Júrame tu silencio

34- Carrera final

Estoy en el aeropuerto esperando a que Brad llegue, esta vez me aseguré de llegar más temprano.

Ian no pudo venir porque tenía examen en la universidad, yo en cambio no tenía nada importante.

Me siento impaciente a escuchar música para relajarme, pero como siempre mi pie derecho comienza a repiquetear contra el piso, siempre pasa cuando estoy ansiosa o…

Escucho que me hablan y levanto la mirada.

—¿Nerviosa? —pregunta Brad sonriendo

Me levanto de mi silla y me lanzo a sus brazos y él me abraza con fuerza.

Le doy un beso y nos soltamos.

—El primero después de tantos días —digo

—Unos largos días sin ti

—Y bien, ¿Cómo se siente mi corredor favorito?

—¿Te digo la verdad?, aún no lo creo.

—Pues créelo, tienes una medalla, trofeo y un carro nuevo que lo demuestran.

—Hablando de carro nuevo

—Está afuera —digo entrelazando mi mano con la suya.

—Vamos a verlo

—¿Y tu representante?

—Él se irá solo con el equipaje

Salimos del aeropuerto en dirección al estacionamiento.

Llegamos al lugar donde está mi carro.

—Aquí está —digo sonriendo

—Me gusta, se nota que es tuyo, obvio por la placa con tu nombre pero el azul y el modelo.

—Pensé en un deportivo, pero pensé bien y será más cómodo este cuando vaya de compras con Katlyn o cuando vaya a alguna parte con ella y Nathan.

—¿Puedo manejarlo?

—Mmm… no —digo sonriendo

—¿Crees manejar mejor que yo? —pregunta sonriendo.

—Quizá

—¿Quieres averiguarlo? —propone —Ahora hay dos Ferraris en la pista.

—¿El otro ya llegó?

—Sí

—Si pierdo, ¿qué ganas?

—Te diré lo que quiero cuando gane

—Está bien

—Si ganas, ¿Qué quieres?

—Te diré lo que quiero cuando gane

—Vamos entonces

Conduje hasta la pista y cuando llegamos vamos directo al vestidor.

Brad me da uno de sus trajes y me lo puse rápidamente.

Espero a Brad y salimos a los pits y de hecho si están los dos carros.

—¿Cuáles serán las reglas? —me pregunta Brad

—¿Dos vueltas?

—Bien, el primero que cruce la línea gana.

—Hecho

—Solo te digo que lo que quiero es a largo plazo o puede ser a largo plazo.

—Yo aún no sé lo que quiero

—No importa, ya que no ganarás

—Ya lo veremos

Vamos cada uno a un carro y uno de los chicos de los pits hace la cuenta regresiva y la carrera empieza.

Me aseguro de ir a la cabeza desde el primer momento.

A mitad de la primera vuelta veo que Brad se está acercando y acelero dejándolo más atrás y de alguna manera gano la primera vuelta. Eso me anima y manejo con más velocidad.

En la segunda vuelta, todo el principio Brad se la pasa pegado a mi costado, pero no me rebasa y dejo de mirarlo, concentrándome en la pista.

A mitad de la vuelta, Brad acelera y me rebasa, cuando lo veo delante de mí acelero, pero no logro alcanzarlo.

Así es como caigo en cuenta en que está haciendo lo mismo que le hizo al tipo de la Speed 2.0.

Brad hace que su oponente se sienta seguro y con confianza de que ganará y en ese momento es cuando él llega para quitar toda ilusión.

Brad está a punto de ganar y hago mi último esfuerzo y acelerando a todo lo que da, logrando alcanzar a Brad y por cuestión de segundos no logro rebasarlo y aunque no lo puedo creer, pierdo la carrera.



Y. Rodríguez

#17762 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amistad y hermandad, drama

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar