La legión: Génesis

Capítulo 7: Demasiado bueno...

Capítulo 7

 

Al día siguiente me desperté temprano. Tenía que ir a la escuela así que tome un poco de cereal con leche y lo comí un poco apurado. Salí, tomé un taxi y fui directo a la escuela.

En la escuela todos me notaron que estaba feliz, todos me preguntaban por qué lo estaba, a lo que yo respondía: "la vida mejora". La mayoría se alegraban de que hubiera tomado una actitud positiva.
Me senté con Gwen todo el día. Mientras pasaban las clases ella me contaba cosas suyas, cómo no sabía que ponerse para ir a fiestas, como a veces se estresaba por la escuela y muchas otras cosas más. A decir verdad, ese día fue agradable, en todo el día no menciono a Goliath; y yo no iba a ser quien para recordárselo. Ese día me la pasé muy bien, en clase de dibujo nos pidieron que hiciéramos cualquier cosa que se viniera a la mente, yo por mi parte dibujé una máscara sonriente con algo de simbología creada por mi; mientras que Gwen por su parte, dibujó una hermosa paloma mientras que debajo hacia un contorno parecido al efecto del fuego. Le pregunté que de que se trataba su dibujo a lo que ella respondió "Es acerca de la ilusión del libre albedrío. La paloma cree que es libre, que puede volar o parar donde quiera, pero no es así, sí para o se detiene el fuego la quemará." Yo me quedé sorprendido al ver como le había podido dar un significado tan amplio y específico a un simple dibujo. Hasta para hacer eso era perfecta. Yo de verdad quería estar con ella, pero no era una obsesión o un falso amor, me explico: Sí, quería estar con ella, pero quería aún más que nada que ella fuera feliz.
El día terminó y uno de mis maestros me pido que me quedara, cosa que yo acepté; cuando estaba arreglando mis cosas, Gwen me dijo "¿Quieres que te espere afuera?" Se que no es mucho, no es una muestra de amor ni nada por estilo, pero de verdad, se siente hermoso que alguien de verdad se preocupe por ti, que le importes y que no solo le des igual. Yo me limité a asentar con una sonrisa en mi rostro. 
El maestro me comentó con una voz muy seria y asombrada a la vez: "William, de verdad me sorprendes, has aumentado mucho tu rendimiento en los últimos días, supongo que estás pasando por un buen momento, así que... ¿Te gustaría ser el representante de la escuela en el evento del conocimiento a nivel zona?" Yo me quedé callado, nunca pensé que me fueran a dar una oportunidad así en mi vida, yo dije muy emocionado "S…" hasta que corte mi habla repentinamente, recordé a Gwen, ella se había estado esforzando mucho para que le dieran esa oportunidad, claro, yo podría aprovecharla, pero derrepente sentí un sentimiento de culpa, el tiempo se congelo y empecé a imaginar diferentes posibilidades de lo que pasaría si aceptaba: Gwen se enojaría conmigo y probablemente me dejaría de hablar, o podría pasar algo peor pensé. El profesor me dijo: "Te ves un poco indeciso, no te preocupes, yo te podría dar asesoría personalizada para asegurarme que vayas preparado" A lo que yo respondí: "No… No es eso, es solo que, ¿Que pasa con Gwen? Ella estuvo luchando mucho por ese puesto, creo que ella lo merece" El profesor se sorprendió y con una mirada algo enojada me dijo con un tono de voz irritante: "William, ¡es una oportunidad que no puedes desaprovechar, esto puede ayudarte en el futuro! A ese evento asisten muchas universidades, si le llamas la atención a alguna te podrían dar una muy buena beca, de verdad, tienes que aprovechar" Yo me quedé callado, tomé mis cosas y me retiré diciendo "Gwen merece más esa oportunidad que yo, yo no la sabría aprovechar".
Después de eso salí a buscar a Gwen, ella estaba feliz de que estuviera ahí, al llegar me saludó y me dijo: "Oye… Ya que tus papás nunca están, ¿No quieres venir a mi casa a comer con mi familia en lugar de estar aburrido ahí en tu casa?" Al inicio iba a rechazar, solo sería una molestia y probablemente sus papás ni siquiera habrían anticipado mi llegada. Pero luego, pensé en que no tenía nada mejor que hacer, se iba a notar un patrón si la legión siempre se le veía a la misma hora así que al final accedí.
En el camino veníamos hablando súper cómodo, preguntas y respuestas, comentarios, opiniones, todo estaba siendo brillante. Pasamos por muchos lugares ya que ella vivía un poco lejos, uno de ellos fue un área verde muy bonita, tenía bastante pasto, un tocón de un árbol en el que nos tomamos algunas fotos mutuamente. Estábamos ahí cuando a Gwen se le ocurrió la idea de que nos tomáramos una foto juntos, era un tipo selfie, tomé en celular de Gwen con una mano apuntando a nosotros 2, yo por un lado sentado del lado izquierdo del tocón con el pelo despeinado; mientras que del lado derecho del tocón estaba Gwen con su cabello perfecto, su sonrisa hermosa y sus ojos brillantes. Iba a tomar la foto cuando Gwen me abrazó, yo respondí abrazándola igual con el brazo que tenía libre para luego tomar la fotografía. La tomé y los 2 nos veíamos muy felices, de esas típicas fotos que encuentras en un álbum familiar, de esas en donde todos se ven tan felices, cómo si todo en ese momento fuera perfecto. Al terminar le entregué su celular a ella, pero seguíamos sentados en el tocón. Ambos alzamos la mirada y nos vimos ahí mutuamente viéndonos, puedo decir que en ese momento sentí algo que me gritaba desde mi interior: "DILE QUE LA AMAS PEDAZO DE IMBÉCIL". Después de esa mirada puedo comprobar que el dicho de que los ojos son la ventana del alma es cierto, fue un momento que nunca olvidaré, ambos viéndonos con una sonrisa, esperando que alguno dijera algo, con un sentimiento de que no queríamos que ese momento acabará nunca. Han sido de mis mejores momentos en esta vida sin duda. De un momento a otro ambos bajamos la mirada un poco apenados y sonrojados a la vez, a final de cuentas, no éramos estúpidos, ambos sabíamos que sentíamos algo pero ninguno tenía el valor de decirlo. Yo dije: "Creo que ya tenemos que seguir avanzando, no quiero que tus papás se queden esperándonos" y ella solo dijo que si. Seguimos hablando en el camino, todo seguía bien y manteníamos los temas de conversación sin hablar de lo que había pasado hace escasos minutos.
El camino se pasó muy rápido, cuando estaba con ella, todo el tiempo pasaba muy rápido, las horas pasaban y yo no me sentía cansado, al contrario, me sentía hasta más enérgico estando con ella.
Llegamos a su casa donde estaban sus papás y su hermana esperando a que llegara, su papá al verme se sorprendió un poco y dijo en un tono amable y discreto: "¿Quien es él Gwen?" A lo que ella respondió: "Es un amigo" luego se acercó a su odio y le susurró algo que no alcance a escuchar, pero como sea, no quería ser un entrometido. Después de  ese incómodo momento me pidieron que ayudara a poner la mesa para poder comer; yo accedí, no me iba a portar como un idiota en una casa que ni siquiera era la mía.
Cuando ya por fin habíamos terminado de poner la mesa nos sentamos a comer todos juntos. La comida de ese día era un pastel de carne que la mamá de Gwen había preparado. Tenia un tono rojizo como todos los pasteles de carne que había visto, encima tenía algo parecido a una pasta, se veía como espagueti pero no podía decir bien, también se veía que tenía chícharos y zanahoria, a decir verdad sabía muy bien, era un sabor único pero que a la vez combinaba todos los ingredientes. La comida estuvo muy bien, la compañía en cambio... Sentía como toda la familia de Gwen estaba un poco molesta con que estuviera ahí, pude alcanzar a ver como el papá de Gwen se me quedaba viendo, yo no le tome importancia pero la mamá de Gwen le dijo al papá de Gwen: "Cariño! Deja de quedartele viendo a nuestro invitado! Lo vas a asustar" Yo solté una pequeña risa y el papá de Gwen dijo:
-"Solo me da curiosidad, quiero saber más de él"
Yo le dije: No se preocupe señor, adelante, si tiene alguna duda pregunte.
Él me vio con una mirada de confianza y firmeza para después decir: "¿Qué quieres estudiar William?"
Al inicio me sorprendí un poco, no por la pregunta si no porque sabía mi nombre y no se lo había mencionado antes. Luego lo recordé, el susurró que Gwen le había hecho a su papá, probablemente ahí le dijo mi nombre para no ser tan obvia de que no les había hablado de mí. Luego respondí: Quiero estudiar para doctor señor.
El solo asentió con la cabeza y prosiguió con las preguntas: "Cuál es tú comida favorita?"
Yo miré extrañado pero dije "Pechugas rellenas"
Él siguió: "Y tu color favorito?"
Negro, señor, dije
Y por último preguntó: "Que intenciones tienes con mi hija, William?" 
En ese momento estaba tomando agua y al escuchar eso me dio un mini ahogo. De esas veces que el agua no se va por donde debe irse y empiezas a toser. Al acabar yo solo dije "Perdón?" Luego de eso Gwen lo miró un poco enojada y le dijo: "Papá! Aún no lo sabía!" 
Yo solo me quedé sorprendido. No tenía idea de que estaba pasando. Me limité a decir en un tono bajo: "Gwen, qué pasa?" A lo que ella se me quedó viendo y con un tono apenado dijo "William, la verdad es que… me gustas…" Yo me quede muy muy sorprendido de verdad. Le dije "Y tu a mi" ella se emocionó mucho y pude ver un su cara una sonrisa hermosa, tan bella como siempre. Después de eso seguimos comiendo, todo iba normal cuando de repente tocaron la puerta. Recuerdo perfectamente la voz de Gwen decir "Yo abro" solo para después escuchar un grito de agonía y desesperación. Todos corrimos a la puerta solo para llevarnos la sorpresa de que era Goliath, tenía un machete lleno de sangre mientras que Gwen estaba tirada en el suelo. Toda su familia corrió para ayudarla, yo solo podía ver a Goliath con una sonrisa maniática en su cara mientras decía "Espero que la siguiente vez pienses mejor las cosas". En cuanto terminó esa oración me llene de rabia, era algo indescriptible, algo que me dijo en mi interior "Mátalo, no merece estar aquí". Corrí hacia él, solo pensaba en hacerle daño y demostrarle que nadie tocaba a Gwen. Fue una pelea intensa, recuerdo que lo golpee muchas veces en el estómago y él me había dado algunos golpes en la cara, fue ahí cuando todo se nubló. Había logrado derribarlo más no noquearlo, cuando acordé, se estaba parando y está vez venía con su machete en la mano. Trate de esquivarlo pero fue inútil, me acertó con el machete en la garganta. En ese momento sentí verdadero terror, no sabía qué hacer, no tenía idea de nada; la idea de morir no me aterraba, me aterraba que había sido derrotado por alguien tan inferior como Goliath. Caí al suelo, sin ninguna esperanza de seguir vivo… pude ver la cara de Gwen sorprendida y triste a la vez por mi condición. La volteé a ver y le susurré "Todo estará bien…" luego de eso cerré los ojos y entre en un abismo de oscuridad. "Así que esto es la muerte" pensé, a cualquier lado que mirara no podía ver más que intensa oscuridad. Me tiré a lo que parecía ser el suelo de ese abismo cuando escuché una voz decir "INTENTALO DE NUEVO".



Mymzar

#1496 en Novela contemporánea
#11914 en Otros
#1591 en Acción

En el texto hay: familia, accion aventura y drama

Editado: 03.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar