Mar de Mentiras

02

Mi abuela era una muy persona, comprensible, amable y justa pero tenía cosas que a mi parecer no eran muy buenas; siempre estaba al pendiente de las normas sociales y de todo lo que decía la gente y en especial la sumisión que quería enseñar a todas las mujeres de nuestra familia y las chicas jóvenes de ciertas amistades que tenía.

Yo en varias ocasiones le he expresado mi desacuerdo sobre eso, pero ella me dice que es la manera en que toda mujer decente debe vivir y no quiero decir que yo no lo soy es solo que pienso que una mujer puede ser más de lo que dicen las reglas, podemos llegar a hacer más de lo que tenemos permitido y no será malo, al contrario nos guiará a un mejor estilo de vida donde cada quien se sienta más pleno.

 

Estaba llegando a la casa de mi abuela después de mi paseo y mi encuentro con ese joven totalmente desconocido para mi, cuando mi madre mi abre la puerta con un semblante bastante familiar para mí, el rostro de que tenía que oír una de las tantas enseñanzas de la abuela sobre las buenas costumbres y la moral, ya me encontraba sentada en la sala llena de retratos familiares que mi abuela conservaba, tenía la mirada de ella fija en mí mientras bebía de su taza de té, tal vez pensando en cómo convencerme esta vez sobre que tenía que comportarme. No quiero decir que soy una rebelde que a cada momento le causa problemas a la familia, no, no, sino que podría decirse que mi “rebeldía” es ideológica, siempre he tratado de ser una buena hija aunque a veces hago cosas que no me gustan.

 

-Como vas con tus lecciones de danza?- preguntó ella.

 

- Hago lo mejor que puedo, no soy muy habilidosa en la danza- 

 

-Tal vez debería llamar a la profesora de tu prima, ella es una de las prestigiosas del país, ella ayudó a nuestra querida Marissa en sus lecciones y ya ves es todo un encanto-

 

-No es necesario, con la profesora que mi madre contrató estoy bien, es muy paciente conmigo-

 

-Por cierto ahora que recuerdo necesitas a una dama de compañía no es bueno que una joven ande sola y más ahora que estás en una edad importante para cualquier mujer. Ya lo hablé con tu madre cuando saliste y ella est de acuerdo, solo falta empezar la búsqueda, conozco a buenas doncellas que podrían ser las candidatas ideales-

 

Mi madre entró a la habitación interrumpiendo a la abuela.

 

-Ya le estás contando sobre la dama de compañía?-

 

-Sí, debemos ser cuidadosas de a quien elegimos, no puede ser cualquiera-

 

-Buscaré la mejor joven de la ciudad, no te preocupes madre-

 

-No creo que sea necesario, no me siento cómoda con alguien conmigo todo el tiempo, me gusta pasar momentos a solas-

 

-Hija, eso no esta bien, debes…

 

Y así fue esa discusión sobre quién debería estar como mi sombra todo el día, todos los días, no tuve otra opción más que aceptar, cuando se juntan ellas dos es muy complicado convencerlas. 

Estaba en la habitación en la que pasaría esta noche, recostada en la cama con un libro, uno de mis favoritos, aunque para las mujeres está prohibido, es uno de mis tesoros mas preciados y lo guardó muy bien y siempre lo llevo cuando salimos de viaje, este libro ha sido como un manual de vida para mí.

 

Siempre me concentro muy bien en mi lectura pero esta vez no podía, el chico que vi me pareció extraño, nunca recuerdo que cerca de la casa de mi abuela viviera alguien más, las casas por esta zona eran bastante alejadas entre ellas y la mayoría eran viudas o personas mayores, tal vez vino a visitar a algún familiar, no debería cuestionarme mucho sobre eso ya que es muy probable que no lo vuelva a ver pero es que me dejó una sensación algo complicada de expresar puede que sea misterio o curiosidad.

 

En realidad podría decirse que es mi primer encuentro con un hombre a solas, obviamente he visto a muchachos pero ha sido en reuniones sociales o en las calles pero asi como hoy nunca.

Aunque lo dijo me estreso un poco, ¿cómo que no es bueno para una mujer estar sola? No debería asombrarme porque es hombre pero no se que pensar, esa persona me está poniendo a pensar más de lo debido.

 



°SooMin°, AnaBet

#3312 en Otros
#309 en Novela histórica
#6391 en Novela romántica

En el texto hay: amor propio, guerra

Editado: 13.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar