La vida de John Aldridge

Capitulo 1

Sábado 03 de junio de 2017. Hora: 11:45 pm

-¡John! Rápido que nos están…-pero su oración se ve interrumpida por lo que esta viendo(o sea, yo)- ¿Por qué no estas vestido? Se suponía que iríamos a la fiesta-lo estoy escuchando, pero prefiero ignorarlo, estoy haciendo algo más importante.

-¿Qué? ¡No te escucho!- le digo mientras bajo el volumen de la música mientras locamente fingía cantar y tocar cada instrumento que estaban tocando en la canción- ¿Qué decías?- le insto a que me haga nuevamente la pregunta que (obviamente) ya sé.

-¿Por qué no estas listo?- pregunta en una forma calmada pero a la vez desesperada, lo sé, es raro.

-Tal vez porque no quiero ir,¿No lo crees?- digo y vuelvo a sumergirme en mi mundo de musica…hasta que mi mejor amigo me interrumpe.

-¡Hey! ¿Por qué lo hiciste?- le pregunto un poco enojado.

-Porque tal vez quiero que vayas,¿No lo crees?- Auch, buena esa- Ahora vistete, nos vamos en 5 minutos.

-¡Pero no quiero!- digo haciendo un puchero- Solamente habrá idiotas besuqueandose con chicas que acaban de conocer esperando conseguir sexo esa misma noche- digo mientras el busca la ropa que (a malas maneras) debo ponerme.

-Y es exactamente lo que tu y yo vamos a hacer mi compañero- dice S con una sonrisa. S es mi mejor amigo desde…bueno, desde siempre. Sinceramente es la única persona que puedo considerar amigo. Es buena persona pero…hay veces que es tan el que…ugh, solamente tengo que ir y ya.

-Esta bien- digo resignado- ¿Y de quién es la fiesta?- si voy debo saber al menos de quién es.

-De Evan, el rubio, ¿recuerdas?- Ah, ese Evan. Su nombre es Evan Masterson, un rubio popular que vuelve loca a cualquier chica, no más que yo, claro.

-Si, lo recuerdo. ¿Y quién nos llevará?- pregunto mientras termino de arreglarme.

-Pareces policía. ¿Por qué preguntas tanto?- pregunta con enojo.

-Porque debo saber, ¿Tienes problema con eso?- pregunto con el mismo enojo.

-No, no tengo, pero no preguntes tanto, un amigo, no lo conoces y sé que se te olvidarás de su nombre- ese es el S que conozco.

 

…Llegando a la fiesta. Domingo 04 de junio 1:00 am.

 

-¡John! ¿Disfrutando la fiesta?- Dice Evan mientras tiene una chica a su lado derecho y una cerveza en el lado izquierdo.

-Si ehm..- comienzo a preguntar mientras comienzo a ver a los alrededores en el interior de la casa, llena de alcohol, mujeres y hombres siendo lo que somos: hombres- ¿has visto a S?- le pregunto rogando que su respuesta no sea una en la que el alcohol hable, sino su cerebro.

-¡Si! Esta con Calvin tratando de ver quien bebe mas licor en menos tiempo- y señala a un punto en el cual (efectivamente) esta Calvin y mi mejor amigo bebiendo como locos, yo he bebido poco así que no estoy ebrio. 

Ah, les explico. Calvin Courtine es un chico…bueno es un poco de todo.
 Es alguien (alegado por las chicas) lindo y tímido, y con su cabello negro y ojos azules cautiva aún más, nunca ha tenido novia, pero en el momento que el alcohol entra en su organismo es alguien diferente, una persona sin filtro y bebe hasta desmayarse. Es el mejor amigo de Evan así que…se complementan.

-Fondo, fondo, fondo, fondo- dicen repetidamente el grupo de personas alrededor de ellos dos. Al parecer mi mejor amigo ganó porque están gritando euforicamente.

-S, ¿Qué haces? Se supone que beberiamos con calma- lo halo de la multitud mientras lo regaño- no quiero llevarlo a rastras a la casa, otra vez.

-¡Y eso hago! No ves que...- pero su oración se ve interrumpida por una voz y muchas luces.

-¡Policia!-dice un grupo de oficiales. Normalmente no tenemos este tipo de altercado, debió ser una fiesta muy ruidosa para que esto pase.

-¿Qué?- dice un Evan borracho- Nadie entra a mi…- pero este es callado por Calvin que lo derriba para que se calle.

-¡Estaremos bien! ¡Vayan!- dice mientras levanta a Evan y se lo lleva a rastras, justo como yo voy a hacer con S, sorprendente lo que el licor puede hacer, no sabía que podía llevar a rastras a alguien tan bien.

-Vamos S, tenemos que irnos-le digo mientras lo levanto y pongo su brazo sobre mi hombro, lo cargaría, solamente si no fuese tan malditamente pesado- de pronto un auto negro comienza a detenerse y la ventanilla del conductor comienza a bajar, dando a conocer a una delicada silueta, una chica cuyo rostro es cubierto por la oscuridad de la noche, pero de algo debemos estar claro, es hermosa.

-Suban- nos dice mientras la puerta trasera del auto es abierta, subimos y el conductor comienza a seguir nuevamente su curso.

-¿Dónde viven?- pregunta la chica, línda voz.

-Siga derecho por un par de cuadras y luego gire a la derecha, la ultima casa de la calle es la nuestra- digo mientras S comienza a dormirse.

-¿Estaban en la fiesta?- pregunta mientras comienza a llegar a mi destino.

-Si, ¿Estabas también?- si estaba. ¿Cómo no la vi? Normalmente no me interesan las chicas, pero esta es claramente la excepción.

-Podría decirse- dice después de pensarlo por un momento- Listo. Llegamos- dice mientras detiene su auto enfrente de mi casa, en eso bajo y me dirijo hacia ella.



Portchester

#8623 en Joven Adulto
#14912 en Otros
#1472 en No ficción

En el texto hay: primer amor, pasado, amigos

Editado: 01.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar