Lo hice sin pensar

Capítulo 20

Luego de ir a dejar a Anabel a su nueva casa, decido ir hablar con Amelia. Mi sorpresa es mayor cuando la ama de llaves me dice que Irene está con ella.  Subo rápidamente a la habitación, pero me quedo de piedra cuando escucho a Amelia hablar. 

-estoy embarazada.- escucho decir a Amelia.  

-hija eso es maravilloso, Cristiano no podrá divorciarse de ti. 

-No es de Cristiano mamá, el y yo jamás hemos dormido en la misma cama. 

-que estas diciendo, engañaste a tu marido, Amelia por Dios te acabo de decir que Anabel se acostó con el y casi te da un infarto y ahora me vienes con que tu le has sido infiel también. Que clase de hijas fue las que crie. 

- ay mamá sabes  perfectamente por que nos casamos. 

-ahora nos echará a las dos a la calle. 

Decido no seguir escuchando y entro en la habitación, su cara de sorpresa es tremenda.  

-escuche todo lo que necesitaba saber. 

-Cristiano.- dice Amelia.  

-déjame terminar, se quedarán a vivir en el departamento. Te daré la mitad del dinero que te prometí, no puedes reclamar nada. Claro está que yo no soy el padre de ese hijo así que los papeles del divorcio estarán listo en sólo días. Si no los firmas se quedan en la calle, simple.  

-No puedes hacerme esto, tu también me engañaste, y con mi hermana eso es aún más bajo. 

-No me vengas con estupideces Amelia, yo no fui quien se fue de vacaciones por dos semana con su amante. Si, lo se todo.  

-dejaste embarazada a mi hermana chica, la usaste igual o peor que a mi. 

-Amelia basta , hija ya está. Sólo debemos estar de acuerdo con el. 

-escucha a tu madre Amelia, o te quedarás en la calle.  

Salgo de la habitación, y me encierro en la mía. Este día a sido una mierda, monumental. Mi teléfono suena, miro el identificador y veo que es un número desconocido.  

-¿Hola?.- digo confundido. 

-Cristiano, soy Noemí. Necesitamos hablar es urgente. 

-que quieres Noemí, te dije que no me llamarás más.  

-y te hice caso, sólo que ahora necesito hablar contigo esto es muy importante para mi. Me acabo de enterar. 

- ahora no estoy de humor, podemos dejarlo para luego. 

-esta bien, pero que sea pronto.  

-Adiós.- cuelgo el teléfono y me desplomó en mi cama.  

Embarazos por todos lados, al menos se que tendré un hijo con la mujer que amo. Haré todo lo posible por estar con ella y hacerla feliz. 

********************* 

Anabel 

-Aún no lo creo Mary.- digo a mi prima mientras estamos sentadas en la terraza. 

-la verdad es difícil de creer, en tan sólo unas horas todo puede cambiar. 

-al menos no está enojado.- dice Max mientras se llena la boca de papas fritas. 

-Mi amor no hables con la boca llena. 

-se pueden dejar, me dan diabetes. Son muy amorosos. 

-esta bien, y como te sientes aquí.  

-la casa es hermosa, hay gente que me atiende todo el día. Pero no me siento cómoda.  

-quizás sea sólo por unos días, ya te acostumbraras.  

- ¿y tu mamá que dijo?. 

- nada, la verdad es que se quedó llorando. Cristiano le pidió que se fuera. 

-Mary y yo pasamos por ahí hoy, estaba el auto de Amelia. 

-No se, no he sabido nada de Cristiano desde ayer que me trajo aquí. Así que no tengo noticias de lo que esta pasando allá.  

-¿crees que Amelia le firmé el divorcio? 

-No, la verdad no lo creo. 

-y si lo hace, ¿le darás una oportunidad al amor? 

-No lo se, es difícil.  

-Mary no la presiones, ella debe pensar bien las cosas.  

Tengo mucho que pensar, hay que ver como se dan las cosas. No puedo obligarlo a estar conmigo si no quiere y tampoco puede hacerlo sólo por que tendré un hijo de el, No es justo ni para el ni menos para mi. 

Ayer cuando me trajo me ayudo a guardar mis cosas y me enseñó la casa, la verdad no estaba muy segura de quedarme aquí. Y aún no lo estoy, tengo miedo que algo salga mal y me vuelva a romper el corazón o la ilusión. 

Los chicos se van y quedó sola en esta gran casa, Cristiano no a llamado ni una sola vez para preguntar como estoy. Estoy muy paranoica se que no somos nada pero al menos pensé que ahora que sabía del embarazo estaría más pendiente de mi. Quizá tuvo algún problema, de seguro a esta hora sus padres ya deben saber toda la verdad.  

-Espero que nada malo pase, no podría vivir con algo más.- digo mientras miro por la ventana. 




 



Maria_isabel

#1400 en Novela romántica
#400 en Chick lit

En el texto hay: bebe, amor, amor celos secreto dolor

Editado: 26.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar