La Elegida (en Edición)

Capitulo 14

Me encontraba absorta en una oscuridad espesa, que recorría cada parte de mi habitación. Sentada sobre un extremo de la cama, pensando o simplemente intentando descifrar que sucedería a partir de ahora.

Todavía podía sentir un pequeño cosquilleo sobre las palmas de mis manos, cada segundo pasaba y mi mente estaba siento atormentada por pequeñas voces, susurros interminables, llenos de dolor y otros con una pizca de emoción. 

Podía escuchar el ruido de mi respiración, mis pies rozaban la madera del piso, haciendo que mi piel se erizara con el contacto de la madera fría. Mi vista estaba centrada en ningún objeto en particular. La calma recorría por completo mi cuerpo, dejándome en un abismo lleno de paz. Por lo menos hasta el momento, disfrutaba del silencio que reinaba este lugar, como si esperara a la noche donde el silencio era el único acompañante de esta.

No sabía el que hacia o que esperaba en esta habitación, intentaba convencerme de que estaría protegida dentro de esta.

Pero no era así, cualquier lugar donde estuviera sería peligroso, no importa donde este. Tendría que cuidarme de cualquier persona, o tal vez del mismo diablo.

Cerraba mis ojos con el simple echo de desaparecer aunque sea unos miserables minutos, horas...

Pero me era imposible mantener mi cerebro desconectado de todo, no podía descansar. Me encontraba totalmente despierta, sin ningún tipo de cansancio.

Estaba más despierta que nunca.

Minutos fueron los que pasaron, o tal vez horas. En donde el silencio reino por completo la habitación, dejando tensión sobre el aire.

Minutos en los que sentía que algo dentro de mi se prendía, como si estuviera despertándose por primera vez.

Una repentina ira crecía en mi interior, cada vez aumentando más y más....

Mi respiración se acelero, mis puños se cerraron, mis ojos ardían y una pequeña opresión en mi pecho me hacía sentir que en cualquier momento explotaría. 

El tiempo se detuvo unos determinados minutos, todo a mi alrededor se congelo. 
Como si fuera una bomba y esta estuviera a punto de explotar.

Mi respiración se hacía cada ves más pesada, mi cambio de humor era constante.

No entendía lo que sucedía, la confusión me invadía rápidamente. Causando un fuerte dolor de cabeza en mi.

Dejando que la ira me domine, todas las emociones explotaron en mi interior, recuerdos atormentandome,  susurros, personas, absolutamente todo giraba a mi alrededor.

Estaba encerrada en mis emociones, como si ellas fueran la llama que estuviera a punto de prender la bomba.

Que lamentablemente era yo...

Imagenes bombardeaban mi mente como si quisieran hacerme daño.

Los susurros eran cada vez más altos, más aterradores.

Nuestro futuro esta en tus manos

Ya es la hora mi niña

No tengas miedo, eres más fuerte de lo que crees

Susurro la voz temblorosa de una mujer, sonaba como si tuviera prisa.

Imágenes y sucesos horribles se me venían a la mente.

Un castillo.
Mucha tristeza.
Dos personas que yacían llenas de dolor.

Ya es hora mi princesa

Una mujer malvada.
Una princesa falsa.

No tengas miedo

Personas implorando ayuda.
Sangre...
Muertes.
Aliados.

Alcance a escuchar, antes de que todo se volviera oscuro....



GiuliGarcia

Editado: 21.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar