La chica bajo la Luna

Contrariedades.

Detesto llorar; por eso cuando te recuerdo también te odio, porque has sido el causante de este desahucio, de este tormento. Te llevaste lo más hermoso y noble de mí, así como un huracán, y luego, llegas tan bello como la primavera, llena de flores y color, de dulces y pasión, hasta convertirte en un lánguido invierno, tan frío, despiadado.

Detesto llorar; por eso cuando lo hago, prefiero la soledad, la oscuridad, el silencio, la tranquilidad... En verano viniste y en sigilo te fuiste; el otoño, es un desvelo inagotable y un quebranto irremediable.

Detesto llorar, porque en mi alma se hacen ríos; charcos de añoranza, de tristeza y la inmensa fragilidad, perdiendo mi control y volviéndote a amar. 
 



Sttelar

Editado: 05.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar