La Flauta de la Vida

Capitulo IX


Después de una gran rato. Tom y Enrique fueron a dejarla hasta su departamento, no sabían si aun seguían esos idiotas que le hicieron daño, pero hasta hora todo esta bien por el momento.

Cuando la fueron a dejarla justo en su puerta, se despidieron y les regalo una bolsa de panes de dulces. Casi Enrique llora por ella porque en verdad eran deliciosas, también a ella le gustaron, incluso quería comer uno justo ahora pero mas tarde o para mañana.

Se tenia que recuperar de la paliza pero con algunas horas de descanso, las piernas ya estarían como nuevas, eso quisiera decir de su brazo pero hasta hora eso basta. Cuando se fueron, ella se fue a descansar en su cama, este día fue mucho para ella que solo quería cerrar sus ojos y dormir tranquilamente y no despertar hasta agosto.

Aunque no podía descansar, después que pasara un mal día, y no poder practicar nada de la flauta. No sabe como le va ser mañana, además cuando la tenían golpeándola, le robaron todo el dinero que tenia para la renta, ahora no sabe que debería hacer mañana, el plazo es mañana y no tiene el dinero para pagarlo. Siempre lo peor le tiene que llegar a ella.

●●●

Al llegar de la mañana y con el solo saliendo libremente. Seria el día donde las flores iban a florecer como siempre lo han hecho.

Aunque este día era para aprovecharla, algunos no tenían tanta suerte como los otros. Todos deben hacer lo que es mejor hacer, recuperar lo perdido.

Cuando estaba despertando con al menos el cuerpo mas o menos recuperado. Se pudo levantar por si misma, pero no estaba de buen humor ahora, estaba un poco triste por lo que iba pasar muy pronto. Además si intenta obtener otra oportunidad, capaz que no le de otro mas y la corre del departamento. Sabe que es la ultima oportunidad que le quedaba para ella, ya no tenia otra opción, solo irse de este lugar a buscar otro en donde podría vivir bien, y eso seria lo mas difícil de hacer.

Lili: ya no tengo lo requerido. ¿En donde iré ahora? No tengo otro lugar en donde ir.

Con el poco tiempo que le quedaba, acepto la situación y de inmediato arreglo las cosas para irse. Sacando las maletas y reorganizando todo lo que tiene y guardándola para después irse de aquí, no tenia otra opción.

Además las melodías que tenia en su bolso las hicieron pedazos, y también la flauta no sabe en donde la dejo, tal vez se rompió con las melodías. Al pensar en eso, solo la vuelve mas triste que nunca, como apunto de llorar. Es lo único que podía hacer después de todo.

Con el poco tiempo que le tomo en terminar de organizar las maletas, aunque solo era una nomas. Salió por la puerta y fue directo a la puerta principal para luego irse de este lugar y no volver mas…

●●●

Cuando estaba saliendo del hotel, desde al frente suyo. Llegaba desde lejos alguien le resulta familiar, al ver mas fijamente, ahí llegaba Enrique con la ropa de entrenamiento. Como lo veía, estaba sudando con el calor del día y de los chaleco que llevaba puesto, era muy común en los deportistas en estos días.

Estaba llegando hasta donde estaba ella, tal vez quería saludarle y preguntar de su estado. Eso parece, con la concentración que tenia, tal parece que pasara al momento cuando este aquí, capas que no se acuerde.

Enrique: ¡hola Lili!

Lili: (¿?)

Eso pensaba ella, pero esta vez le salude de lejos. Aunque ya estaba cerca, igual quería verla.

Al llegar hacia ella, le dijo:

Enrique: enserio que estoy transpirando demasiado. ¿Cómo estas?

Lili: bien… bueno, es que ahora estoy mudándome.

Enrique: ¿Por qué?

Lili: es no tengo el dinero que tenia. Y ya no puedo vivir mas aquí…

Enrique: que pena. Al menos, ¿sabes a donde iras?

Lili: no lo se… pero creo en un lugar donde esta ventilado y cálido.

Enrique: (…)

Lili: bueno… me tengo que ir. Buena suerte en tu entrenamiento. Por cierto toma.

Le regalo una bolsa que contenía algunos plátanos, era lo único que podía recompensar después lo que han hecho por ella.

Enrique: ouh… pues, mucha gracias… se ven muy bien.

Lili: están bien para tus calambres, y también para Tom.

Enrique: je, muchas gracias por eso.

Lili: fue un placer. Además me ayudaron demasiado en estos días, y eso era lo único que podía hacer.

Enrique: je, pues de nada.

Lili: bueno… me tengo que irme nomas, que te vaya bien en tu entrenamiento.

Enrique: bien, igual a ti buscando otro lugar.

Lili: gracias… adiós.

Enrique: bye…

Cuando se iba por el camino a donde venia el. Se sentía un poco mal al verla así, no sabe mucho sobre ella, además la única persona que la conoce mas era Tom. No sabe nada sobre, pero como lo paso ene estos días, no quiere que durmiera en la calle como vagabunda. Entonces le dijo:

Enrique: oye…

Lili: ¿si?

Enrique: que tal si vives con nosotros un tiempo. Así no tendrás que preocuparte por nada de la renta.

Lili: pero no podría. No quiero hacerlo, además seria como aprovecharse.

Enrique: no te preocupes. Además esos tíos pueden estar por ahí aun, no será seguro estar ahí a la vista. Sin embargo será peor con tu estado actual.

Lili: pero yo…

Enrique: no nos debes nada por todo lo que hicimos por ti. Además solo somos dos y será interesante tener a otro compañero para platicar.

Lili: ¿están seguros?

Enrique: si, de todos modos no queremos que una amiga este en esas condiciones y la pase mal. Además Tom le gustaría mucho que tu vivieras con nosotros.

Lili: ¿amiga? (…)

Cuando escucho lo que le dijo, que era su amiga. Empezó a salir las lagrimas de pronto de ella.

Enrique: oye no llores. No quiero que te sangre otra vez el ojo.

Lili: esta bien… no voy a llorar por eso.

Enrique: (je)

Estaba muy feliz con lo que le dijo, intento no llorar pero no lo podía soportar. Pero le prometió que no iba a llorar, así que dejo de hacerlo. Y cuando lo hizo, fue con el para que lo llevara hacia su casa y que se sienta como su nuevo hogar por un tiempo. Ya no tenia que dejar que las lagrimas cayeran. La lluvia se puso muy silenciosa ahora…



Leeultra15

#11819 en Otros
#1775 en Humor
#18332 en Novela romántica

En el texto hay: amistad, vida dificil, flauta

Editado: 01.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar