Júrame tu silencio

3-Primer Día

Me levanto a las 8:00 a.m. junto a Katlyn para estar listas a las 9:00 a.m. e irnos con los chicos, ya que todos estamos en la universidad solo que, en años diferentes, por ejemplo, Zack está en su último año.

Cuando bajamos al comedor todos los chicos están sentados y mis padres ya salieron al trabajo.

—Buenos días —decimos Katlyn y yo al unísono

—Buenos días, chicas —contestan todos

Me siento en mi silla habitual y Katlyn en vez de sentarse en su silla, da la vuelta hasta la silla de Dylan, él sonríe y la deja sentarse en su regazo.

—Hola, cariño —la saluda con un beso

—Sabes, tenía mucho tiempo sin hacer esto —dice ella sonriendo

—Me extrañabas ¿no es así? —la vuelve a besar

—Oigan, está muy temprano para eso —digo —Apúrense, que tenemos que irnos.

—No estés celosa, Sky —me dice Katlyn

—No estoy celosa y menos si hablamos de Dylan

—¡Oye, estoy aquí!

—Tranquilo a ella le gustan los chicos de cabello negro y ojos azules como Brad.

—No es cierto y él todavía no me agrada

De hecho, es cierto que me gusta el cabello de Brad, pero me molesta que me guste, porque con tan solo verlo sé             que es un engreído, pero no lo puedo evitar.

A las 9:15 a.m. ya estamos en dirección a la universidad.

Llegamos y bajo a toda prisa con Katlyn para ver nuestras clases de este año.

Vemos que tenemos todas las clases juntas, pero algo me llama la atención, pues veo en tres de mis clases un nombre que conozco, veo el nombre “Brad Campbell” en Física, Química y Algebra lineal en ese instante siento que el mundo está en mi contra.

—Oye, ¿desde cuándo Brad está en esta universidad? —pregunta Katlyn con una sonrisa burlona.

—No lo sé, pero no puedo creer que tengamos tres clases juntos… ¡ya deja de reírte!

—Está bien, busquemos a Nathan —dice aun riéndose

Volvemos a la entrada donde está Nathan hablando con Michael y nos unimos a la conversación, pero nos detenemos por unos murmullos de chicas, levanto la mirada y veo como el BMW i8 gris que dice “Soy los Máximo” se estaciona y baja Brad, pero no está solo. Del lado del copiloto sale un chico idéntico a él así que supongo que es su hermano, mismos ojos azules y cabello negro solo que lo tiene peinado de forma distinta, parece de la edad de Dani.

Katlyn me saca de mis pensamientos.

—Te está mirando

—No sé qué le hice

—Averígualo, ¿no crees? —me propone Nathan

Camino a la clase de geometría y voy sumergida en mis pensamientos.

Me encanta su estilo. Hoy lleva una camiseta azul oscuro con un collar plateado de Ferrari, con sus jeans negros y zapatillas negras.

Ya en la clase el profesor solo pide que nos presentemos y da el resto de la hora libre y empiezo a hablar con Katlyn.

—Hoy estás muy pensativa… ¿por qué será? —dice Katlyn con una pisca de sarcasmo.

—¿Pensativa yo?, para nada —le respondo con el mismo sarcasmo

—¿No?, supuse que estarías pensando en Brad.

—De hecho, sí, pensaba en la manera de aguantarlo todo el año

—¿Será eso? O de lo mucho que te atrae

—Es guapo, lo admito, pero solo me da curiosidad

Suena el timbre y antes de Física tenemos una hora libre así que vamos a la cafetería.

Me pongo al final de la fila, mientras Katlyn y Nathan guardan una mesa y justo delante de mí está Brad y me hubiera ido, lo hubiera hecho si él no me hubiera agarrado.

—¿Te vas sin comprar? —me pregunta y noto una pequeña sonrisa

—No es eso, sino que no me gusta formar fila detrás de gente que me acosa con la mirada, así que pensé en regresar cuando te fueras.

—Si es eso, ¿qué te parece si formas la fila delante del acosador? —dice aun sonriendo, me guiña un ojo y se va.

Regreso a la mesa con mi bandeja.

—¿Qué te dijo?



Y. Rodríguez

#17520 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amistad y hermandad, drama

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar