La Profecía Rota - Libro 3 de la Saga Del CÍrculo

TERCERA PARTE: El Sujetador de Demonios - CAPÍTULO 91

—¿Podrías hacer eso por mí? ¿Podrías borrar a Dana de mi memoria?— preguntó Lug.

            Cormac lo miró, horrorizado.

            —No sabes lo que estás pidiendo. Solo lo hice una vez, nunca más.

            —Pero esto es diferente, lo harías con mi consentimiento.

            —No sabes lo que dices.

            —La ausencia de Dana es insoportable. Solo pude sobrevivir en el otro mundo porque tenía la esperanza de poder revertir los hechos que la habían llevado a su muerte. Al final, Humberto me hizo comprender que no podía. Perdí todo interés, incluso el interés por volver al Círculo.

            —Y sin embargo, estás aquí.

            —Humberto me convenció de que debía volver, de que debía terminar con mi misión, continuar con los ideales por los que Dana había luchado, de esa forma, ella no habría muerto en vano. Muchas veces pensé que estaría mejor muerto...

            —Tienes mucho por qué vivir— lo alentó Cormac.

            —Yo también traté de convencerme de eso. Creo que hasta casi lo había logrado, pero...

            —¿Pero qué?

            —Su recuerdo me está volviendo loco, Cormac. Escucho su voz en mi cabeza. Al principio, era mientras dormía y lo atribuí a mis sueños, pero últimamente, ha comenzado a suceder mientras estoy despierto.

            Cormac se mordió la lengua para no dejar escapar la verdad. Era por el bien de Lug, por el bien del Círculo: Lug no podía saber que Dana estaba viva, al menos no hasta que derrotara a Wonur.

            —Te propongo un trato— ofreció Cormac—, cuando vuelvas de la batalla con Wonur, te diré algo que sé sobre Dana. Si después de saberlo, aun quieres borrarla de tu memoria, te prometo que lo haré.

            —¿Qué sabes sobre Dana?

            —Cuando regreses.

            —¿La viste antes de morir? ¿Te dio un mensaje para mí? ¡Dímelo!

            —Cuando regreses.

            —No, dímelo ahora— le ordenó Lug.

            —Cuando regreses, lo prometo— se mantuvo firme Cormac.

            —Cormac, dime lo que sabes, dímelo— insistió Lug, sacudiéndolo por los hombros.

            —¿Te das cuenta?

            —¿Qué?

            —¿Para qué quieres saber algo sobre una mujer a la cual quieres borrar de tu memoria?

            Lug no contestó.

            —A eso me refiero cuando te digo que no sabes lo que estás pidiendo.

            Lug soltó los hombros de Cormac.

            —Cuando regreses, hablaremos.

            —Si es que regreso— murmuró Lug.

            Cormac no lo contradijo.

            —¿Qué pasará después? Si derroto a Wonur, ¿qué va a pasar? ¿Se revertirá todo el mal? El Manuscrito de los Orígenes hablaba de romper el Círculo, de transformarlo en Espiral. No entiendo bien qué significa.

            —Se trata de romper la estabilidad, de obligar a los eventos a avanzar en vez de permanecer estancados volviendo a repetirse una y otra vez. Cuando Marga lo planteó, tampoco lo entendimos muy bien. Inclusive hoy, si hablaras de esto con Nuada o con Myrddin, si ellos supieran que vas a romper el Círculo, harían cualquier cosa para detenerte, incluso matarte.

            —¿Por qué?

            —Miedo al cambio. La estabilidad de la estructura del Círculo brinda cierta seguridad, cierta tranquilidad, los eventos pueden predecirse, pero el destino es inescapable. Es por eso que Marga nunca se equivocó. Ella podía ver los eventos en el fluir del tiempo porque esos eventos ya estaban predestinados, programados por un Círculo estancado, sin posibilidad de cambio. En una estructura de Espiral, cada vez que los eventos regresan, lo hacen en un nivel diferente y nuevo. El Espiral restaura la verdadera libertad. Mientras Wonur estuvo contenido en su prisión, el Círculo fue libre, pero al escapar, Wonur controló el fluir de los eventos, doblándolos y conectándolos en un círculo para servir a sus propósitos. Es por eso que la tiranía no terminó con la muerte de Bress, sino que fue reemplazada por la aparición de Math en el juego. Los eventos se volverán a repetir una y otra vez, sin escapatoria, a menos que el Círculo se rompa.



Adriana Wiegand

#873 en Fantasía
#596 en Personajes sobrenaturales
#1029 en Otros
#67 en Aventura

En el texto hay: mundos paralelos, fantasiaepica

Editado: 12.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar