La Elegida (en Edición)

Capitulo 31

-¿Eso quiere decir que estaré protegida por dos seres?- pregunte, aún me encontraba confundida procesando todo lo que acababa de escuchar.

Sonrío divertida a causa de mi confusión.

-No cariño- negó mirándome detenidamente- estas protegida por un solo ser inmortal- finalizo.

-¿Como?- pregunte aún más confundida por su respuesta.

-Estas siendo protegida por un ser mitad ángel y bruja- suspiro- eso quiere decir que este tiene el poder de transformarse en un ángel si lo quisiera y a su ves utilizar poderes como bruja- informo.

Entonces todo tuvo sentido. Desde nuestra conexión hasta de la manera que me siento a su lado, como si estuviera protegida, incluso al sentir conexión familiar.

-¿Tú?- susurre audiblemente, un asentimiento de su parte confirmo mi pregunta.

Mercy, ella era quien estaba destinada a protegerme, ella era quien creo Gea, siendo así mitad ángel y bruja.

-Se que todo esto es demasiado apresurado para ti- explico- también se que te debes de encontrar bastante confundida con todo lo que esta ocurriendo, pero debes de entender que mi deber es protegerte, incluso enseñarte muchas cosas para que te encuentres preparada para partir.

-¿Para partir?- pregunte desconcertada- ¿A donde iremos?- pregunte nuevamente.

-A un lugar lejano- respondió levantándose de la silla, mientras se dirigía hacía la puerta- donde se encuentran tus padres- finalizo saliendo de la habitación.

¿Qué demonios..?

***
-¡Presta atención Alice!- grita por décima vez.

-Eso intento- respondí frustrada.

Nos encontrábamos luchando con nuestros poderes, según Mercy esto ayudaría a mi defensa y a su misma ves me ayudaría a desarrollar mejor mis sentidos.

Pero cada ves que intentaba atacarle, la conversación que habíamos tenido anteriormente volvía a mi mente haciendo que mis pensamientos queden en blanco.

El solo echo de pensar que tendré que ver a mis verdaderos padres hace que sienta demasiados nervios a mi alrededor.

Ocasionando que mis movimientos sean bastantes torpes lo cual hacía me frustrara.

-Concéntrate en tu rival- ordenó posicionándose frente a mi en posición de ataque- no dejes que nada te desconcentre, siempre debes de mirarlo a los ojos y estar atenta a su ataque. Debes de estar con la mente fría, se calculadora, piensa más rápido y mejor aún, debes de estar un paso delante para poder ganar la pelea- se movió rápidamente intentando derribarme lo cuál logró.

Bufe intentando pararme nuevamente pero esta me lo impidió derribándome nuevamente.

-Nunca dejes de mirarle a los ojos, siente el poder dentro de ti, como la energía se mueve a través de tus venas ocasionando que tu corazón de acelere por la adrenalina, siente esos pequeños choques de electricidad que se impulsan por cada extremidad de tu cuerpo, siente el fuego recorriéndote, deja que salga de tu interior y no olvides no dejar de verle a los ojos- explicó.

Asentí mirándola.

-Debes de aprender tres importantes pasos para saber luchar contra tu oponente- comentó.

-¿Cuales son?- pregunté esquivando sus golpes.

-Primer paso- giro transformando en su mano un látigo dorado- debes de tener la mente fría, una mente fría y calculadora siempre esta un paso delante, no debes de dejar que cualquier situación incluso sentimientos te haga daño. Siempre debes de ser calculadora, incluso nunca dejes notar tus intenciones a la hora de pelear, esto puede ser un punto a favor para tu oponente y no querrás que eso ocurra- advirtió.

Mi respiración se aceleraba a medida que nuestros movimientos se hacían constantes, nuestros cuerpos se movían de un lado a otro intentando esquivar nuestros golpes.

-Segundo paso- paro de moverse bruscamente- libera el poder dentro de ti, deja que despierten y que estos salgan de ti, debes sentir como estos van despertándose, siente como la ira, la frustración y el rencor recorren tus venas. Siente y deja que estos salgan de ti, pero recuerda que solo tu puedes controlarlos a ellos, tu poder es más grande de lo que puedas imaginar, solo siente y deja que despierten- cerro sus ojos comenzando a moverse lejos de mi.

Suspire tratando de concentrarme, mi cuerpo dolía a causa del entrenamiento, me sentía exhausta y me frustraba no poder concertarme lo suficiente en mis elementos para que estos se despierten.

-Tercer último paso- suspiro concentrándose en mis ojos- no dejes de confiar en ti, una persona segura de si misma puede lograr todo lo que se proponga, y tu debes de hacer eso, nunca dejes de confiar en ti misma. Porque si solo un milésimo segundo subestimas todo lo que puedes lograr entonces no lograras nada sintiéndote así. Debes de sentirte segura, confiar en ti, no importa lo que suceda, tendrás que luchar por conseguir lo que quieres, muchas veces tropezaras y sera difícil seguir adelante, pero debes saber que nada es fácil, tendrás que lidiar con muchas emociones dentro de ti- se posiciono en posición de ataque- así que no importa lo que suceda, siempre confía en ti porque una mente segura es la herramienta principal para ser feliz- me guiño mientras comenzábamos a luchar nuevamente.



GiuliGarcia

Editado: 21.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar