus padres

Sus manos son demasiado suaves y me entra la curiosidad de cómo se sentiría el tener sus manos abrazándome para así poder sentir su calor, jamás lo he sentido con una persona, -solo con mis cobijas- solamente lo he visto en películas, y me gustaría llegarlo a sentir algún día.

Ya en sentada en el sillón dentro de la cueva estoy, pues bueno, viva por lo menos. Al parecer dentro de la cocina hay otra puerta que lleva a otro cuarto, y ahí es a donde me lleva Marco para poder dormir, pero literalmente no hay nada más que una simple cama, y que viéndola bien, está demasiado bajita, pero creo que si quepo ahí.

Creo que necesito bañarme, y no sé qué día sea hoy, pero estoy segura de que no me ha bajado, eso me preocupa, pero lo bueno es que no me puedo preocupar de estar embarazada pues no he dado si quiera mi primer abrazo. Quizá sea todo el estrés, no lo sé, pero no puedo dormir, este lugar es muy oscuro y tenebroso, y si alguien viene y me quiere matar, qué haré, no lo sé, pero quiero estar despierta por si acaso, o qué tal así como existen las hadas también existen los fantasmas o el monstruo que te asecha debajo de la cama. No puedo dormir y no sé qué hacer, hoy no tengo en algo en lo cual pensar para poder aburrirme y dormir, además hace mucho frío.

Creo que lo mejor es levantarme y tratar de encontrar el interruptor de la luz, me saldré y trataré de encontrar alguna sabana, cobija o hasta con una toalla me conformo, simplemente quiero taparme mis piecitos, siempre, no hay día en el que falten mis patitas heladas, y es genial en tiempo de calor, pero es muy horrible en tiempos de frío, y no sé en qué época del mes estamos pero sé que en esta cueva está el ambiente algo húmedo y frío, como si no hubiese nada ni nadie.

Ya lo encontré, me pegué unas cuantas veces con la pared y la cama, pero al fin lo logré.

Intento abrir la puerta pero no puedo, creo que está cerrada con llave, ¡GENIAL! Ahora no puedo salir. Tengo que encontrar algo, en las películas si un héroe o protagonista está atrapado encuentra basura o algo para poder salir, quizá no sea la protagonista principal o la heroína de esta historia, pero soy la víctima, primero querían matarme y ahora estoy atrapada.

Y ahora que no quiero dormir ya tengo cosas aburridas en las cuales puedo pensar.

 

Tengo que descubrir la manera de poder salir aquí, no puedo quedarme aquí atrapada, debo de buscar a mis padres y descubrir toda la verdad, y no una a medias de la cual no estoy si quiera segura de que sea real.

Y para ser sincera no sé por qué tendría que creerle a las palabras que me digan mis padres, después de todo, ellos también me encerraron, solo que al contrario de esta vez muy alto en el vez de debajo de la tierra.

Ya no sé en quién confiar, ¿Debería de confiar en Liz, en Marco, en mis padres, o simplemente es mejor ocultarme y evitarlos a todos?

He empezado a llorar y ya no sé si debo escapar o es mejor quedarme aquí atrapada, vamos que ni si quiera sé si todo este drama en mi cabeza es porque ya me va a bajar.

Maldita sea, me iré a dormir y veré si se me ocurre algo, prefiero dormir con mucho frío que el enfrentar mis temores, o enfrentar aquellos hermosos ojos miel que me miran con tanta dulzura que hasta llegan a empalagar, son tan hermosos que prefiero congelarme y no tener que verlos.



Sofia Gallo

#8886 en Fantasía
#11972 en Otros
#1728 en Aventura

En el texto hay: romance juvenil, aventura, lgbt

Editado: 01.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar