Legión (kinesis)

Fuera de "Caza" (Óscar)


¿Es correcto irme de casa? ¿Está bien ignorar los sueños? Aún tengo tiempo de bajar del autobús. Dejaré todo atrás por un estúpido sueño. ¡Por su puesto que sí! Parece algo estúpido pero la Kinesis también lo parecía, y es muy real ahora.

Ya no hay vuelta atrás, las puertas del autobus están completamente cerradas, y comenzó su marcha.

De cualquier forma necesitaba unas vacaciones.

"USTED ESTÁ SALIENDO DE SAN JUAN. VUELVA PRONTO." Brilla un anuncio de placa metalica en la oscura carretera.

-Quiero volver ahora. - Susurro.

Gootitas diminutas golpean el cristal, y al mirar hacia afuera, puedo ver el piso coloreandose de tonos oscuros gracias a la lluvia. Me encanta. Puedo sentir como todo mejora, me reconforta, me hace liberar una cantidad inmensa de endorfinas. Me siento con poder.

Las plantas parecen abrirse para recibir mejor el agua. Los maizales desprenden un sonido peculiar, y la tierra mojada llega a mis fosas nasales incluso desde tanta distancia. No sabía que teníamos inmensidad de terrenos con maíz. Vaya, nunca había salido de la ciudad.

Uso la kinesis para remover el agua de la ventana y poder seguir observando la lluvia. Pero me doy cuenta de algo: Al igual que en las películas de terror, puedo ver a alguien ó algo correr entre los maisales.

Lo sigo con la mirada por unos segundos, hasta que se detiene.
En cualquier momento aparecerá en un Jump Scare, lo sé. He visto cientas de películas de terror, y eso es justamente lo que sucede.
El autobús hace un zigzagueo provocando que golpee mi cabeza en la ventana.

-¡Lo sieeeeeento!- Grita el regordete conductor, pero los sigsagueos no hicieron más que continuar.

El camión se detuvo en una orilla. El conductor se levantó lleno de sudor, se tomó el cuello con ambas manos, y los ojos comenzaron a salirse de sus órbitas. Abrió la puerta para salir a sancadas de ella y perderse entre el maizal.

Todo sucedió tan rápido que a ninguno de los pasajeros nos hizo reaccionar hasta después de unos segundos.

Un grito de horror inundó el ambiente. El mismo grito que el de.... Mi sueño.

Tengo que salir de aquí. Tengo que salir de aquí. ¡Tengo que salir de aquí!

Me pongo la mochila y recorro todo el pasillo hasta llegar a la parte frontal del autobus, misma que utilizó el chófer hace unos minutos. Antes de tomar valor para salir, un hombre con un machete pequeño incrustado en su hombro apareció. Intentó decir "Ayuda"
Solo me quedé observando, atónito. Mis piernas no reaccionan.
Una figura fue tomando forma atrás del moribundo conductor, un hombre vestido de negro, pantalones, camisa larga, gorro y un pasamontañas.
De un golpe, retiró el machete del hombro del señor. Alzó su mano desocupada e hizo que el cuerpo medio muerto del hombre se alzara. Acto seguido, lo lanzó hacia el autobús. Un "Crack" se escuchó al golpear su rostro contra el metal.
Él tiene una especie de Kinesis. Existen más con ella. Necesito saber más. Nooo, necesito huir.

Corro de regreso hacia la parte trasera del camión. Elijo un asiento aleatorio para quedarme sentado, con cada parte de mi cuerpo temblando.

El encapuchado sube las escaleras, y una vez estando arriba, se queda parado. Su brazo izquierdo sostiene el machete con restos de sangre. Nos observa a todos. Busca desesperadamente.

-¡¿Quién es Óscar?!- Grita.

Yo soy Óscar. Rayos, estoy jodido. En serio lo estoy. Debí quedarme en casa.

-Los sueños me mandaron a buscarte. No sé quién seas, pero agilizarías las cosas si sales de una buena vez. - Advierte mientras camina observando de lado a lado.

Necesito correr. Puedo morir. No hay alternativa. Está a punto de llegar a mi asiento.

Sin meditarlo mucho, corro hacia el encapuchado. Dejo entrar una buena cantidad de agua al autobus, y la dirijo hacia su rostro. Justo en ese momento, pasé a su lado para correr a la puerta.
Logro salir. La lluvia continúa. Ahora estoy en mi ambiente conveniente. Aún teniendo más posibilidades de ganar en un combate, continúo corriendo. Quieren asesinarme, asesinarme de verdad.

Está detrás de mí, escucho sus pasos perturbar los charcos de agua. Necesito despistarlo, así que creo una fina pared de agua detrás mío.

Un cartel enorme que promociona un cereal local comienza a desprenderse de la tierra. Una vez estando en el aire, se aproxima a mí a una velocidad inquietante.

Utilizo la capa de agua detrás mío para dirigirla hacia el letrero gigante.

El agua se expande hasta cubrir por completo el letrero, poco a poco minimizo la velocidad del mismo. Es demasiado pesado, mis músculos se tensan, siento que en cualquier momento podrían explotar. Lo dirijo hacia mi persecutor.

El asesino ya no está.

Dejé atrás los maizales, ahora en su lugar se encuentra la selva (ó el monte como le llama mi abuela) ¿Cómo puedo pensar en mi abuela en un momento así?

La sombra de nuevo. Corre de un árbol a otro, acercándose a mí.

-¿Se te hace familiar esta situación?- Pregunta mientras sale a la carretera.

Otras cuatro personas salen de las sombras, detrás de él.

Uno de ellos tiene las manos extendidas hacia mí, por eso no puedo moverme. El asesino suelta el machete, y materializa una llama en la palma de su mano.

-Es como en el sueño. -

-¿Porqué están vestidos de negro? ¿Acaso son una especie de Kukuxclan para gente con complejo de XMen? Por cierto, dudo mucho que este contexto sea igual a mi sueños. Anoche soñé con gente mojada, sí. Pero eran sus madres. - Respondo.

¿Porqué dijiste eso, grandisimo imbécil? Ahora van a matarme.

-Bueno, pronto visitaremos a la tuya. Lo haremos al terminar contigo.-

Vuelve a recoger el arma homicida y la flama recorre su cuerpo hasta llegar a ella, y cubrirla.

Ahora tiene un machete de fuego, en otras circunstancias eso sería increíble. 
Nunca pensé en intentar algo así. Solo he usado la Kinesis para no pagar recibos de agua. Necesito más imaginación. Bueno, primero necesito sobrevivir.



J. VIII

#11584 en Otros
#1495 en Acción
#1209 en Paranormal

En el texto hay: accion y suspenso, misterio, paranormal

Editado: 30.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar