La Profecía de los Elegidos

14. El aullido de la Luna

-Bien, hay algo que deben de saber antes de comenzar...

Ya en el patio trasero, los chicos se encontraban en círculo sentados en el suelo. Todos llevaban ropa deportiva, y las emociones de cada uno eran demasiado inestables. Gerardo y Aimeé se encontraban de pie y de igual manera vestían atuendo informal.

-...sobre el Arte -prosiguió Gerardo-. Hay reglas. Las mismas que no deben quebrantarse. La principal es: guardar el secreto y mantenerse ocultos y mostrarse como personas normales ante los demás. Hace un par de días ocurrió un inconveniente y las cosas se salieron de control ¿o miento?

La morena y la castaña lo miraron confundidas. Dante, Ricardo, Zoe y Alessandro sin embargo se enrojecieron por recordar la terrible situación con Miguel y Andrea.

-Lo importante es que el peligro ha pasado, o eso esperamos. La segunda regla, es que la Magia debe emplearse como un arma para vencer al Mal y no al contrario. No pueden usar sus poderes para lastimar a las personas u otras criaturas del Bien, por ningún motivo. Las tentaciones serán grandes e incluso algunas circunstancias los inducirán a tomar decisiones erróneas, pero deben resistir y no desviarse de su propósito principal: salvar al inocente y castigar al maligno.

-También -habló Aimeé-, por ningún motivo deben utilizar sus dones para beneficiarse de manera egoísta. Pueden pensar que usar su magia para hacer alguna pequeña trampa o juego resultaría divertido, pero la realidad es otra. El daño que pueden causar es grande y remediarlo no será nada fácil.

-Y así es como le quitan toda la diversión... -dijo Luzmaría entre dientes.

-Habrá otra ocasión en que mostremos algunos fundamentos que rigen el Arte de la Magia, pero al menos ya saben lo principal. Es tiempo de que pasemos a lo práctico: sus poderes.

El patriarca se colocó en el centro del círculo y de pié siguió hablando.

-Cada brujo tiene un elemento de la naturaleza que predomina sus habilidades, fuerza, e incluso sus emociones. Cada uno de ustedes posee un elemento diferente y por lo tanto, sus poderes son totalmente individuales y ajenos al resto de sus compañeros. Para dominar completamente su elemento deben de estar en armonía total con éste. Como primer ejercicio les pido que cierren sus ojos y se concentren para encontrar la conexión total con la Naturaleza y el don que ella les ha regalado. Unirse con él.

Los chicos siguieron la instrucción del mayor y, con los ojos cerrados, hicieron el mayor esfuerzo en lograr esa "conexión". Pasaron los minutos y el silencio entre los seis chicos reinaba. Padre e hija miraban con atención a los jóvenes y pacientemente esperaban a que llegara el momento. De un instante a otro, las gemas de sus cuellos se iluminaron un segundo y los brujos abrieron lentamente los ojos. Respiraron lento y esperaron a que el mayor tomara de nuevo la palabra.

-Lo segundo es la dominación de su don. Ahora que trabajan como uno solo, pueden doblegarlo a su antojo y trabajarlo como les parezca. Inténtenlo.

La primera fue Aris. Pensó en algo sencillo al ver a su alrededor el pasto, y con alzar un poco su mano, el rocío que había en éste comenzó a elevarse en pequeñas gotas que al iluminarse con la luz del sol en ellas, crearon un pequeño arco iris. Un pequeño viento, comandado por Alex, comenzó a mover las hojas del árbol que cubría del sol a todos. Zoe sin embargo, aprovechó el espectro de las gotas de rocío y con la mirada, extendió de tamaño los colores hasta inundar el lugar con un brillante y enorme arco iris. Ricardo también usó el truco de Aris y consumió lentamente el agua hasta desaparecerla. Dante hizo que del árbol crecieran manzanas hasta el punto de madurar y desprenderse del mismo, cayendo una de ellas en su mano y mordiéndola al instante. La sombra del árbol se oscureció totalmente y aumentó de tamaño hasta cubrir todo el patio. Los chicos miraron a Luzmaría quien tenía la mirada totalmente negra y una sonrisa victoriosa en su rostro.

-Ha sido un buen comienzo. Algo simple pero controlado. A este paso lo dominarán del todo en muy poco tiempo.

Y por un par de horas, los chicos siguieron practicando con su elemento y empezar a pulir sus habilidades con ellos.

----------------------------------------------------

-¿Y ya sabes qué materias cargar en inter? -preguntó el rizado a la rubia.

-No lo sé, tal vez Biología e Inglés. Me libro de entrar al laboratorio y de escuchar la grabadora del profe y los Autoaccesos. Dan asco.

Los dos amigos se quedaron en el patio sentados al pie del árbol después de terminar el entrenamiento. Luzmaría, Dante y Ricardo se marcharon y Aris seguía ignorando a Alex, y por ende, a Zoe también.

-Por cierto ¿qué onda con tu amiga? Anda de odiosita y si ya suficiente tengo con aguantar a la perra...

-Desde el día del ataque no me habla. Me duele ¿sabes? -confesó un triste Alex.

-Espero lo culera no sea de familia, no la pienso soportar así de mamerta o...

-Zoe ¿puedo hablar contigo? -interrumpió Aris abruptamente-. A solas.

El rizado ni siquiera la miró y se retiró hacia el interior de la mansión. En esos momentos su orgullo era más potente que su amistad. Zoe se levantó de mala gana y con las manos en la cintura se dirigió molesta a la castaña.



Alex Romanni

#13701 en Fantasía
#5958 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: amor juvenil, mexico, magia y amor

Editado: 27.03.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar