Luz de luna

26

Ya era de noche cuando llegue a casa, después de estar con mi lobita, aunque solo pude quedarme una hora, debía regresar y atender los nuevos acontecimientos. 

Busque de inmediato a Luke para que me diera un informe, tanto de los exploradores que mande al bosque, en busca de cualquier detalle sobre nuestros nuevos visitantes, como ellos mismos.

Hasta ahora, el no había despertado aun y ellas estaban en el gran salón, junto a los demás.

Antes de llegar, ya podía escuchar las risa de una niña, era la hija de aquel lobo aun desconocido. Jasmine esta en el suelo jugando con ella y con Edrien. Las dos chicas desconocidas al verme se levantan y se inclinan.

—Siéntense —les pido.

Yo hago lo mismo, junto a mi madre.

—Gracias por recibirnos y atender a mi hermano, estaremos siempre en deuda.

—Es mi deber acoger a todo lobo que necesite de mi ayuda, jamas le he cerrado la puerta a nadie, pero dejemos eso de lado ¿Ya vieron a su hermano?

—Si, papi esta bien, —me dice la niña sonriendo

—Me alegro ¿Como te llamas?

—Flor, tengo seis años —levanta seis dedos y me los muestra— ¿Y tu?

—Flor —le dice en tono de regaño su tía— es el Alfa debes tratarlo con respeto, es usted— le corrige.

—Perdón —me dice inclinando su cabecita apenada.

—¿Sabias Flor que dentro de ese cofre hay chocolate?

—No —sonríe emocionada.

—Jas ¿Le alcanzas algunos?

Asiente con la cabeza y camina hasta el.

—¿Como se llaman ustedes?

—Yo soy Constanza y ella es mi hermana, Maggy.

—Lily, les preparo unos cuartos para que puedan dormir tranquilas, mañana hablaremos.

Ambas asienten con la cabeza.

Unos minutos mas tarde me retire a mi despacho, tenia trabajo que atender, antes de ir a dormir. No pude preguntar nada a ellas sobre que sucedió, para que hayan llegado en esas condiciones, pero no deseaba hacerlo frente a la niña. Luke me menciona que ella estaba aterrada cuando la encontró ya ahora se veía muy feliz, como para hacer que recuerde todo.

—¿Aun no te vas a la cama? —me pregunta Jasmine desde la puerta.

—Veo que tu tampoco —Suelo el lápiz y estiro mis brazos hacia arriba, siento que tengo mucha tensión en los músculos.

Hay algo muy extraño en ella, algo cambio.

—Le agradas a la niña, las vi, ella se ve muy entusiasmada contigo.

—Si, yo... cuando la vi, sentí algo muy extraño, no lo entendí en ese momento, pero ahora si.

—¿A que te refieres?

—Ella y sus hermanas fueron a ver a Elioth, el padre de Flor, cada paso que daba hasta ese dormitorio, algo dentro de mi crecía y deseaba con toda desesperación llega a el, como en mi sueño. 

—¿Eres su compañera?

—Creo que si ¿Que otra explicación pude haber? antes cuando me sentí mal, creo que fue, por que el estaba al borde de la muerte.

—Me alegro Jas —camino hasta ella y la abrazo.

—¿Pero?

—No es nada, regresa con el, te necesita.

—Dime ¿Que te preocupa?

—No lo conocemos, no sabemos que es lo que quiere y quien estaba intentando matarlo... por otro lado, te recuerdo que estas comprometida y tu padre te dio un año para estar lejos.

 



Maria.A

Editado: 20.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar