Júrame tu silencio

30- Carro nuevo

Estamos saliendo de la clase de inglés y Katlyn va a buscar a Dylan porque él tiene el dinero de su almuerzo. Yo estoy a punto de ir a la clase de química cuando Alex me detiene.

—¿Qué quieres, Alex?

—A ti, Sky

—Déjame en paz, ve a ligarte a Roxy

—No, ella diría que sí y a mí me gustan las difíciles

—Lástima que a mí no me gustan los imbéciles

—Vamos, ¿No quieres una pequeña aventura ahora que Brad no está?

—No, una aventura no está en mi lista de cosas por hacer.

—Piénsalo, nadie se enterará.

—¿Piensas que te voy a creer después del pequeño rumor que empezaste cuando terminé con Brad?

—Eso fue en el pasado

—Alex, voy a llegar tarde a mi clase así que por favor quítate que me voy.

Empiezo a caminar, pero Alex me jala por una de mis manos y me acorrala contra la pared poniendo el peso de su cuerpo contra mí.

Las clases ya comenzaron por lo que el pasillo está vacío.

—¡¿Qué te pasa?! —exclamo enojada

—Traté de ser amable, pero no me dejas de otra soy, Alex Powell y ninguna chica me dice que no.

—Obviamente ya llegó una que sí —digo para hacerlo enojar más.

Intento quitármelo de encima, pero con cada empujón que le doy, Alex presiona aún más.

—No te irás —dice y coloca mis manos contra la pared evitando que las mueva y comienza a besarme el cuello.

—Una pregunta, antes que continúes —digo

—¿Qué?

—¿Por qué ahora y no cuando Brad estaba?

—La paciencia es una virtud y llegó mi oportunidad —dice y sigue en lo que está haciendo.

—No creo que esta sea tu oportunidad y sí la paciencia es una virtud, pero creo que tú eres un cobarde, ahora, ¿Pretendes violarme o qué?

—No, no te violaré, pero sí puedo besarte.

En ese momento ceo que el “Evans” se me sube a la cabeza y le doy un rodillazo donde más le puede doler a un hombre y me suelta, Alex se dobla de dolor.

—Eso tampoco podrás hacer —digo dando media vuelta para irme, pero él habla.

—También eres ruda, me gusta

Del enojo me acerco y le doy una bofetada.

—No te acerques más a mí

Dejo a Alex aún doblado y enojado y me voy al salón.

Al llegar le digo al profesor que me sentía mal y por eso llegaba tarde. Ya no falta mucho para que la clase termine.

Me siento al lado de Katlyn.

—¿Qué te ocurrió? —me pregunta en un susurro

—Alex, Alex pasó

Mientras estamos almorzando les cuento a todos lo que pasó con Alex.

—Pensé que él ya había olvidado —dice Katlyn

—Hizo eso porque sabe que Brad no está

—Ya lo golpeaste, pero no dudes en llamarme si necesitas que lo golpeé de nuevo —dice Dani

—Lo tendré en cuenta, ahora cambiando de tema, Zack… ¿hoy me llevarás a comprar mi carro?

—Por supuesto, es una misión que tenemos que cumplir

—Excelente

—No te olvides de mí —dice Katlyn

—¿Cómo voy a hacer eso?

Termino de comer y quedan 10 minutos de almuerzo todavía así que le envío un mensaje a Brad.

Hola

A los segundos recibo respuesta.

Hola, Cielo

 ¿Estás ocupado?

Voy camino a una práctica

Estoy en una mesa con más de cinco personas, pero siento que me falta alguien todavía, alguien en especial.

¿Te puedo llamar en la noche?

Claro, ¿estás bien?



Y. Rodríguez

#17655 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amistad y hermandad, drama

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar