Más fuerte que mi enemigo

Capítulo 3


¿Que? ¡Suelta me! —Sentí como una ola de miedo se apoderó de mi.

Trato de soltarme de su agarre, pido ayuda desesperada pero con la música apenas creo que me escucho yo misma.

El tipo me lleva a un callejón del otro lado de la carretera, me tiro al suelo tratando de qué me suelte, siento como me levanta cogiéndome de la cintura, y logra arrastrarme al callejón.

Cuando llegamos al otro lado me suelta en una esquina, poniéndose delante de mi.

Lo empujo tratando de salir de su acorralamiento pero a el parece no dolerle los golpes que le lanzo. El tipo parece drogado y apesta a alcohol, me mira con una sonrisa siniestra y comienza a quitar su cinturón, me pongo pálida al ver sus intenciones, y grito por ayuda a todo pulmón.

En un movimiento logro pasar por debajo de sus piernas que están semis abiertas. El trata de cogerme, mientras gateo lo mas rápido que puedo en dirección a la salida de aquel agujero negro que se empieza a volver una pesadilla para mi.

En el afán por salir del lugar no mido las consecuencias solo me concentro en huir, hasta sentir como me sujeta con fuerza y vuelve a pegarme a la pared. Mis ojos se llenan de lágrimas, mi cuerpo empieza a cansarse y mi miedo va en aumento cada segundo un poco más.

Doblo mis rodillas dispuestas a suplicarle para qué me deje ir, entonces escucho las voces de un grupo de chicos cantando en voz alta, parece que también van bebidos por qué dicen incoherencias.

Grito por ayuda, rápidamente siento como el tipo tapa mi boca con fuerza y de una forma tan brusca que cierra incluso mi nariz haciendo que me desespere, no puedo respirar por su brusca fuerza, decido dejar de moverme para que me suelte y volver a recuperar mi aliento, pero no lo hace hasta que las voces no se alejan, le miro horrorizada y con una mirada suplicante.

Cuando el tipo me suelta trato de recuperar el oxígeno pero antes de que pueda coger aire siento como soy lanzada al suelo de una fuerte bofetada, llevo mis manos a mi mejilla y trato de arrastrarme alejándome de el mientras el grita.

Zorra, voy a follarte quédate quieta de una Puta vez  —su voz parece dar una orden de algo que le pertenece, incluso me hace dudar en hablar.

No me hagas nada por favor, déjame ir... —Apenas eh susurrado mi respuesta, con un hilo de voz que creo qué ni me ha escuchado.

¡Cállate, tu eres mía!

Pero si ni siquiera me conoces, estas drogado, te confundes de chica.

¿Crees que no se quien eres? eres la hermanita de Owen...

¡Conoces a mi hermano! déjame ir... por favor... ¿Que te hice?

El traidor de tu hermano se acostó con mi chica, ¡Mi chica! yo la amaba y ella me dejó por él Y tu vas a pagar...  —Le miro sin entender.

Yo no tengo la culpa de lo que Pasó, déjame ir. —Sé que es inútil tratar de razonar con el.

Escúchame mi querida Leah, llevo casi tres meses esperando vengarme de tu puto hermano hasta que descubrí que tenía una hermosa hermanita y decidí vengarme. Follándote.

Entonces vamos hablarlo con mi hermano, el se disculpará contigo, te pedirá perdón yo no tengo la culpa, déjame ir por favor... —Mis lágrimas salen solas mientras mi labio inferior tiembla descontrolado.

Que ingenua eres.. ¡Enserio! ¿Crees que voy a desaprovechar esta oportunidad?

Veo su mirada satisfactoria incluso puedo ver que está situación le agrada, veo altanería en su rostro y mucha maldad.

Yo no te hice nada, prometo que nunca volverás a verme. —Bajo la mirada. Tengo miedo, mucho miedo. Ya no se que más decir o hacer.

Veo que se acerca a mi, arrastro mi trasero hacia atrás tratando de alejarme de el hasta que choco con la pared. Pego un alto grito al escuchar un fuerte relámpago caer y con el se hace presente la lluvia.

Empieza a llover muy fuerte, miro hacia la salida del callejón. Estoy acorralada, me abrazo a mis rodillas mientras lo veo acercarse a mi. La fría lluvia cubre mi cuerpo empapándome en tan solo segundos. Tengo mucho frío y miedo.

Siento que mi agonía y ansias por salir de este lugar se hace más larga, casi eterna. El, me levanta sujetando mi pelo con tanta brutalidad que siento como si mi cuero cabelludo fuera arrancado de mi cráneo, suelto un grito espeluznante ante el dolor y trato de que me suelte poniendo una mano sobre la suya.

Cuando me levanta empieza a besar mi cuello con tanta violencia que soy incapaz de moverme ni un centímetro. Sujeta mis dos manos sobre mi cabeza con una sola mano suya, grito desesperada.

Con su mano libre trata de subir mi vestido hasta mi cintura, al ser ajustado y pegarse a mi piel por la lluvia tira de el hasta romperlo en una esquina. Al ver que a roto mi vestido, me muevo mas desesperada que antes en todas direcciones.

Esta tan concentrado en bajar su pantalón y lo único que se me ocurre es darle un cabezazo, le pego tan fuerte que incluso yo me quedo aturdida por unos segundos. Veo que el sangra y posiblemente yo también, el mira mi frente, luego me suelta y toca la suya. Ve sangre y me levanta furioso del cuello al punto de qué no toco el suelo, trato de quitar su mano muevo nerviosamente los pies mientras clavo mis uñas en sus manos.

Cuando siento qué no puedo mas, simplemente dejo de luchar. Al instante siento como caigo de golpe al suelo, desesperada trato de coger aire mientras toso.

El tipo me vuelve a levantar del pelo apenas he podido recuperarme y me siento un poco mareada, estoy a punto de darme por vencida, entonces escucho detrás de nosotros una voz.

¡Patric..!

 



MariaYrish

#1003 en Joven Adulto
#3721 en Novela romántica

En el texto hay: venganza, entre dos amores, violancia

Editado: 13.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar