Marta y Gisell

Volví por ti mi amada Marta

Volví a donde todo comenzó, a donde por vez primera me enamore, en el lugar donde deje a mi amada Marta.

- ¿Este es el lugar mamá?
-Si mi amor, este es 
- ¿Crees que la encuentres?
Mirando a mi hijo con inseguridad le respondí.
-No se, tal vez fue un error volver ella ya tuvo que haber hecho su vida, al igual que yo...
Pause un momento mientras tomo un poco de aire.
-Lo más probable es que ella, ya no quiera sabe de mi, ni una carta le escribí, me fui simplemente, con la promesa de volver, para estar juntas y...

No podía más con mis ganas de reprimir mi llanto, mientras mi hijo me abrazada fuertemente.

-Mamá, si su amor esta tan fuerte como me contraste que era, y si lo que sientes por ella es real, no tienes por que llorar, tú me has enseñado que la fuerza más poderosa que existe es el amor, y si el suyo es fuerte puede superar cualquier obstáculo o ¿no?.

Mire a mi hijo, un poco sorprendida, pero muy orgullosa, me limpie el rastro de lágrimas y le respondí.

-Si, tienes razón mi tesoro, gracias...
- Mamá, te amo y lo que más quiero es que seas feliz, sin importar con quien sea. 
Con mirada agradecida le sonreí a mi hijo, y emprendimos nuestro camino.

Mientras iba en camino a mi antigua casa, todos los recuerdo me llegan de repente, como si de una película se tratase.

Los momento que viví con mis padres, las pocas amistades que cultive, los días que pasaba en la plaza con mis hermanos y la vez que la vi a ella, cuando la vi pasar frente a mi con sus cabellos dorados como el sol, sus labios tan rojos como la sangre, sus ojos tan claros como el cielo y esa sonrisa que iluminaba cualquier día lluvioso.

Mi amada Marta, he cumplido mi promesa de volver, aun que no se, si ya sea muy tarde, ¿estarás donde siempre? O ¿ya te habrás mudado? , me imaginó que has de estar tan hermosa como siempre, no se si todavia estés aquí, pero espero que si.

Mi corazón se detiene de un momento a otro, cuando al otro lado de la calle la vi, era ella mi amada Marta, como siempre esta más hermosa de lo que recuerdo, los años en ella no han pasado, su melena dorada es tan más larga, sus esbelta figura que resalta con ese vestido, sus labios los sigue pintando con ese distinguido color rojo y su piel se ve tan cuidada y suave como siempre.

Hice el intento de querer acercarme, pero me detuve en el momento que vi que un hombre se acerco y la beso, esa escena me dejo petrificada ella había hecho su vida y no la culpo, ya que me fui y ella no supo más de mi.

-¿Que sucede mamá? ¿por qué te quedaste quiera cono estatua?
-¿Nada mi amor, vamos a casa?
-¿Estas segura de que te encuentras bien mamá?
-Si mi tesoro.

Al llegar a mi antiguo hogar, todo estaba donde lo deje, tengo que admitir que mi hermano hizo un buen trabajo cuidando mi casa en mi ausencia.

-Mamá el tío Ricardo hizo un buen trabajo, cuidando la casa, esta limpia y pensar que él es un poco desordenado.
-Si, lo se, parece que los años no pasaron, esta todo sumamente ordenado y pulcro.

Mi hijo fue el primero en entrar y inspeccionar todo, el desde pequeño a sido muy curioso, y a sus casi 17 años es más curioso que antes.

De repente noto que mi hijo se queda bien las fotografía que están en la mesilla de la sala y se queda mirado una en particular.

-Ella es ¿verdad? 
Dice señalando la foto donde estoy yo con mi amada Marta.
Yo me acerco y tomo la fotografía.
-Si, ella es. 
-Es muy bonita, ya veo por que te gusto. 
-Ella es perfecta, con solo una de sus mirada hace que todo sea mejor.
-En serio la amas mamá, se nota por como hablas de ella.
-Si la amo, pero ya no puedo estar con ella.
-¿Por qué?
-Ya hizo su vida y no soy capas de arruinarla.

Lo ultimo la dije con un pesar en mi corazón y conteniendo mis lágrimas.

-Pero eso no lo sabes, mamá que sabes tú si ella te sigue esperando.

Sin ánimos de contestarle a mi hijo, asentí, y el me sonrió devuelta, le dije que subiera a ver su nueva habitación y que tomada una ducha, mientras yo desempacaba unas cosas.

Me quede un poco mas observando la foto de mi amada y sin percatarme unas lágrimas fortuitas se escaparon de mi, mi querida Marta sera muy tarde para comenzar una vida juntas.



La poeta de la oscuridad

#15213 en Otros
#5319 en Relatos cortos

En el texto hay: amor, amor de dos, poesia corta

Editado: 12.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar