Lazos Oscuros (libro 1)

53.- Las Cartas (EXTRA 3)

“Por dónde empezar. Mi familia es proveniente de Salem de un aquelarre fundado por un bruja de nombre desconocido, mis abuelos emigraron hacia el sur, estableciéndose temporalmente en New Orleans, mis padres son divorciados pero viven bajo el mismo techo (raro, lo sé) y no tengo hermanos. Nunca tuve muchos amigos, no por que no quisiera o por que no me dejaran, simplemente sentía que no encajaba en cada escuela en la que me colocaban. Hasta que encontré un folleto de una prestigiosa escuela al sur de Luisiana.

Silverstone fue, literalmente, la mejor decisión que tomé en la vida, aquí conocí a las mejores personas que jamás creí encontrar.

Primero conocí a Janett, una druida con carácter y ternura, una chica que demostraba lo que sabía y no le importaba que los demás las criticaran por ser una sabelotodo. Recuerdo que una clase de habilidades, tarde dos minutos en derrotar a Joshua, en ese preciso momento supe que esta pelinegra de ojos oscuros se volvería una de mis mejore amigas. De hecho, podría decir que por momento estuve super encaprichada con la pequeña druida, Janett era tan dulce que podría enamorar hasta a la bestia más ruda, asi que, si, estuve flechada por mi mejor amiga durante casi todo el primer año, y gracias a los Dioses ella nunca lo noto, habría muerta de vergüenza. Siempre te querré, querida druida de ojos grises oscuro y sonrisa dulce.

Después esta Cameron, el licántropo revoltoso con la capacidad de sacarte una sonrisa a pesar de estar muy enojada. Este chico fue una gran excepción para mí, partiendo por el hecho que siempre me había sentido resiliente a hacer amistad con un licántropo, Cam rompió con ese esquema rápidamente. Recuerdo que solía molestarlo para ver si lograba desquiciarlo, era casi imposible hacer enojar al pelinegro, pero este solo me seguía el juego en mis pesadeces, hay me di cuenta de que junto a él podría tener divertidas aventuras de amigos, era el perfecto compañero de aventuras. Siempre te querré, chico lobo con cabello de modelo y ojos verde soñadores.

Al mismo tiempo conocí a Jackson, un médium que ocupaba las palabras a su favor a tal nivel de ser un fastidio, pero en el buen sentido. Jackson West me hizo entender que todos tenemos secretos en lo mas profundo de nuestra mente y corazón y está bien tenerlos, después de todos, nuestros secretos no vuelven las personas que somos. A pesar de que solía molestarme diciendo que había un espíritu que me seguía por toda la escuela y estuve un mes con gran complejo por desnudarme y pensar que ese fantasma me estaba observando. Jay-Jay es el médium mas loco y genial que he conocido, y me alegro de llamarlo amigo. Siempre te querré médium con ojos esmeralda misteriosos y cabello cobrizo.

En este momento podría hablarles de Joshua, pero sería una hipocresía de mi parte decir que lo consideraba parte de mis mejores amigos. Joshua era el único capaz de desquiciarme en menos de diez segundos, pero lo estimaba, digamos que me agradaba (pero solo dos horas de las veinticuatro del día). En fin, el vampiro era exasperante, pero... ¿tolerable?, bueno algo asi, extrañare nuestras peleas, vampiro imitación de Ken.

Y por último esta Amelie, la chica que llego a revolucionar la escuela, las mentes y los corazones de todo Silverstone. Por que sí, esa bruja tenía un encanto hipnotizante. Ella me enseño que soy mas poderosa de que lo que creo y que mis dones no determinan mi peligrosidad, todos sabíamos que ella era una bruja poderosa y que a cualquiera le patearía el trasero sin siquiera transpirar. La brujita tenia la capacidad de encantar a quien la miraba, incluyéndome, pues si, también estuve flechada por mi otra mejor amiga, solo que con ella me fleche a término de penúltimo año, y cuando regresamos a Silverstone, creí que podría intentar algo, hasta que sus ojos cayeron en nuevo chico guapo de la escuela, Rainer. Pero no la culpo, con esa cara y esos ojos y ese cue…(Amelie, si lees esto, por favor no me mates). Después de saber la verdad sobre ti, me sentí afortunada, no podía creer que una creación asi de poderosa y letal había decidido ser mi mejor amiga, la que me aguanto los berrinches y tonterías. Siempre te querré, bruja de sangre mixta con ojos como esmeraldas raras y sonrisa burlona.

En fin, oficialmente soy un cliché que se enamoró momentáneamente de sus mejores amigas, bueno, nadie es perfecto.

Solo me quedas decirle que estoy agradecida a los Dioses por cada momento que viví junto ustedes, nuestras alegrías y tristezas, cada momento lo atesoraré con fuerza, como si fueran los últimos (y probablemente lo sean).

De verdad lo siento, creo que este uno de los pocos momentos en los que estoy completamente lucida, donde soy cien por ciento yo. Se que hemos estado conviviendo últimamente, pero no soy solo yo, hay voces conmigo, alguien me esta controlando y temo que ya no puedo soportarlo más. Si algún día esta carta llega a sus manos, solo quiero que sepan que les pido perdón por el daño que pude haberles causado, no soy yo quien lo hace pero no puedo hacer nada para detenerlos.

También asumo de que si están leyendo esto es por que ya no estoy en la tierra, y les diré las palabras que creo que quieren escuchar, los perdono, perdono todo lo que tuvieron que hacer para detenerme y que no los culpo por haber hecho lo que hicieron, la verdad prefiero salir herida yo que alguno de ustedes, no podría vivir y perdonarme haberle hecho daño.

Gracias por todo lo que me enseñaron, gracias por las risas y las increíbles aventuras juntos. Gracias por haber sido los mejores amigos que alguna vez pude tener.

Con todo el corazón, Leah Anais Montgomery Jones, alias, la Rubia Bonita.”

Doble la carta en mi manos y observe la lapida de piedra pulida frente a nosotras. Janett estaba aferrada a mi brazo izquierdo mientras con un pañuelo secaba sus lágrimas.



Fernanda C

#162 en Fantasía
#135 en Personajes sobrenaturales
#14 en Magia

En el texto hay: demonios, licantropos, brujas

Editado: 02.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar