La bestia

Capítulo 14

Allen:

 

Sasha se quedo dormida en mis brazos, sé que ella me teme, teme lo que soy pero sé que en un momento me querrá, sé que en un momento ella vendrá a mi.

Los cabellos de Sasha estaban en mi pecho y cara, amaba lo que estaba encima de mi. Ella estará conmigo por toda la terminas de eso estoy seguro.

—¡Quiero comerla a besos! —rugió mi lobo.

—Yo igual, solo debemos darle espacio y tiempo, ella está confiando en mi poco a poco —susurré acariciando el cabello de mi mate.

—La necesito, ya he pasado tantos años sin ella, la necesito —pedía.

—Yo igual, la necesito.

Lo siguiente que hice fue recostar a Sasha en la cama completamente, yo me coloqué encima de ella cuidando de que no le pusiera nada de mi peso encima de ella.

Quité cada cabello de su rostro para poder apreciarlo mejor. Lo siguiente que pasó fue que coloqué mis labios encima de los suyos.

Sasha por inercia despertó algo sorprendido, ella no me correspondía el beso pero tampoco me lo impedía.

—Allen —susurró Sasha.

—No me pude resistir —dije apartándome de ella.

Ella no dijo nada más, solo asintió con su cabeza, la atraje hacia mí para sentarla encima de mi regazo viéndome frente a frente. Puse mis brazos alrededor de su cadera y la atraje a mi.

—¿Te gusto? —pregunté.

—¿Tú? —cuestionó tímidamente.

—Si, de alguna manera tengo miedo de que no te atraiga —confesé.

—No sé si me atraigas, todo esto es nuevo para mí, yo siempre he vivido con Gianni —admitió.

—¿Tuvieron una historia? —pregunté algo enojado por la respuesta.

—Algo, cuando mis padres y los suyos murieron estaba frágil y él me ayudó bastante, después vino lo de David, hubo una noche, está algo frágil —la interrumpí ante de que continuará.

—¿Se acostaron?

Sasha cambió su rostro de tímida a pálida e insegura. Tal vez piensa que le voy a hacer algo por haberme dicho eso. No puedo evitar lo que ella ha vivido hace años, pero puedo arreglar su vida a partir de hora.

—No me voy a enojar, te lo prometo  —juré.

—Solo fue una noche —susurró agachando su cabeza.

—Yo haré lo que sea para que olvides todo lo malo que ha sucedido, sólo acéptame —pedí.

—No quiero que me dañes —murmuró.

—Eso sería lo único que haría mi amor.

Lo siguiente que hice fue cargarla para ir a la cocina, ya que debe de estar hambrienta y no quiero que sufra un trastorno de alimentación.

También quería consentirla lo mejor que pudiera, no me quiero apartar de ella ni por un segundo.

Llegamos al comedor y la coloqué en una de las sillas mientras yo iba a la cocina y pedía que nos trajeran algo de comer. Cuando volví con ella, Sasha estaba con la mirada perdida. Sabía que extrañaba a Gianni y eso es lo que me dio más coraje, pero sé que es su vida él.

Tenía planes de cenar hoy con Andrew, Mary y Gianni, era una sorpresa para Sasha ya que necesita más gente a su lado y creo que esto le sentará bien.

—Gianni estará aquí en unos cuantos minutos —avisé.

—¿En serio? —preguntó emocionada.

—Si, vamos a cenar los 5 juntos.

—¿Los 5? —cuestionó.

—Si, Mary, Andrew, Gianni, tú y yo —respondí tomando su mano.

—Oh —se limitó a decir.

Iba a hablar, pero oí que tocaron el timbre de la cabaña. Me levanté de mi asiento asegurándome de que Sasha estuviera bien.

Cuando abrí la puerta vi a las tres personas que estaba esperando. Mary, Andrew y Gianni. Me agrado que ellos estuvieran aquí, solo pensaba en el bienestar de mi chica.

—Pasen —los invité a entrar.

Lo primero que hizo Gianni fue abrazar a mi mate con todas las fuerzas, sé que ella estaba tan ansiosa por verlo, desearía que ella me viera cómo ve a ese chico.

—Siéntense, la comida está lista —dije mirando a Gianni como abrazaba a mi mate.



Violett

#54 en Fantasía
#48 en Personajes sobrenaturales
#5 en Magia

En el texto hay: lobos, hombreslobo

Editado: 01.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar