Lágrimas de una mujer desesperada.

CAPÍTULO IX: LA SITUACIÓN ES INSOPORTABLE Y ALMA DECIDE IRSE A VIVIR CON LUCAS.

Cuando los sentimientos van mucho más lejos de la realidad un@ es incapaz de ver más allá de su amor, sin llegar a imaginar cuantas lágrimas y cuanto desconsuelo puede llegar a obtener en su vida.

Alma y Lucas llevan ya dos años de relación y aunque han pasado por varias crisis durante este tiempo, su amor va creciendo con los días, a pesar de que con los meses los detalles de Lucas hacia Alma han pasado de ser muchos a nulos, la chica tiene paciencia y sigue dándole todo lo que el joven pide, cualquier cosa se le hace pequeña con tal de demostrarle todo el amor que le tiene, aunque en ocasiones se siente frustrada ya que ve que no existe ningún tipo de recompensa hacia ella, sus nobles sentimientos le impiden hacer otra cosa.
Esta situación, como es normal, aunque Alma no lo vea, a sus padres les tiene destrozados, si esto sigue así puede provocar incluso una separación entre ellos aunque la chica no lo quiera así.
Las peleas son cada vez más fuertes y constantes, hasta el punto inclusive de llegar a rozar las manos con su propia madre, tras este hecho Alma, con el corazón roto porque en el fondo adora a su familia, decide hablar con Lucas y con su familia y explicarles la situación, es la única forma que ve para que esto no vaya en aumento.
Días después de este encontronazo tan aparatoso con su madre, Alma con el corazón hecho añicos aunque no lo demuestre, decide aceptar la ayuda de Lucas y su familia y marchar junto a ellos a Toledo y de esta manera poder comenzar una nueva vida junto a su amor.
El día antes de su mudanza, mediante un mensaje de texto le comunica a su familia, que al día siguiente abandona su casa y se marcha junto con Lucas a Toledo, cree que han llegado demasiado lejos entre ambos y no quiere ir a más y además ya ha conseguido un traslado en el trabajo para poder trabajar allí.
Ese mismo día, por la noche, cuando regresa a casa de trabajar, se dedica hasta bastante tarde a empaquetar sus cosas y con toda su pena entregar a otra familia a su coneja, la que tanto quiere, con el alma rota en apenas unas horas ya lo tiene todo listo para la mudanza de apenas unas horas después.
Tras levantarse por la mañana, echa un último vistazo a sus cosas por si se ha olvidado de algo y marcha hacia la oficina del trabajo para firmar el finiquito de ahí y el traslado a Toledo, está inmensamente triste de dejar a su familia pero por otro lado se siente feliz de poder vivir junto con Lucas, por él sería capaz de dejarlo absolutamente todo.
Una vez finalizado todo el trámite del trabajo se destina a su casa, donde ya la esperan su chico y su suegro en el coche para poder hacer la mudanza lo antes posible y evitar cualquier tipo de problema.
Poco a poco, Alma va bajando los sacos de basura donde tiene apilada todas sus cosas, y entre Lucas y su padre los van subiendo y colocando en el coche, quieren ir lo más rápido posible para no encontrarse con la madre de Alma.
Aun así, ya en la última bajada de cosas, mientras Alma está recogiendo los objetos que se pueden dañar, llega su madre y en mitad de la calle comienzan una discusión entre los tres, discusión que dura aproximadamente y en la que llegan a lanzarse golpes y amenazas mutuas entre todos, hasta que finalmente baja Alma que con su bajada pone fin a tal discusión y se disponen a arrancar el coche hacia Toledo, siente que allí se queda un trocito de su vida, toda su infancia y su adolescencia, sus recuerdos, sus amigos… Todo, e irremediablemente rompe a llorar desconsoladamente de camino al que será desde ese momento su nuevo hogar.
Como ya pasase en una ocasión, no es capaz de imaginar todo el sufrimiento y las lágrimas que esta decisión va a traer a su vida, acaba de cometer uno de los peores errores que podría haber cometido jamás.



Cristina María Fernández

#8692 en Joven Adulto
#5524 en Otros
#5524 en Relatos cortos

En el texto hay: sufrimiento y lucha, alma rota, captulos

Editado: 06.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar