Los pensamientos de una joven

Espíritu fantasmal

Flotaba en el aire,

su velo destellaba una luz blanca.

En medio de la oscuridad

buscaba un lugar

en donde su espíritu atormentado,

pudiera descansar.

 

Aunque sus pulmones ya no estaban,

podía sentir la brisa

atravesando su esencia.

Su corazón inexistente

palpitaba con fuerza

llenando el vacío del eco.

 

La espesa neblina

que le daba forma era lo único

que se podía ver en la distancia.

 

Sus párpados transparentes

como el agua cristalina

buscaban el color negro del silencio;

pero no había lugar

en dónde esconder su deseo por soñar,

su deseo por volver a vivir,

los anhelos perdidos

de un simple mortal.

 

Ahora tan sólo es la eternidad

que vaga buscando

aquel último aliento de vida.

Se acerca y se evapora en el firmamento,

pero yo sé que sigue ahí...

 

Tan solo tapado

por un ligero manto

de invisibilidad.

Aquel ente flotante jamás

será borrado de mi memoria,

porque en mis más profundos

sueños sus tormentos me envenenan.

Puedo escuchar aquellos

susurros agonizantes,

puedo sentir su moribundo

cuerpo siendo abandonado

por su alma, aquella

cárcel en donde una vez

descansaba un espíritu

sediento de libertad.



Karoline Acosta

#11921 en Otros

En el texto hay: poesia, poemas, pensamientos sobre el amor

Editado: 07.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar