Lemniscata

CAPÍTULO 28. ¿QUE SERÁ LO QUE TIENEN LAS CABAÑAS EN LAGO?

El jueves y la mañana del viernes habían pasado volando, a través de los repasos y los exámenes. Por fin la semana del horror había terminado, para dejar paso a lo que sería un fin de semana mágico. En resumen, los exámenes no me habían salido nada mal, no obstante debía esperar a las 18:00 para venir a recoger los resultados. Esto margen desde la salida de clases hasta las 18:00 me permitía ducharme tranquilamente, preparar la maleta con calma y repasarla leyendo la nota en donde anotaba lo que tenía que llevar. Lena y yo estábamos eufóricas ante el hecho de tener un fin de semana con nuestros amigos; mi padre en cambio era otro cantar. Por suerte mi madre, de mente más abierta había intercedido por nosotras.

-Cariño déjalas ir. Están en su derecho, se han esforzado mucho durante estas semanas. Ahora necesitan un descanso.

-Si eso lo entiendo. Lo que no me gusta es que vaya su noviecito y lo que puede suceder allí sin nuestra vigilancia.

-Pero cariño no tienes por qué preocuparte por eso. Ya tuve con ella esa charla y sabe que debe tomar precauciones.

-Está bien, os dejo ir pero con una condición “que me llaméis cada hora”

-Eres el mejor papá-Le dije al tiempo que le daba un abrazo.

Es por eso que ahora me encuentro rumbo al colegio junto a Lena para recoger nuestras notas y luego dirigirnos junto a los demás a la cabaña del lago de Jake. Una vez en el centro cada una nos dirigimos a nuestra respectiva aula, en busca de nuestras notas. En mi aula ya se encontraba Jake sentado afuera en el pasillo esperando a que nuestra tutora nos llamase para recibir las notas.

-¿Preparada para el fin de semana pequeña?

-Yes. No sabes la ilusión que me hace y cuanto te agradezco que nos hayas invitado.

-Para que están las cabañas del lago, sino es para compartirla con los amigos.

-Pues para presumir de ellas ante tus amigos.

-Si no la ven, no puedes presumir de esta.

-Touché- En medio de la conversación, oí como me llamaban. Me levanté del suelo y entré en el aula, dejando atrás a Jake que me deseó suerte.

-Buenas tardes Aria. Puedes tomar asiento si lo deseas.-Me senté en el pupitre que estaba situado justo enfrente al de mi tutora.-Bueno, por lo que veo eres una alumna muy aplicada. Los profesores han hablado muy bien de ti y están muy orgullosos de tus resultados al igual que yo-Me entregó mi hoja de evaluación en donde pude ver todo sobresalientes y un notable alto en anatomía humana.-Enhorabuena.

-Muchas gracias

Después de eso salí del aula y me senté en el suelo del pasillo de nuevo esperando a que saliese Jake con sus notas. Vi que tardaba demasiado por lo que me empecé a preocupar. Los minutos pasaban, y el no salía. Llevaba dentro como unos 15 minutos, demasiados para recoger unas simples notas. A los 22 minutos salió por la puerta del aula con una sonrisa en la boca.

-Me imagino que esa sonrisa significa “he aprobado todo con sobresalientes, así que vamos a divertirnos este fin de semana”

-Has acertado pequeña.-Juntos nos dirigimos a donde nos aguardaban los demás y juntos cogimos el autobús que nos llevaría a la estación del velocinator en donde Pamela ya nos estaba esperando.

Por fin reunidos los seis, cogimos el velocinator con destino a ciudad Eternity. Al llegar a esta cogimos dos taxis que nos condujeron hasta la cabaña del lago de Jake. Decir que aquella cabaña era asombrosa era quedarse corta. La cabaña era de totalmente de madera y contaba con cocina, salón, comedor, sala de cine y de juegos y con 6 habitaciones amplias, 3 de ellas con baño propio. Además de todo eso disponía de piscina cubierta y jacuzzi.

Nos distribuimos entre las distintas habitaciones que contaban con baño propio, siendo la distribución la siguiente: Lena y Pamela en una, yo y Tina en otra y Kevin y Jake en otra. Una vez instalados bajamos a la cocina en donde nos pusimos a preparar la cena. Mientras nos encontrábamos preparándola sonó el timbre.

-El timbre sonó y el iluso dueño al abrir la puerta se encontró cara a cara con el asesino.

-Por dios mustachito no digas eso-Le dije al tiempo que le daba con la cuchara de madera que sostenía en aquel momento

Jake se disculpó y fue a abrir la puerta, mientras el resto esperamos en la cocina armados con cuchillos. A los pocos segundos apareció Jake seguido de 3 chicos y 2 chicas

-Eh amigos podéis bajar los cuchillos son de fiar. Os presento a José un antiguo amigo y compañero de aventuras, dijo al tiempo que señalaba a un joven de tez morena y ojos negros azabache de cabello rizo, de un 1´80 m aproximadamente. Después de aquella mini presentación, el resto nos presentamos entre nosotros. En el grupo de José estaban: Esmeralda, una chica de cabello rubio y liso capeado de ojos verdes; Nick, un chico pelirrojo y lleno de pecas de ojos castaños; Fran, quién era el novio de Esmeralda y que tenía el pelo negro y ondulado y unos ojos azules oscuros; y finalmente estaba Miriam, una chica de cabello castaño claro ondulado y de ojos grises, quién no podía apartar la vista de Jake. Creo que toca sacar la Celestina que llevo dentro.



argear93

#23004 en Novela romántica
#15146 en Otros

En el texto hay: romance juvenil, drama, secretos

Editado: 07.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar