Las Cartas Legendarias de Clow. La saga completa.

La Aparición de Clow y las Plumas de la Princesa Sakura. Tercera parte

Capítulo 3: Los sentimiento ocultos

Como el grupo había almorzado más temprano de lo que sería la hora del descanso en la escuela Tomoeda, al llegar decidieron probar los dispositivos que Yuuko les había dado para cumplir con su cometido. Así que todos apretaron los botones azules. Shaoran fue el primero, y cuando lo hizo, para los ojos de todos, él había desaparecido, pero luego Kurogane y Fye lo imitaron y también desaparecieron.

- ¡Increíble! - exclamó Sakura.

- Princesa - se escuchó la voz del ahora Shaoran invisible. - Aprete el botón azul, y nos podrá ver -

- Si - y Sakura cerró los ojos cuando apretó el botón. Cuando los abrió de nuevo, ella estaba como envuelta por un aura azulada, y pudo ver a sus compañeros de viaje nuevamente. Al instante, Yuuko apareció con Mokona.

- Tenías uno para ti sola, ¿verdad? - preguntó Kurogane.

- Es la única forma en que los puedo ver - respondió Yuuko. - ¿Entramos? - preguntó

- Por supuesto - respondió Shaoran, y de un salto se trepó a un árbol que bordeaba la escuela, y luego saltó a uno que estaba dentro de ella, y llegó en el momento preciso en que Sakura, Shaoran y Tomoyo comenzaban su conversación...

- ¿EH? ¿Con la carta del Regreso? - Preguntó Li Shaoran, asombrado.

- Si. - Respondió Sakura Kinomoto - Si viajo al mundo del pasado y compruebo que hizo el mago Clow antes de morir, es probable que sepamos por qué están sucediendo todas estas cosas tan raras -

- ¡Pero se requiere de mucha magia para activar la carta del Regreso! - exclamó Shaoran - ¿¡Qué pasará si algo malo llegara a sucederte!? -

- Kero me dijo que si le pido ayuda al árbol de cerezos que está en el tempo Tsukimine, lograré cumplir con mi misión - respondió Sakura.

- ¡Es peligroso que hagas eso! - Shaoran se veía sumamente preocupado... Sakura entendió.

- Shaoran, muchas gracias por preocuparte por mi - dijo ella, con una mirada bondadosa.

Lo que ellos no sabían, y lo que vieron el grupo de viajeros, fue que Eriol estaba escuchando todo, oculto tras un muñeco de nieve que se encontraba cerca de donde los Card Captors estaban hablando.

- ¿Qué estará haciendo ahí escondido, escuchando la conversación de los otros? - preguntó Kurogane.

- Se ve algo sospechoso, ¿no creen? - preguntó Fye.

- Puede ser, pero... su mirada parecía algo misteriosa, pero a la vez tenía algo de bondad - dijo Shaoran.

- Sakura dijo algo que me llamó la atención - dijo Fye. Todos voltearon a verlo. - Mencionó a alguien llamado Kero. ¿No será el mismo que conocimos en ese mundo en donde nos volvimos pequeños? -

- Así es - dijo Yuuko. Todos se asombraron al oir esto.

- Entonces, ¿ese dios sabrá viajar entre las dimensiones también? - Preguntó Shaoran.

- No, aquí Kero, quiero decir, Kerberos, es el guardian de las Cartas Clow. ¿Recuerdan que se los mencioné? - Preguntó Yuuko.

- Es verdad - dijo Fye. De repente se oyeron unas campanadas procedentes de la escuela, y vieron como el pequeño grupo de jovencitos se marchó a reanudar las clases. - Creo que ya no tenemos por que quedarnos aquí. Ahora debemos decidir qué hacer -

- ¿Tienes algún plan? - preguntó Kurogane.

- No nos queda más que esperar a que salgan y luego debemos seguirlos - dijo Shaoran.

- ¡Mokona quiere descansar! ¡Vamos a tomar un refresco! - exclamó la pequeña Mokona Modoki.

- Si, creo que no tenemos otra opción. Tendremos que hacer tiempo - dijo Fye.

Había una cafetería cerca, y se fueron allí a esperar la finalización de las clases. No pasaron más que unas horas, cuando los vieron salir. Como Sakura y Shaoran estaban disfrazados, no hizo falta utilizar los escudos, así que salieron de allí, y los siguieron. Los oyeron decir que se encontrarían mas tarde en el templo Tsukimine al atardecer, que Sakura iría a casa de Tomoyo a cambiarse, y que Shaoran haría lo mismo, pero en su casa. Cuando se alejaron, el grupo se detuvo.

- Es momento de dividirnos - dijo Shaoran - Podríamos seguirlos y averiguar un poco más acerca del paradero de las plumas de Sakura. -

- Esa es buena idea. - repuso Fye. - Yo iré con Sakura y con la bruja de la dimensión a seguir a Sakura y Tomoyo- dijo, mientras señalaba a las personas nombradas - Kuropon, Mokona y tú seguirán a Shaoran. - Y mientras empezaban a alejarse, dijo - En cuanto vean que vuelve a salir, síganlo, y así podrán encontrarse con nosotros de vuelta - Y se fueron.

Shaoran, Kurogane y Mokona llegaron a la casa de Li, donde tuvieron que hacer un rápido movimiento para poder pasar por la puerta del departamento antes de que se cerrara.

Li entró a su cuarto, Shaoran y los demás lo siguieron, y el dueño de casa dejó su mochila sobre el escritorio. Fue ahí cuando lo vio nuevamente: el oso de felpa que había hecho para Sakura, pero que aún permanecía allí, apenas inclinado, como si estuviese aburrido de ese lugar y quisiese estar en los brazos de su verdadera dueña. El chico lo tomó entre sus manos, y se recostó en su cama, con los brazos hacia arriba, como si el oso estuviese flotando. En su mente, Li recordó algo que Sakura le había dicho ese día, durante el descanso: "Shaoran, muchas gracias por preocuparte por mi". Y recordó esa sonrisa que tanto le iluminan su rostro, esa clase de sonrisa que él atesora en su corazón. Sonrió, con una mirada llena de ternura. Shaoran observó a su yo más joven, y le llamó la atención esa mirada. De hecho, le parecía familiar...

Li se levantó de su cama, y dejó al oso nuevamente en su lugar.

- Esta vez, debo decírselo - repuso para sí el Shaoran de ese mundo, en voz alta - ¿Quién sabe que podría llegar a ocurrirle a ella el día de hoy? - Él bajó la cabeza y apretó sus manos, algo temblorosas - Si no me apresuro a confesarle lo que siento, no podré hacerlo jamás - Levantó su cabeza de golpe, observando al oso nuevamente. - Debo hacerlo cuanto antes - Luego de esto, se dirigió a su armario y comenzó a hacer los preparativos para volver a salir.



CRISTAL7

#8404 en Fantasía
#1681 en Magia
#3411 en Fanfic

En el texto hay: romance, drama, magia

Editado: 19.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar