Lágrimas de una mujer desesperada.

CAPITULO XX: MURIENDO POR AMOR

Cuando alguien cede a los sentimientos y a las amenazas y no a la razón, no es consciente de que solo se está cavando su propio sitio en un triste lugar llamado cementerio, he aquí lo que yo llamo, morir por amor…


Tras encontrar quien le haga la mudanza y recoger a la carrera sus pertenencias, Alma, sale con Tar en su correa hacia el coche que ya le espera en la puerta para arrancar hacia la sierra de Madrid donde ya les está esperando Lucas.
Aproximadamente una hora después de arrancar en Vallecas, llegan al lugar donde deben recoger a Lucas y prácticamente a la carrera también salen destino de Alcázar de San Juan.
De camino hacia Ciudad Real, Alma recibe la llamada de una madre desesperada porque sin saber ni cómo ni porque había perdido a su hija, una madre desolada y rota de dolor por culpa de esa descerebrada hija a quien de poco le sirve sus gritos ni sus ruegos para intentar que Alma regrese a casa.
Después de tres horas de pesado viaje, llegan a su destino, bajo la lluvia cargan las cajas y sacos donde tiene la pareja sus pertenencias y le dan las gracias a la persona que les ha hecho la mudanza.
Tras colocar algo de las cosas, salen a sacar a pasear a Tar y a comprar algo para la cena ya que después de un mes lo poco que tenían ya ha caducado y no tienen ni que llevarse a la boca.
La primera noche aunque con frio es más bien tirando a bonita, la de la reconciliación, aunque Alma no imagina que todo es parte de una trampa que Lucas ha tramado con su familia para terminar de destrozarle le vida. Pero no solo esto, se avecinan bastante más problemas.

 

Al día siguiente Alma sale a vender los pocos cupones que le quedaban de la última asociación donde estaba y mientras que estaba hablando con el responsable de dicha asociación ve como se le corta la línea de teléfono quedándose incomunicada del mundo.
Desesperada vuelve a casa y se lo comunica a Lucas quien al escucharlo solo sabe gritarla y echarle la culpa a ella de absolutamente todo a sabiendas de que es ella quien se ha quedado sin familia, sin trabajo e incomunicada.
Pero esto solo es el principio del día ya que unas horas después, por la noche, tras discutir por el dinero en vez de intentar buscar una solución conjunta en pareja, Lucas le propina a Alma varios puñetazos en la cabeza, los cuales dejan a la chica casi sin conocimiento y de lo cual si hubiesen ido con mayor fuerza podría haber acabado con la vida de la joven.
Con chichones en la cabeza y mareos a consecuencia de los golpes pasa Alma varios días, en los cuales Lucas la somete a todo lo que él quiere, haciéndola volver a unos cupones que ella no desea y así se lo hace saber al joven quien responde volviendo a golpearla en la cabeza, hasta que la chica por miedo cede.
Retoma su trabajo, o eso cree Lucas, y juntos continúan buscando un piso donde mudarse rápido y donde sea.
Al ver que es imposible, Lucas lo toma golpeándola prácticamente todos los días, incluso uno de los días amenaza a la joven con un cuchillo, a lo que ella responde llorando asustada.
Asustada por completo, Alma decide, volver a casa cada día más y más tarde para intentar el mínimo contacto con Lucas, no soporta más la situación, le da miedo tenerlo cerca.
Así pasan los días y el mes de febrero por completo, hasta que a últimos de ese mes, contactan con un hombre que alquila un piso en uno de los pueblos de al lado, donde Lucas también pone pegas y Alma ya no sabe qué hacer, además de que ya no tienen dinero ni para comer pero no tiene valor para decírselo al muchacho.

 

 

Varios días después, justo el mismo día en el que habían concretado la cita con el hombre del piso, Alma desesperada decide ingresar en el hospital, está asustada y emocionalmente desestabilizada y su única manera de salir de esta situación que ve posible es esta.
Llama a Lucas para comunicárselo quien le ruega que vuelva a casa y al ver que la chica lo tiene decidido se pone a llorar, como hace siempre, para intentar darle pena a la chica, pero ve que ya no funciona el método.
Al verlo así el joven va al hospital para intentar convencerla pero al ver que ni aun así le comunica que él marchará a Madrid con su madre.
Así llega el final de una larga relación que a Alma casi le cuesta eso… Morir de amor…



Cristina María Fernández

#8833 en Joven Adulto
#15531 en Otros
#5583 en Relatos cortos

En el texto hay: sufrimiento y lucha, alma rota, captulos

Editado: 06.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar