La Hija De Poseidon [1.1]

Capítulo 28| Flechazo

A I L E E Nâð©â

A I L E E N
☇🌩☇

Veo a Apolión robando uno de los biscochos que recién acababa de hacer Hestia con tanto trabajo. Toma otro y corre hacia mí con los dos biscochos la diosa se percata de nuestra travesura y viene tras nosotros.

– Devuelvan eso niños – grito Hestia corriendo detrás de nosotros.

– Corre Aileen – me entrega uno de los biscochos y nos dividimos en diferentes caminos. La diosa me sigue hasta que toma uno de mis brazos sin apretarlo mucho.

– Te tengo – me toma en sus brazos y carga conmigo hasta la sala de tronos.

– AILEEN – el grito de una voz que no era mi papá me despierta.

– Yo no fui – caigo al suelo en un golpe seco por los dioses era solo un sueño. Me levanto rápido al percatarme de eso, pero por si las dudas miro mi cuerpo el que es de una joven de dieciocho años y no el de una niña de cuatro.

– Buenos días princesa Aileen no quise asustarte lamento eso – la risa del chico a mi lado la reconocí como la de Artemis.

– Buen día Artemis – frote mis sienes que parecían estarlas martillando por el dolor que tenía en ellas.

– ¿Estás bien? – su mirada de preocupación me resulto extraña

– Si estoy bien ¿porque la pregunta? – me cruce de brazos dejándolos descansar en mi pecho

– Como tu siempre te levantas temprano y hoy no lo hiciste pensé que te había pasado algo – lo miré por unos segundos antes de aclarar mi garganta para argumentar.

– ¿Qué hora es? – me estire soltando un bostezo.

– Son las diez de la mañana – contesto mi pregunta apuntando su reloj.

– ¿Por que las ninfas no me despertaron? – tome mi celular para verificar que eran las diez de la mañana.

– No importa todavía te da tiempo de visitar la tumba de Damián y seguir trabajando – yo que aún seguía analizando porque Artemis vino a despertarme y no las ninfas. Me sentir perdida ante su pregunta. ¿Quién es Damián?

–  ¿la tumba de quién?

– Damián tu novio – ahora sí que Eris logro colarse en el olimpo y tirarle un manzanazo en la cabeza al hijo de la diosa de la sabiduría.

– Pero que cosas dices Artemis debo trabajar ya me levanté tarde y para la próxima que me levanten las ninfas una princesa jamás debe ser vista en pijama por nadie de su seguridad – lo arrastre hasta la puerta de mi habitación que gracias al rayo estaba abierta. Lo empujé hasta que salió y cerré la puerta a su espalda.

– ¿Yo con novio? es más probable que Apolión tenga una hermana a que yo tenga novio.

⚡🌩⚡ 
 

Caminaba por el estanque de los dioses es mi lugar favorito cuando está mi papá venimos ahí a pasar el día si no está muy ocupado y nos ponemos a pescar rayos. Lo se suena loco pero los dos ponemos rayos con forma de pez en el estanque y los pescamos con la mano. Es divertido y me da oportunidad de hablar con mi papá desde que empezó la guerra no sé nada de él o de mama. Tan solo recibo cartas esporádicas que manda. Pero extrañaba mucho más a mi mamá también extraño cuando ella nos traía bocadillos y me peinaba el cabello. Me siento en uno de los bancos y observó el agua tan cristalina y serena. Hasta que siento como un flechazo en el corazón rápidamente me paro para mirarme y veo que no tengo nada, suspiro aliviada hasta que veo a Calisto y esta tan lindo. Jamás había notado las facciones tan perfectas de Calisto me acerqué al él. Lo tome de la nuca acercando su boca a la mía uniendo nuestros labios en un beso lento y lleno de pasión el me correspondió el beso. Un suspiro se escapa de mis labios al verlo a los ojos el me sonríe y yo le correspondo qué bello es el amor. Nos abrazamos sintiendo el calor de nuestros cuerpos. Pero una voz llamándome nos sorprende.

– ¿Aileen que estás haciendo? – me giro para encontrarme a Ylenia mirándome con horror junto a mi primo Apolión

– Sólo estoy aquí con Calisto – palme el brazo del chico que me sostenía de la cintura

– Lo estabas besando Aileen – la cara de enojo de mi primo no me sorprendió nada sobreprotector.

– Si porque lo amo por eso lo bese – espete enojada con mis primos como se atrevían a cuestionar nuestro amor que recientemente nos dimos cuenta que sentíamos.

– Yo también te amo mi pequeña rubia – Calisto aparto unos cabellos de mi rostro para luego volver a besarme

– ¿cómo puedo pasar esto es ilógico... – la voz de mi prima fue apagándose

– ¿qué es ilógico?

– Mira haya Apolión es Cupido se le debió escapar a Agatha, sabes que este querubín hace lo que quiere cuando esta aburrido debemos capturarlo y llevarlos a todos con Agatha – mi prima señalo a un bebe en pañales que tenía alas con un arco en sus manos.

– Debemos hacerlo ya, mira – muchas parejas entraban tomados de las manos algunos venían abrazados a jarrones o incluso con un espejo. Por mi parte seguía mirando a Calisto era el ser más bello de todo el Olimpo. Hasta que veo una melena verde esconderse cuando giro para mirar los árboles. Demi es ella está escondida con alguien más que no logró ver, tal vez sea Alida.

– ¿Qué pasa linda? – me pregunto el hijo de Hefesto posando una mano en mi cintura.

– Creo que ahí alguien ahí – señale donde había visto ese cabello.

– ¿Segura? – dirigió su mirada al sitio que le indicaba.

– Si segura

– Ven vamos a ver quiénes son – tomo mi mano para que le siguiera.

Pero otro flechazo me alcanzo, pero esta vez duele más que la anterior y algo en mi reacciona nos alejamos enseguida con Calisto. Nos miramos unos minutos y yo decido hablar.

– Ni una palabra de lo que pasó – lo mire acusatoria.



Danny Baladon

#417 en Fantasía
#36 en Paranormal
#12 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 05.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar