Laberinto de amor

6.La rueda de la fortuna!

Grace.

–La mejor de todas.

Y entonces ya no pude más....lo besé y me besó y fue como una explosión de amor, ternura y todooo lo que tenga que ver con amor.

–Me vuelves loco bonita.

Algún día pensaron que su crush y ustedes tendrían un momento hot, YO NO LO HABIA PENSANDO NUNCAAAAAA o tal vez sí pero ese no es el punto, el punto es que estoy teniendo un momento hot con el amor de mi vida!!!!!!!

¡STOP!

Alan detiene el beso.

–¿Vemos una película? Allá abajo hay mucho ruido.

–Me encantan las películas.

Pasamos una noche llena de películas y besos.

Descubrí que estoy enamorada de él, es decir es una ternura, hablamos de cosas importantes y de cosas sin sentido, me valora, lo valoro, nos hacemos felices el uno al otro.

Definitivamente es un laberinto sin salida pero no me importa, yo lo daría todo por el.

 

Al día siguiente...

Alan.

Despertar y ver a Grace dormida entre mis brazos, fue lo mejor de el mundo, su cabello estaba un poco despeinado, sus pestañas sobresalían, sus labios entrecerrados.

Parecía un ángel...mi ángel.

Pero una noche me basto para saber que Grace es el amor de mi vida...suena apresurado y más con todos los problemas que tengo encima, pero no me importa cuando estoy con ella todo parece desvanecerse le tengo que contar mi miedo más grande...no podría soportar que por la ambición de mi madre me separé de ella.

Solo basto que le dijera a mi madre que tenía "novia" para que ella se desmayará, Grace aún no es mi novia oficial pero aún así quiero dejar todo por ella, ser feliz con ella y hacerla feliz.

Ella no se merece ningún tipo de maltrato de parte de mi madre...mi padrastro Christian me ayuda a controlarla...ella quiere que me case con alguien que no amo, ya no se que más hacer para que ella entre en razón.

Pero de una cosa estoy seguro nunca dejaré de luchar por Grace, ella es mía, el amor de mi vida.

Y creo que hoy es el día para una cita especial.

Decido dejarla dormír un poco más mientras yo me doy una ducha rápida, al salir la encuentro durmiendo, valla parece una osita invernando.

Me visto rápidamente y bajo a la cocina para hacerle un desayuno, la gente de limpieza no viene los fines de semana así qué aquí estoy yo tratando de hacer un café...se que no me gusta el soluble, ¿Ustedes lo sabían? Yo no lo sabía peroooo me di cuenta ya que todos los días en la mañana lleva su pequeño termo lleno de café....

Mi pequeña.

Después de estar listo el desayuno...¡No sé cómo lo hice! Pero lo logré.

Subí a ver a mi princesa, cuando entre a mi habitación ella estaba despierta con una toalla alrededor de el cuerpo, con el pelo mojado supuse que se había dado una ducha.

Al verla casi desnuda se me pusieron los pelos de punta, ella es bellísima.

–Buenos días bella durmiente.

Ella se sobresaltó al oír mi voz.

–Buenos días...y-yo me bañe por que....

–No te preocupes, está bien.–Entonces vi su bella sonrisa y sus ojitos brillar.

–Hay un pequeñito problema...me tengo que poner el mismo vestido que ayer.

Dijo riendo.

–Te ves hermosa con lo que te pongas...te prestaría ropa pero no sé si haya alguna que te quede.

–¡Oh vamos! Tampoco estás tan alto.

–Sabes que si, te llevo como unos 7 centímetros.

Ella entrecierra los ojos, se dirije a mi closet y se encierra como unos 10 minutos.

–Tu ropa huele a ¿Lavanda?

–Lavanda pura y fresca no hay nada mejor.

–¡Que asco! Prefiero la vainilla.–Me acerco a ella y hundo mi cabeza en su cuello.

–Tu hueles a vainilla.–Grace ríe.

–Es cierto, oye tengo hambre!–Salgo de su cuello y la tomo de la mano.

–Que bueno por que ya está listo–Bajamos casi corriendo a la cocina para desayunar.

Una vez que ya está todo listo empezamos a desayunar.

–¡Oh por Dios!¡Esto es delicioso!

–Me alegra que te haya gustado.–Digo tomando un poco de mi café.

–¿Dónde aprendiste a cocinar?

–Si te digo no me vas a creer...

–¡Dime!

–Me enseño Peyton.–Ella al escuchar su nombre se remueve incómoda en su lugar ¿Le habrá dicho algo?

–¡Oh valla! Jamás pensé...que ella cocinaba.

–No se para que quiere ser fotógrafa si su pasión es la cocina.

–¿Tu la conoces muy bien?

–La conozco desde que tengo memoria al igual que Sky.

–Mmmm...–Se queda pensando unos segundos.

–¿Pasa algo?

–Nop, todo bien.–Me dice sonriendo.–Pense que tenías un departamento aparte.

–Asi es, para no estar tan lejos de la universidad, pero en realidad está es mi casa.

Seguimos con nuestra plática mientras desayunábamos.

 

Grace.

Cuando terminamos ese explendido desayuno me termine de vestir y Alan me llevo a el apartamento pero antes de salir de el coche la mano de mi chico me detiene.

AUN NO ES MI CHICO PERO ME VALE UN PEPINO!!!

–¿Tienes el día ocupado?

–Tengo que trabajar.–Digo encojiendome de hombros y el frunce el ceño.

–¿Trabajas?–Yo asiento con una sonrisa.–¿A qué hora sales?–Me pregunta con un puchero.

–¿Por?

–Quiero que tengamos una cita.–Ahora mismo estoy sonriendo como una estúpida.

–Salgo a las 10:30

–Perfecto yo te recojo.

–¿Puedo saber de qué se trata la cita?

–Es una sorpresa.–Dice tocando con su dedo mi pequeña nariz.

–De acuerdo, nos vemos en la noche.–Alan asiente con la cabeza y me da un pequeño beso cerca de mis labios, sin más bajo de el coche.

Saco las llaves de mi pequeño bolso, espere encontrar a Morgan con el café en la mano esperándome con una sonrisa emocionada para que yo le contará que pasó anoche pero en vez de eso la encontré montada encima de Logan, no estaba completamente desnuda ni Logan tampoco pero creo que estaban muy distraídos ya que ni cuenta se dieron de que yo había llegado.



BelFiore

#10953 en Novela romántica
#2044 en Chick lit

En el texto hay: romance, trianguloamoroso, corazonesrotos

Editado: 23.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar