La Hija De Poseidon [1.1]

Capítulo 26| El gran perro

Y L E N I Aððð

Y L E N I A
🌊🌊🌊

  Camino junto a Aileen al estanque de los dioses para ver a Apolión, él no había querido ir a la reunión de los semidioses por Agatha. Lo que fue contraproducente porque ella tampoco se presento en la reunión por que había llegado recientemente su hermana Adara para ayudarla por lo cual tuvo que acomodarla y enseñarle donde queda todo. Ahora debíamos hablar con mi primo de lo que trato la reunión. A la orilla del estanque parado con su ya típica ropa oscura estaba Apolión dándonos la espalda.
 

- Hola chicas ¿Qué cuentan? - nos saludó Apolión en cuanto noto nuestra presencia. Continuaba algo desanimado se le notaba en sus ojos y la actitud que cargaba no era la misma que cuando lo conocí.
 

- Hola primito - Aileen corrió hacia donde estaba el pelinegro para abrazarlo. Él la recibió con afecto estrechándola contra si, era un lindo abrazo entre primos que se podrían considerar casi hermanos.
 

- Yo también quiero un abrazo - camine hacia ellos tirándome encima para abrazarlos queria sentirme parte de ese momento. Sabiendo que mi hermana Electra estaba lejos por asuntos que por su seguridad yo no podía saber donde estaba.
 

- Cuidado que nos caeremos... - no tuvimos tiempo de separarnos cuando Apolión perdió el equilibrio y caímos los tres al agua. Al estar sumergida en el agua pude ver que ahora no había ninguna habitacion sino que era un estanque de rocas simple. Subiendo a la superficie tomo una bocanada de aire pasando mis manos por mi rostro apartando mi cabello.
 

- Esta deliciosa el agua - hablo entre risas mientras miro la cara de mi primo es como un gatito mojado. Aileen sale a la superficie echando algo de agua por su boca y con los ojos cerrados se froto el rostro con sus manos.
 

- Nada como darse un chapuzón en el estanque por la mañana - la rubia al sacar sus manos de su rostro me tira un poco de agua yo le seguí el juego.
 

- Ustedes dos están locas - dándonos una mirada desaprobatoria Apolión nado hasta la orilla para salir del agua. Comenzaba a ver a mis primos como mis hermanos y Apolión se estaba volviendo como un hermano mayor algo cascarrabias pero al que aprecias de todos modos.
 

- Anímate que esta locura viene de familia - arrojando algo de agua Aileen se rio mostrándose tan adorable como siempre.
 

- Si - mi primo no estaba del todo convencido o solo estaba sumergido en sus propios pensamientos. Sin dejar de ver al descendiente de Hades con un movimiento de sus manos aparece un cachorro negro de dos cabezas.
 

- ¿Quién es ese? - me acerque a la orilla del estanque tenía un poco de miedo era un cachorro algo intimidante.
 

- Es el cachorro del perro de mi papá Cerbero - el animal parecia feliz con las caricias que el pelinegro le daba - Se los quería presentar - nos extendió la mano para que salgamos del agua con mi prima.
 

- Es adorable - con Aileen lo comenzamos a llenar de caricias en sus cabezas que disfrutaba el cachorro movía su cola gustoso con el afecto.
 

- Tan hermoso como su dueño - hablo una voz femenina detrás de nosotros y estaba enojada con ella por lo que le hizo a Apolión.
 

- ¿Qué quieres aquí Agatha no tienes trabajo que hacer? - me gire viendo a la diosa con un short blanco de jean, converse azules y top con escote en V de color celeste. Su cabello rosa estaba peinado en dos moños que le daban un aire adorable junto a su maquillaje natural. No mentiré se veía bonita así.
 

- Queria descansar un poco ya termine todas mis tareas - los ojos rosas de la chica no se despegan de Apolión y su postura me insinúa que quiere volver con mi primo.
 

- Descansa en otro lado, no se, busca donde romper otro corazón por ahí. Esa es tu especialidad ¿no? - la chica de cabello rosa alza una de sus cejas incrédula de lo que yo acababa de decirle. Incluso hasta yo misma estaba sorprendida de mis palabras y actitud defensiva. Ver a Apolión tan mal me hizo recordar cuando supe que lo mío con Austin murió, se lo que duele y sentía que debía protegerlo como si yo fuera su hermana menor celosa.
 

- Ylenia mejor déjala y vamos al inframundo necesito tu ayuda - me tomo del brazo Apolión logrando que la batalla silenciosa de miradas con Agatha se rompa.
 

- Dame un minuto - soltando mi brazo de las manos de Apolión camine hacia Agatha - tu y yo tenemos que hablar luego - sin esperar su respuesta me gire de vuelta yendo donde mi primo.
 

Nos aferramos a su brazo con Aileen listas para viajar al inframundo y cerrando mis ojos nos transportamos al inframundo. Fue un segundo lo que nos tardamos en llegar a la entrada del reino de los muertos. Delante de nosotros estaba un enorme perro negro de aspecto amenazante con tres cabezas mas grandes que un tanque de guerra.
 

- Ylenia te presento a Cerbero o Can Cerbero como le llaman algunos - Apolión camino hasta el gran perro que ladro con un vozarrón que me hizo temblar pero no al hijo de Perséfone que comenzó a acariciar una de sus cabezas.
 

- Es enorme sus patas podrían aplastarme - había visto perros grandes pero Cerbero superaba por lejos a todos esos animales y dejaba en vergüenza a otros animales enormes. Aileen bajo al cachorro de Cerbero que fue donde su padre y mi primo para recibir la misma atención.
 

- Acércate no te hará daño - la descendiente de Zeus corrió hacia el perro abrazando una de sus patas. Estaba por un lado impresionada por como el perro no le hizo nada y por otro lado asombrada de que pueda correr con tacones aguja de diez centímetros sin torcerse el tobillo.
 



Danny Baladon

#373 en Fantasía
#28 en Paranormal
#8 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 05.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar