La Alpha de los Alphas

Capítulo 17

Narra Ashley

Una persona comenzó a salir de la oscuridad, cuando vi quien era me asusté, se que ella estaba desde hace algunos días junto con Tina pero, se supone que soy de su manada, su beta, no debería hacerme daño ¿era una venganza por Derek? tenía mucho miedo.

-Hola Ashley- dijo burlonamente, suspiré pesadamente, mi cuerpo no daba más de sí, cerré mis ojos y hablé.

-Hola Emma.

-Deberíais haberme dejado un poco para jugar ¿no crees Tina?

-Otro día será, si lo hacemos una vez más, la mataremos, y no quiero eso y lo sabes.

-¿Por qué haces esto Emma? ¿es por poder?- pregunté cansada. Ella rió amargamente.

-A mí no me interesa tu estupido poder niña, yo ya tengo un gran dominio entre mis manos en el que todos me respetan, y con eso me es más que suficiente. Yo hago esto por venganza, por arrebatarme mi vida entera, espero tu muerte con ansias.

-Vosotros hechizásteis a Scott- estaba al borde de las lágrimas, estaban ya acumuladas en mis ojos.

-Sí, así fue, pero lograste entrar en su mente y hacerlo escapar. No vas a salir nunca de aquí Ashley, pero si lo haces, será muerta.- no me pude contener más, yo no quería esto, solo una vida normal- oh no llores por favor, me vas a hacer llorar a mí- los tres se rieron.

-No lo entendéis, yo nunca quise esto, no lo elegí. Si por mi fuese sería una humana normal.- por favor sácame de aquí Scott.

-¿Sabes quién mató a tu abuela?- Tina se acercó a mí y me levantó el mentón bruscamente- yo, fui yo- más lágrimas salían de mí. Quitó su mano haciéndome la cara a un lado y se levantó- ella te protegía, era una bruja poderosa, y solo era un estorbo para mí. No dejaría que nada te pasase, por eso mandé a John matarla.- no es posible.

-¿Tú eres la bestia?

-Sigo vivo, se me olvidó decírtelo- sonrió cínicamente.

-¡Mataste a tu abuela!- miré enfurecida a Tina.

-Ella no es mi abuela hermanita, y nunca lo fue.

-Entonces tampoco soy tu hermana así que no me llames así.- mejor que no me hagan pasar la línea.

-¡Tú me lo quitaste todo! siempre fuiste la hija favorita y nunca recibí el amor que tú recibías. 

Nunca me quisieron como a ti ¿piensas que mi vida fue normal? me utilizaron, desde pequeña supe que era una mujer lobo. Y por más que todavía no me había convertido por primera vez ellos me entrenaron, mientras tú jugabas con muñecas a mí me enseñaban a pelear. No me querían.

-Eso es mentira ¡si te querían!

-Merecían morir Ashley, al igual que tú.- empezó a acercarse a mí.

-El odio te está cegando, para Tina- siguió acercándose- ¡para!- acercó su rostro al mío- ¡he dicho que pares!- noté como mis colmillos salieron y mis ojos cambiaron de color. No había sonado a un grito, más bien me salió un rugido. Se separó asustada pero el miedo lo camufló rápidamente. Se hizo un silencio y mi gemela habló.

-Han llegado- se miraron entre los tres y Emma se acercó a mí y me susurró.

-Los mataremos a todos- mi cara se cambió por una de terror. Mis ojos se aguaron nuevamente.

-¿Matarás a tu hermano? ¿al hombre que amas?- limpió una lágrima rebelde que caía por mi mejilla.

-Ellos ya no me importan, Derek ya no me importa. Y mi hermano, me traicionó.- se acercó más a mi oído- todos me traicionaron, por ti- la última palabra la dijo con asco. Comenzó a alejarse, no mierda no.

-¡Emma! ¡no les hagáis daño por favor! ¡no no!- mis gritos eran desgarradores pero en este instante solo se oía mi voz, ya casi ronca de tanto gritar. 

El silencio y la soledad eran mis únicos compañeros ahora, mis sollozos eran los que se escuchaban por todo el lugar. Maldigo el día en el que nací, maldigo el día en el que me convertí en mujer lobo, maldigo todo.

Unos pasos se oyeron, no no no, era Derek. Cuando me vio se acercó velozmente a mí y agarró mi cara con sus enormes manos.

-Cielos Ashley, tranquila te sacaremos de aquí- negué con mi cabeza muchas veces mientras lloraba, mi cara estaba empapada.

-No no, Derek tenéis que iros- los demás entraron- iros iros por favor- Stiles y los demás se acercaron a mí.

-Dios mío, lo siento tanto Ashley es todo culpa mía…- interrumpí al humano.

-¡Tenéis que iros!- grité- ¡es una trampa!- unos gruñidos se oyeron y salieron de sorpresa. Era una emboscada.

Los hombres lobo comenzaron a pelear. John se había transformado en esa temible bestia. 

-No puede ser- Scott alzó mucho la cabeza para verlo a los ojos.

Emma se lanzó sobre Derek.

-¡Emma! ¿qué narices estás haciendo?- decía Hale mientras esquivaba sus ataques.

-Intento mataros- su voz salió como la de un animal furioso.

Malia le estaba dando una buena paliza a Tina, pero ella se encontró a su lado con un palo. Cogió a la mujer coyote del brazo y con una fuerza inhumana la lanzó al suelo. Estaba por clavarle el palo pero Erica se tiró encima suya. Jackson por detrás había logrado paralizar a Emma y a la bestia. Tina tenía muchas heridas debido a Malia y Erica, la rubia estaba por desgarrar su garganta cuando mi gemela clavó el palo en ella, traspasándola. Dime que era un sueño por favor, que no es real. Lo sacó de una forma abrupta y dejó a una Erica débil en el suelo retorciéndose de dolor. Empecé a tirar de las cadenas que me tenían sujeta, no podía. Grité, de dolor, ella estaba muerta había muerto, y no pude hacer nada, chillé tan fuerte que los cristales del lugar se rompieron en pedazos. Cuando me quise dar cuenta, ellos ya no estaban, habían huido.

Derek se acercó y la cogió en brazos, todos se acercaban a ella, todo es mi culpa, si simplemente no hubiese aceptado estar con ellos…

Ethan se acercó a mí y me liberó. Cogí mi camiseta y me la puse, me acerqué al cuerpo inerte de mi amiga.

-Juro que te vengaré- susurré, cogí su mano- lo siento.- Isaac me puso una mano en el hombro, me levanté y me refugié en sus brazos, nunca vi morir a alguien delante mío, y menos tan importante para mí. Ahora siempre habrá un vacío en mí que nadie lo podrá llenar. Pero tengo una cosa clara, y es que con esto, Tina acaba de declararnos la guerra, y pienso ganarla.



Michelle

Editado: 02.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar