La Hija De Poseidon [1.1]

Capítulo 38 | Volver a casa

68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e6177732e636f6d2f776174747061642d6d656469612d736572766963652f53746f7279496d6167652f557467796f7263463344497166673d3d2d3530323438373938382e313562333439656165303938363232303838373634313834353139312e6a7067?s=fit&w=1280&h=1280

D I O M E N E S
🐍🐍

Las mañanas dentro del campamento son tranquilas desde que aumentaron la seguridad dentro por que la princesa Ylenia estuvo aquí y en cuanto la guerra acabe la princesa Electra también vendrá al campamento. Voy camino a la cafetería cuando un rayo cae cerca de mi y por el impacto de la explosión caigo al suelo. Al instante me levanto para ver que fue eso y encuentro a la princesa Aileen estaba mas pálida de lo normal y se veía algo cansada. No llevaba un vestido como siempre la veía ni mucho menos su corona de truenos. Estaba con un short de jean negro una remera blanca con estampado de manzanas que dejaba al descubierto su abdomen con vendajes.

De inmediato corrí hacia ella frenando antes de golpearla y la abrace con cuidado no sabia si sus heridas eran recientes o si le dolería que la apretara. Conocía a la princesa Aileen desde que era un niño ella fue la que me ayudo a adaptarme mas rápido al campamento, estaba solo era un niño muy pequeño y extrañaba a mi mamá. Pero Aileen me acompaño haciendo que dejara de extrañar a mi madre y me contó cosas sobre mi familia y mi hermana a la cual no conocía Demi.

– Hola Aileen hace mucho tiempo que no te veo te extrañe – me separe de ella para verla sonreír siempre me transmitía tranquilidad.

– Hola Diomenes también te extrañe mucho pequeño – acaricio mi cabello dándome una sonrisa que se borró por una mueca de dolor que no pudo esconder. Mire su abdomen con esos extraños vendajes y comencé a pensar que sus heridas no eran de hace mucho tiempo.

– ¿Qué te paso? – pregunte mirándola a los ojos, ya tenia la edad suficiente para saber cuando me estaban diciendo la verdad y cuando me mentían. Los profesores del campamento muchas beses me dijeron que pronto volvería a casa pero sabia que me estaban mintiendo porque nunca volvía a casa. Mi madre es una doncella maldita y no se puede acercar o entrar al olimpo pero de todas formas yo si puedo, no entiendo porque no me dejan ir con ella de una vez por todas.

– ¿Diomenes recuerdas que yo te dije que tenías a una hermana llamada Demi? – la princesa se agacho con cuidado por sus heridas y me miro a los ojos estando a mi altura mirándome con esos ojos que reflejaban una tormenta.

– Si la recuerdo, me contaste muchas beses como es ella – no entendía que tenía que ver mi hermana con lo que le paso a Aileen pero sospechaba que todo estaba conectado. No quería pensar que mi hermana sea una mala persona, Aileen me dijo que ella es linda y que nunca seria capaz de hacerle daño a alguien.

– Demi, ella tiene una amiga llamada Alida que estaba muy enojada conmigo por algo que hizo mi papá y tuvimos una pelea donde yo sali perdiendo – puso una mano en mi hombro viéndome a los ojos – Ahora estoy bien pero Alida está enojada pero hablaremos para aclarar las cosas. Necesito que tu prepares tus cosas es tiempo de volver a casa con tu mamá Medusa y conocer a tu hermana Demi – los ojos de mi amiga se llenaron de lágrimas supongo que le alegra que regrese a casa luego de tanto tiempo estando conmigo contándome acerca de mi familia y debes en cuando llevándome a escondidas al olimpo para ver a mi madre.

– ¿Porque la amiga de mi hermana te haría daño? – estaba enojado con la amiga de mi hermana, Aileen no se merece que la lastimen ella no es mala con ninguna persona. Comenzaba a pensar que tal vez es por las cosas que estaba haciendo mi hermana es que no me dejaban salir del campamento, mis poderes logre dominarlos hace años pero aun así continuaba encerrado en este lugar que era imposible de escapar sin tener la autorización.

– No Diomenes, no le digas nada es algo que la princesa debe hacerse cargo – aclaro la rubia poniéndose en pie acaricio mi cabeza de manera amistosa. La princesa del olimpo intentaba visitarme cada que podía y sus responsabilidades como princesa le permitían tener un tiempo para poder venir al campamento. Pero desde la muerte de Damián entendía que a la rubia le costara venir a este lugar, ambos se conocieron aquí y el campamento fue su punto de encuentro desde que comenzaron a tener una especie de relación. Nadie se esperaba que el novio de Aileen terminara de esa manera, por eso fue que también la seguridad en el campamento aumento. – Debes volver a casa no pienses en otra cosa – comento ella viéndome con sus ojos tormentosos de color gris, yo no podrá terminar de creerme que al fin vería a mi familia. Muchas beses me dijeron lo mismo y nada cambio, yo seguía encerrado en el campamento y mi mama y hermana estaban lejos muy lejos de mi.

– ¿Lo dices enserio? – pregunto con una esperanza creciente dentro de mi, volver a mi casa y conocer a mi hermana es algo que estaba esperando desde hace mucho tiempo. Pero el no poder dominar bien mis poderes me impedía ir a casa.

– Muy enserio – con una sonrisa Aileen asintió repetidas beses con su cabeza.

– ¿Me podrás ir a visitar a casa? – sus ojos grises me miraron por un segundo sin decir nada pero recupero su compostura para poder responderme.

– Claro que te visitaré te extrañare mucho Diomenes – me abrazo comenzando a llorar, la princesa es muy sensible y por eso es que no entiendo como alguien pudo querer lastimarla.



Danny Baladon

#373 en Fantasía
#28 en Paranormal
#8 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 05.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar