Lazos Oscuros (libro 1)

15.- Amable conversación en Golden High

RAINER.

La volví a besar, y fue lo mejor que pudo pasarme en mi primer día oficial en Silverstone. Amelie me tenía bajo una especie de hechizo y no quería despertar de este, con el simple hecho de saber que ella quiere tenerme cerca, logro hacer que todo mi ser cosquilleara y estuviera decidido a permanecer a su lado, a pesar de lo peligrosa que pueda ser. Después de haber estado con ella en claro, los susurros se detuvieron por completo como si la hermosa chica castaña fuera la cura para ellos, y si es así, estaré tan cerca de ella como me sea posible.

Sigues siendo completamente atrayente Amelie.

La caminata de vuelta Silverstone fue en completo silencio de ambos, los únicos que hablaban eran Janett y Jackson, contándonos de lo que supuestamente quería hablar Russell además de hacer especulaciones sobre la supuesta y misteriosa criatura Steinfield. Todos ya me habían puesto al tanto sobre este tema, una criatura creada por la familia original más despiadada y que se creía que ahora rondaba Golden Valley. Al llegar a su oficina comenzo a explicarnos los nuevos avances que habían logrado obtener sobre la criatura.

Paso una semana para que pudiéramos poner en marcha el plan de buscar la nueva información. Una semana llena de risas, miradas y roces que dejaban bastante que desear.

Amelie me tenía a su merced, no cabía duda de eso.

Nos subimos a la camioneta y partimos rumbo. Solo iríamos Amelie, Janett, Cameron y yo, pues Leah fue castigada (y desconozco por qué), Jackson prefirió quedarse y el imbécil de Joshua no estaba en condiciones.

Amelie se inclinó hacia mí. –Y… ¿pensabas contarme de tu discusión con Joshua?

–No es algo que le haya tomado importancia, además paso hace una semana– le sonreí, su ceño estaba levemente fruncido.

–No importa cuánto tiempo ha pasado, podría haberte lastimado– su mano se posó sobre las mías.

–Soy inmune a su compulsión, tal vez también lo sea a sus otros dones.

A pesar de mi respuesta, ella no parecía muy segura. Encerré su mano entre las mías para tranquilizarla.

No la sueltes.

Al llegar a Golden High nos dividimos, Cameron y Janett averiguarían cosas en el patio mientras Amelie y yo dentro del edificio. Todo Golden tenía sus ojos puestos en mí, tal vez sea por la insignia de Silverstone que llevo en la ropa o por el hecho de que Amelie Fields va a mi lado, con nuestras manos entrelazadas.

Noté a Jonah y su grupo de amigos.

–Ve a hablar con tus amigos– soltó la chica llamando mi atención. –tal vez puedas averiguar algo con ellos.

–¿Segura?– la notaba distinta, como si algo la estuviera inquietando. –sonora un poco obsesivo, pero no quiero separarme de ti.

La vi sonreír. –tranquilo, chico guapo. Ve, yo averiguare por otros lados.

Amelie había tomado la manía de llamarme chico guapo, según ella, el apodo encajaba conmigo.

Antes de acercarme a los chicos bese su mejilla. Definitivamente tenemos que hablar sobre nosotros después de esto, esta chica me tiene loco y lo sabe, como también sé que yo le atraigo a ella.

Una vez que llegué con los chicos me invadieron de preguntas, y no era para menos, llevaba una semana estudiando en Golden y de repente fui transferido a Silverstone, y una semana después de mi traslado vuelvo, pero ahora estaba acompañado de la chica inalcanzable de la ciudad.

–¿Y qué te trae devuelta a Golden?, no me digas que extrañas la comida de acá– comentó Mick, un amigo de Jonah.

Todos los chicos rieron.

–Vine por unas cosas a mi antiguo casillero– metí las manos a los bolsillos de mis jeans. –además tengo que firmar unos papeles, por mi traslado.

–¿y cómo te trata la escuela de problemáticos ricos?– habló Richard jugando con el lápiz entre los dedos.

Si supieran lo que sé, se volverían locos. –no es nada del otro mundo, pero sus comidas son mucho mejor.

–¡Lo sabía!– celebró Jesse – pero ahora vamos a lo importante, ¿conquistaste a la princesa de Silver?

Sus cejas se movieron juguetonas. ¿soy yo o estos idiotas quieren saber si Amelie y yo tuvimos sexo?

Definitivamente son neandertales.

–No se pregunta lo obvio, idiota– esta vez hablo Jonah. –Rainer tiene un avance, logro que la princesa viniera con él tomados de la mano.

–Pero queremos saber detalles– repuso el pelinegro.

–Eres un cerdo– la sentencia de Jonah nos hizo reír.

AMELIE.

Desde que habíamos llegado a Golden High había sentido una mirada sobre mí, aunque tener miradas sobre mí no es una novedad y no es por sonar presumida, pero esta mirada en específico es diferente, como si estuviera retándome. Después de ponernos de acuerdo y con Rainer entrar en la escuela, la mirada seguía en mi nuca, debía encontrar a su dueño o dueña.

Noté que los amigos de Rainer nos estaban observando.

–Ve a hablar con tus amigos– le dije para llamar su atención. –tal vez puedas averiguar algo con ellos.

–¿Segura?– sonaba dudativo, pero no pensaba decirle sobre la mirada, prefiero correr el riesgo sola.

No quiero que lo lastimen por mi culpa. –Sonora un poco obsesivo, pero no quiero separarme de ti.

No pude evitar sonreír.

–Tranquilo, chico guapo. Ve, yo averiguare por otros lados.

Besó mi mejilla dulcemente para después caminar al grupo de chicos. Lo miré con una pequeña sonrisa mientras se alejaba. Cuando estuvo lo suficientemente lejos de mí, comencé a escanear con la mirada a mi alrededor, estaba segura de que la persona que me seguía con la mirada estaba cerca. Un grupo de tres chicas estaban en la esquina de unos casilleros hablando entre ellas, pero una, la rubia, me miraba fijamente.

Es ella.

Le dijo algo a las chicas junto a ella y ambas se fueron, ella me hizo una señal con la cabeza y entro en uno de los salones. La seguí sin dudar de mis pasos. Dentro del salón todo estaba oscuro, las ventanas estaban completamente cerradas y el aire acondicionado apagado.



Fernanda C

#175 en Fantasía
#143 en Personajes sobrenaturales
#17 en Magia

En el texto hay: demonios, licantropos, brujas

Editado: 02.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar