La Chica De Un Zimmerman (zimmey libro 2)

—23—

↙↘↙↘↙↘↙☸↘↙↘↙↘↙↘↙↘↙↘↙


Los días pasan y nuestra estadía en Múnich continúa, es muy placentera. El señor Eric va mejorando, días atrás ya ha podido salir de la habitación, el rojo en sus ojos no está más. Ambos hemos estado trabajando desde acá en nuestras respectivas ocupaciones, las más veces, Paul está centrado en la portátil, mucho de lo que hace yo no tengo idea de lo que es, porque con facilidad me aburro de estar todo el tiempo pegados, por lo cual, trabajo desde lejos en conjunto a Braulio con los detalles de lanzamiento del libro y sus respectivas firmas de autógrafos, que en su totalidad deben ser dentro de la ciudad, puesto que las fechas coinciden con mis últimas semanas de embarazo y por orden médica, en el último mes es inapelable el descanso total.

Por otro lado, he tenido la oportunidad de hacer breves recorridos por la ciudad, puesto que no puedo caminar demasiado, el cansancio llega demandado pronto. Compras, comidas, paseos y más compras para Rose por parte de su abuela, bisabuela, tía y... Yo quedo loca con tantas cosas, todo está siendo enviado a Seattle por traslado. La señorita Zimmerman, coge las noches para hacerse sentir, no hay una sola de ellas en que haya podido dormir con tranquilidad, puesto que mi hija hace lo posible para despertarme, mientras su padre duerme a placer, más allá de que en ocasiones se despierta al sentir mis movimientos en la cama. Para no variar, tengo los pies como globos y ni que decir de los tobillos que son como pequeños embutidos a punto de escaparse. El uso de vestidos prenatales es inevitable, la ropa casual no me entra, puesto que parece que cada que alguien sabe de mi embarazo, mi tripa crece, ahora mismo soy un tonel... De ancho y feo.

El espejo me da depresión, verme es terrible... ¿Qué ha sido de mi? Estoy gorda, inflamada de todos lados y hasta tengo cachetes, indicio de que me estoy pasando con la alimentación desbalanceada. Pero, ¿Quién puede rechazar lo que ofrece la suegra? Digo, es por el bien de la convivencia. Al estar en la semana veinticuatro, toca la revisión mensual y la ecografía del segundo trimestre, cosas que deberán realizarse aquí, para luego ser enviada a la doctora Smith y así ella lo pueda anexar a mis archivos de control. Marta nos ha conseguido la cita con una amiga suya dentro del hospital donde trabaja, en los pasillos nos encontramos con su esposo Drew, el doctor Schei... ¡Jodidos apellidos complicados! Scheidemann. Es de ver y no creer los formales que son en el trabajo, van de doctor y doctora en su trato, quien los viese, jamás imaginaria que comparten la misma casa y sortijas de matrimonio. Pongo los ojos en blanco, otra vez... Otra vez.

—Paul, me estoy meando de nuevo. —Mantiene su mano sobre mis hombros. — ¡Es en serio, joder!

—En el siguiente piso, está la consulta. Ahí podrás ir al baño.

—Quiero ir ahora, jodidamente... Ahora... Mismo. Es decir, ya.

—Mira Paul, si una mujer quiere mear en ese estado, le traes el bote hasta sus piernas de ser posible. —Le riñe. —Ven, Phoebe. Y tú, sobrino mío, ve con la secretaria de la doctora para confirmar la cita.

Ella tira con suavidad de mi brazo para guiarme a los baños que se encuentras a no más de unos cuantos metros. Mi mal humor se va cuando mi vejiga queda nuevamente vacía, tras subirme los calzones de abuela salgo para lavarme las manos. Ella está esperando ahí y me tiende la toalla de papel para que me seque.

—Estos hombres no entienden nada. —Murmura burlesca. —Una debe tenerles paciencia como un santo.

Solo sonrío, yo no puedo quejarme del esposo consentidor que me ha tocado, aunque a veces su cabezota no le permita pensar con claridad. Al llegar a la sala de espera, ella se despide puesto que tiene pacientes por atender, le agradezco por habernos acompañado. Tomo lugar en el sillón donde Paul está sentado cómodamente.

—Hola. —Murmuro recostando mi cabeza en su hombro. Rápidamente su mano viaja a mi inexistente cintura.

—Hola, ¿Todo en orden?

—Si. Hay espacio liberado justo ahora. Paul, la próxima te embarazas tú. —Digo. Sabiendo con claridad que es una tontería. Pero él, como todo un amor que es, responde:

—Claro. Como tú lo desees. —Besa la punta de mi nariz.

Nos quedamos en la misma posición esperando a que nos llamen. Desliza con suavidad los dedos en la parte que cubre la mano sobre mi cintura. Mientras que con la otra revisa un documento de Müller que lleva en el móvil. Hombres y sus trabajos. Bufo, pero no se percata de ello, al parecer es algo demasiado Interesante, de forma habilidosa subraya cierta parte del escrito. Que aburrido. Exactamente, media hora después, la chica del escritorio dice:

—Phoebe Zimmerman. —Por fin.

Ambos nos levantamos y caminamos hacia la puerta del consultorio. La doctora nos espera en su escritorio, solo se levanta para extender su mano.

—Hola, soy la doctora Morgan Schell. Marta me ha dicho que vendrían.

—Paul Zimmerman. —Dice totalmente imponente con su voz alemana que me pone con loca. —Y mi esposa, Phoebe.

—Es un placer. —Suelta mi mano con una sonrisa sincera. A la vista, es mayor que mi madre, en sus buenos tiempos me parece que ha sido rompecorazones o puede continuar siéndolo. —Bueno, ya saben como es esto.

Empieza por la revisión general, donde me dice lo que ya imaginaba, estoy un poco pasada de peso, pero en general, todo está perfecto. Ruedo los ojos cuanto toca el tema de que siga una dieta, tomo el papel, pero definitivamente voy a tragarme lo que quiera,  después de todo, soy yo la embarazada, no ella. Además, el día entero muero de hambre, no es mi culpa. Después de la revisión, por fin es hora de lo que realmente me ha traído aquí, ¡Ver a la bebé! Tras acostarme y dejar expuesto mi vientre, ella empieza a mover el transductor, lo frío del aparato me da cosquillas, trato de no reír, simplemente sonrío mientras observo a Paul sonriendo en dirección al monitor.



cinthyasarriabooks

#977 en Novela romántica
#37 en Fanfic

En el texto hay: pareja, romance, amor

Editado: 29.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar