Fragmentos

La guerra

Sin duda uno de los más atroces acontecimientos de la humanidad, un fragmento el cual nadie quiciera pasar, necesario para muchos, y una gran pesada carga para todos; parte al más fuerte, y doblegar al más ético y moral de todos, deja solo un cuerpo ajeno a la felicidad, un camino sin retorno, dejando eridas donde nadie puede tratarlas; nunca sanan.  Civilizaciónes que nunca vuelven a levantarse, familias que no vuelven ah estar completas, quedan escombros, cadáveres que algún día gozaron de  fuerza y vida  terminaron tendidos como hojas marchitas que no vuelven a tener su gloria pasada, todo por el orgullo y los intereses propios de altos mandos que destruirían países enteros solo por demostrar que son superiores, no sienten afecto por aquellos a su cargo, los mandan como ovejas al matadero sin compasión ni remordimiento, para ellos solo son números, 
armas vivientes con el único propósito de: “proteger su nación” una de las más grandes mentiras, en un mundo en el que las verdades son solo engaños cada vez mejor elaborados, la guerra siempre será uno de los negocios más rentables de todos con la simple excusa de la protección de nuestra soberanía, muchas tristemente por causa de los diferentes puntos de vista religiosos, por culpa de hombres que tuercen los razonamientos bíblicos para su propia conveniencia, matando en nombre de Dios, dictando órdenes que el nunca expresó, sin duda merecen más de una  condena, en un sin fin de múltiples infiernos; torturaron sin piedad, no perdonaron ah aquellos inocentes solo por creer en una doctrina distinta, ah niños enterraron vivos, prendieron como antorchas a personas, violaron asta saciarse, su lujuria y lascivia no tienen fin, a pobres niños no perdonaron, bestias que recibirán sin duda el pago de sus acciones en esta viva y en la que viene.

“Como yacen inmobiles en el piso los cuerpos de los hombres, jóvenes que no alcanzarán su mayoría de edad, creyeron que sería grandioso participar en un evento así, aunque eran un poco ilusos no merecían ese cruel destino, el mar se viste de rojo, los soldados caen como si fueran hojas de un árbol que percibe la llegada del invierno. 
Veo los ojos de mis compañeros, el miedo se persibe en lo más oscuro de su iris, mis piernas se sienten pesadas, mis manos sudan, son asaltadas por un ligero temblor, trato de recordar aquello que aprendí en mí adiestramiento, llego a la playa y veo las balas que llueven como si fuera una gran tormenta, la mayoría no volveremos ah casa, me preguntó cuál será el número de muertes necesarias para que esté tormento termine, la playa es nuestro  cementerio, sin sacerdotes ni respeto, oh una gran seremonia, solo nombres que nadie recordara . 
Yacen armas que nunca  desenfundaran, la muerte se convierte en su acompañante en los grandes barcos, los comandantes y estrategas ven los ojos de los soldados saben que los envían a la muerte, el paisaje es sombrío y triste, no queda mucha esperanza, amigos ven ah sus compañeros caer no pueden hacer nada solo aceptar el triste camino que les toca transitar, el fin del infierno llamado guerra está por terminar, pero cobrará casí la tercera parte del mundo en bajas; un precio alto de pagar. Sus enemigos creen que saldrán victoriosos, sin saber que sellaron su propia carta de defunción, las bombas caen sobre inocentes, paracaidistas entregan sus vidas en las alturas, muchos no lograrán llegar a tocar el suelo con vida. Los enemigos son despiadados; lobos rapaces, no perdonarán ni tendrán misericordia,  fueron enseñados para creer que son superiores, su fin se acerca, los dados fueron lanzados, la suerte los ah abandonado, uno a uno son casados sin tregua ni descanso, la ciudad se ah convertido en un campo de guerra, el águila de hierro está por caer, una bala fue destinada para el fin del gran líder, un estruendo se escucha en su fortaleza, la bala cumplió su propósito, la guerra llego a su fin, el más fuerte venció, la libertad fue pagada con cada vida, solo para que nosotros pudieramos vivir en paz,
para muchos una historia que es olvidada, creen que no sucedera, pero el número tres Ara su aparición y será más atros que su predecesora, no quedará planta, animal o persona que no sea afectada, será la última gran guerra, si la segunda guerra dejo escombros la tercera dejará solo cenizas.”


Todos vivimos una guerra, la peor de todas;
Con nosotros mismos, somos nuestra propia perdición, nuestros pensamientos nos atacan, bagamos entre razonamientos; hacer esto o aquello, hacer lo bueno parece correcto, pero hacer lo malo parece atractivo, los perjuicios atacan nuestra mente, mientras la inseguridad toma cada ves más terreno, vivimos nuestro propio olocausto, trabajamos como si estuvieramos en un campo de concentración, la tristeza contrataca, el mal nos consume, la única baja potencial somos nosotros; somos la enfermedad que lucha por destruirse así misma y los que estén a su alrededor, el miedo prepara sus estrategias, es un estratega nato, nos destruye poco a poco, la paciencia es una arma poderosa para quienes saben utilizarla; no deja esperanza a su paso, solo mentiras de que todo saldrá mal si emprendemos un camino nuevo, nos saboteamos a nosotros mismos, preferimos escondernos de las decisiones difíciles; de algo de lo cual no podemos escapar, no mientras nosotros mismos nos persigamos. Mira a la chica que te gusta y dile un par de palabras, que importa si no te vuelva a hablar,  oh que te deje en vergüenza, toma una copa de vino “ve y salta de un acantilado sin mirar abajo" no temas al fracaso, los únicos que se equivocan son aquellos que intentan, y los únicos que tienen éxito son aquellos que no se cansan de intentar, mira una película en un cine vacío, ve y trata a tu jefe como tú empleado, lo más probable es que te despida, pero lo ara de todos modos, el mundo nos cree perdedores, entonces que importa si fracasamos; en tanto nuestra percepción de nosotros sea el correcto, ve y vístete como una estrella, no le temas ah estar cerca del sol, trabaja tanto en ti que cuando te vean les de vergüenza hablarte; porque pensaran que eres inalcanzable, convierte en la más grande estrella,la única que brilla a pesar de no ser la más grande de todas, si ganas tú guerra lo ganarás todo, tu decides quien será el vencedor.



Franz_bonaparta

#15116 en Otros
#1504 en No ficción

En el texto hay: filosofia

Editado: 28.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar