Love Sonets

Capítulo 15. Sentimientos confusos.

Carol.

Hace tiempo que no venía a una cafetería por algo tan simple como un café negro y un pastel de fresa. Hoy quedé en tener una especie de comida con Jhoath, sin embargo, llegué más temprano de la hora, por lo que me entretuve dibujando en mi libreta. Al mirar afuera, vi a una pareja joven conversar, donde el chico parecía consolar a su novia, porque limpió sus lágrimas con sus pulgares.

Eso me hizo recordar los momentos que tuve ayer con Yoongi, de hecho, estoy plasmando un dibujo de ello, exactamente, el momento en que recargó su frente de la mía, tranquilizándome más de lo que esperaba. No sé si ya lo he dicho, peor lo cursi no es lo mío, me parece innecesario y hasta tonto, pero debo confesar que lo que sucedió ayer, conmovió a mi corazón de una manera que no creí posible.

La música de Yoongi logra desatar millones de sentimientos y emociones en mí, pero esa pieza, esa pieza que interpretó ayer, fue como una daga clavada directamente a mi corazón. No le he dado pistas concretas de mi vida y mi tormento, así que, ¿cómo pudo verlo tan claramente? Uno de mis dedos comienza a jugar con mi cabello, enredando un mechón en él, pensando en alguna respuesta.

Se conectó tan bien con mi alma, que me asusté, y contrario a lo que pensé que haría, que sería cerrarme de inmediato a cualquier aclaración o duda, me abrí como un libro. No dije mucho, pero si lo necesario para causar curiosidad de mis crudas palabras. ¿Qué hizo él? Hizo esta maldita cosa dulce de abrazarme y sentir que estaba conmigo. Sus manos eran tan cálidas, su aura tan suave, tan calmante, que incluso la picazón que sentía en mi cicatriz, se fue.

Fueron momentos extraños y placenteros, y como siempre, él dejó en claro que no iba a presionarme, incluso, cuando estábamos comiendo, habló de otros temas, ignoró lo que sucedió por completo. No preguntó nada, no cuestionó nada, sólo se quedó ahí, con esas piezas incompletas, con esas verdades a medias, sonriendo y mostrándome su música.

Resoplé un poco abrumada. Ah, él es muy dulce, considerado y tierno, algo que conmueve mi corazón, pero que no voy a admitir en su rostro, mientras exista algo de cordura en mí. Ay, Min Yoongi, ¿cuándo vas a dejar de sorprenderme de ese modo? ¿Por qué no eres la clase de hombre que sólo quiere una cosa y se va? ¿Por qué parece que esperas algo más profundo de mí?

–Hola, perdón por el retraso –dijo Jhoath, llamando mi atención.

–¿Por qué dices eso? –pregunté, dejando de jugar con mi cabello, como si fuera una colegiala.

–Porque ya ordenaste –señaló mi pequeño desayuno.

–Sólo llegué más temprano, no te preocupes.

–Ah, ya me había asustado–suspiró, sentándose a mi lado.

–¿Y tú acompañante? –le recordé, pues me había enviado un mensaje, diciendo que iba a traer a alguien.

No me negué, al fin y al cabo, no íbamos a hacer una escena donde nos contaríamos intimidades, y por lo que tengo entendido, se había reunido con ella antes, y como no conoce Corea ni habla el dialecto, decidió ser algo así como su guía.

–Fue al baño, creo que esta algo acalorada.

–De acuerdo… –murmuré, porque creí entenderlo en un doble sentido, pero quien sabe, tal vez estoy alucinando.

–Veo que aun te gusta el café negro –señaló mi taza.

–Vicios son vicios.

–Ah, y tu nuevo vicio es Yoongi, ¿verdad? –insinuó juguetonamente.

–Como si fuera a afirmar eso –me burlé, continuando con mi dibujo.

–Lo siento –dijo una voz suave en inglés, llamando mi atención –, necesitaba un momento para recomponerme, no esperaba una reunión así. Jhoath, a la próxima deberías de avisarme –acusó a la niña.

–A la próxima te doy un resumen, promesa –aseguró Jhoath, alzando su mano.

–Gracias –dijo la chica.

No pronuncié ninguna palabra por dos razones. Una, era una conversación en donde yo no tenía lugar. Dos, me dediqué a observar a la chica. He conocido a pocos rubios en mi vida, pero debo decir, que ella es muy rubia, una hermosa rubia de ojos azules, piel clara, cuerpo delgado con curvas, con una personalidad picante y divertida.

Debe ser el deseo de todos los hombres y la envidia de las mujeres, alguien que de seguro es criticada por su aspecto, tachándola de plástica o algo parecido, pero por su modo de expresarse con Jhoath, veo que hay más de lo que aparenta. Sí, me cae bien, y de seguro es una persona interesante, Jhoath no es capaz de relacionarse con personas estúpidas o hipócritas.

» Un placer conocerte, soy Samantha Prince –se presentó la chica, extendiendo su mano hacia mí, mirándome con una sonrisa dulce –. Puedes llamarme Sam.

–Carol González, un gusto –correspondí a su saludo, estrechando su mano.

–¿Te han dicho que eres hermosa? Porque lo eres, siento que eres de esas mujeres independientes, fuertes e indomables –señaló, sentándose frente a mí.

–Me lo han dicho, pero nunca una mujer –respondí –. Tú también eres atractiva, el pecado de muchos hombres, supongo.

–Gracias, pero hablando en serio, tu pareces ser la imagen de una protagonista fuerte, decidida y que no se deja por nadie, que consigue lo que desea y nunca se queda de brazos cruzados. Eres un ídolo –compartió emocionada.



Danna M Muñoz

#3722 en Fanfic
#7247 en Joven Adulto

En el texto hay: btsfanfic, pasadostormentosos, nuevasesperanzas

Editado: 14.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar